Oniomanía: la obsesión por comprar se puede transformar en adicción

El peligro de las compras compulsivas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Todo lo que debes saber sobre la oniomanía

¿Te gusta ir de compras? ¿Te sientes mejor cuando después de un día triste pasas una tarde de compras? Tranquila. Eso no significa que tengas oniomanía o esa obsesión por las compras que tanto nos preocupa. La oniomanía es un trastorno psicológico que puede arruinar (en todos sus significados) tu vida. Te contamos todo lo que debes saber de la obsesión por las compras en nuestro diccionario de manías.

Qué es la oniomanía

La oniomanía es la obsesión por las compras. Es lo que se conoce como comprar compulsivamente para reducir la ansiedad que sientes. Ves un producto en Internet o en un escaparate y de pronto sientes la necesidad de comprarlo. Ese producto y varios más, ya que estás. Sabes que tu nerviosismo y malestar no desaparecerán hasta que no lo adquieras.

Y da igual si no lo necesitas, si ya tienes algo parecido en casa o incluso si no te lo puedes permitir, porque harás lo que haga falta para comprarlo. En ese momento comprar se convierte en una enfermedad y el alto grado de ansiedad que te genera toda la situación es lo que le da el carácter de manía.

Síntomas de la oniomanía

Insistimos en que puede que te guste ir de compras o que seas de esas personas que tiran la casa por la ventana en Navidad o en época de rebajas, pero no tienes por qué sufrir de oniomanía. Esta enfermedad se acerca en sus síntomas y en su modo de actuar al Trastorno Obsesivo Compulsivo.

La acción de comprar aparece como una necesidad para aliviar el malestar. Un malestar en forma de frustración por no tener ese producto y en forma de nerviosismo con todos los síntomas de ansiedad que no cesará hasta que hagas lo que crees que es tu única opción: comprar.

¿Y después de comprarlo qué? Después de esa compra compulsiva de algo que no necesitabas aparece una profunda decepción. El hundimiento emocional después de ese pico alto de felicidad que te produjo la compra. Que un acto como el comprar te lleve a una montaña rusa emocional quiere decir que algo no anda bien, ¿no crees?

¿Cuáles son los síntomas de la obsesión por comprar?

Consecuencias de la oniomanía

Hay que tomarse en serio la oniomanía porque tiene consecuencias peligrosas para la vida de la persona que la sufre. La más evidente es la ruina económica, ya que casi nadie puede permitirse comprar compulsivamente. Cuando empiezas a pedir préstamos o las cuentas familiares no te cuadran, deberías pedir ayuda.

También se cae en una ruina psicológica. En la oniomanía comprar es como una adicción, es una auténtica necesidad y es lo único que aliviará (momentáneamente) tu estado de ansiedad antes de la compra. Funciona exactamente igual que otro tipo de adicciones y ya sabemos que tener una adicción en la vida atrae muchas otras.

Cómo tratar la obsesión por las compras

Cuidado, porque estamos ante un trastorno serio que hay que tratar de la mano de un profesional. La terapia cognitivo conductual ayudará a buscar el origen del esta manía y a partir de ahí trabajará para modificar la conducta compulsiva. No vas a superar la oniomanía de la noche a la mañana, pero descubrirás los milagros de los que es capaz ese equipo que formáis la terapia y tú misma.

Por supuesto hay algunas cosas que puedes ir teniendo en cuenta para ayudar en el tratamiento psicológico de la oniomanía, algunos trucos que pueden minimizar las consecuencias. Ir de compras en transporte público, por ejemplo, evitará que te cargues de bolsas innecesarias, prohibirte ir de compras cuando estás muy nerviosa y esperar a que se te pase o ceñirte a una lista que hayas elaborado previamente.

Merece la pena buscar ayuda psicológica porque ya sabes que una manía, sea del tipo que sea, esconde un trasfondo más profundo de heridas emocionales que hay que sanar.