Parturifobia o miedo al parto: características y claves para superarlo

El terror del momento de dar a luz

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Qué es la parturifobia? Claves para afrontar el miedo al parto

Dicen que el miedo es libre y que cada persona teme unas situaciones determinadas. El miedo en sí mismo no es algo negativo, salvo cuando se convierte en algo irracional y desmedido y se magnifica el posible peligro. Es entonces cuando hablamos de fobia o de trastorno fóbico y eso ocurre en el caso de la parturifobia o miedo al parto. Este miedo que en principio es lógico y normal, adquiere unas dimensiones preocupantes que te contamos en nuestro diccionario de fobias.

Qué es la parturifobia

La parturifobia es el miedo al parto, al momento de dar a luz. A veces se trata del mismo trastorno que la tocofobia, aunque esta última abarca también el periodo del embarazo, no solo ese momento final del parto. En cualquier caso, se trata de un trastorno que debe ser tratado a tiempo para evitar consecuencias peligrosas tanto para la madre como para el bebé.

Tener miedo al momento del parto es algo bastante lógico y natural. Aunque nunca hayas pasado por esa experiencia, es evidente que se trata de una situación impactante y muy estresante para todo el organismo a nivel físico y mental. Por suerte, hoy en día los riesgos de dar a luz son anecdóticos, pero eso no reduce el nivel de impacto que provoca en la madre.

Consejos para superar el miedo al parto

Tipos de parturifobia

¿Qué es lo convierte el temor habitual al parto en una fobia? La diferencia se encuentra fundamentalmente en los síntomas. Cuando se acerca el momento de dar a luz, lo normal es ponerte nerviosa y tener cierto miedo. Todos queremos que salga bien y todos sabemos que puede complicarse algo. Pero si aparecen todos los síntomas de la ansiedad es porque ese miedo natural se ha convertido ya en un problema.

En el caso de la parturifobia es habitual tener pensamiento obsesivos que no te dejan ni de día ni de noche en los que te imaginas los peores escenarios posibles. Y esto no solo le ocurre a las madres primerizas, sino que es más habitual incluso en mujeres que ya han sido madres y han tenido partos complicados.

De ahí se distinguen dos tipos de parturifobia:

+ En la parturifobia primaria se observa más un miedo al concepto de maternidad, el temor a no estar a la altura o a sentirse sobrepasada por las circunstancias. Mucha gente habla de la depresión postparto, pero es que también existe la depresión prenatal.

+ La parturifobia secundaria la tienen esas mujeres que han pasado por un parto difícil y que han llegado a pensar que o ellas o el bebé morirían. Lógicamente esta experiencia puede hacer que no quieran volver a pasar por esa situación. En algunos casos, esas mujeres no se vuelven a quedar embarazadas por miedo.

Pero en otros casos, su deseo de ser madre se impone y luego sufren las consecuencias de esa contradicción entre querer tener un bebé y tratar de evitar el momento del parto. Momento que lógicamente no se puede evitar de ninguna de las maneras.

Tratamiento de la parturifobia

Es complicado tratar la parturifobia en una mujer que ya está embarazada, resulta más fácil cuando se trata antes de tomar la decisión. En cualquier caso, vencer esta fobia pasa por una terapia psicológica como puede ser la terapia cognitivo conductual, que ayude a eliminar o reducir los miedos.

Y siempre es aconsejable visitas extra a obstetras, matronas y otro personal sanitario que calmen la ansiedad de esa mujer con parturifobia. También se puede considerar la posibilidad de un parto programado o de una cesárea en algunos casos en los que no es posible superar esta fobia antes del momento del parto.