Abandono de la terapia psicológica antes de tiempo: graves consecuencias

Lo que puede suceder si dejas de ir al psicólogo antes de haberte recuperado al 100%

Adriana Méndez

¿Alguna vez has pensado en ir a terapia psicológica? Algunas personas tienen todavía reservas sobre este tema pues aún tienen la connotación negativa de que asistir a psicoterapia es sinónimo de tener un problema mental, cuando este no es necesariamente el caso. La terapia es ideal para todas aquellas personas que tienen un problema que los supera y para el cual no encuentran la manera más adecuada de resolverlo.

Quizás te preguntes: "¿Qué puede ser tan grave como para no poder resolverlo por nuestra cuenta?" Y la respuesta es que se trata de algo que ya tenemos tan normalizado que vive con nosotros el día a día. Por ende, afecta muchos aspectos de la vida como las relaciones, la confianza en nosotros mismos, la forma en que afrontamos las adversidades y nuestro desempeño. 

¿Te ha pasado alguna vez algo así? Si este es tu caso o de igual manera estás considerando asistir a terapia psicológica, te recomendamos leer este artículo donde hablaremos sobre la importancia de no abandonar la terapia psicológica antes de tiempo y de las terribles consecuencias que esto trae

¿Por qué es importante el compromiso en la terapia psicológica?

En simples palabras, el éxito de una terapia psicológica depende tanto del trabajo del terapeuta como de la responsabilidad del cliente por buscar su cambio. Si no existe esta reciprocidad, entonces la intervención psicológica no rendirá frutos por completo y la persona puede recaer en su mismo problema o incluso atraer otros nuevos.

Después de todo, ¿cómo podrás resolver algo si no dedicas tiempo a aprender su solución? Muchas personas temen que la psicoterapia salga muy mal, que el terapeuta lejos de ayudarlos solo se dedique a juzgarlos y desmoralizarlos. Pero eso solo es un reflejo de la propia evitación a enfrentar los problemas de frente, ya que eso es bastante pesado y doloroso. Pero una vez que logres liberarte de ellos, verás que todo en el mundo es más sencillo de lo que parece.

Consecuencias de abandonar la terapia sin haberte recuperado

El cierre de la terapia conlleva también un proceso de conclusión, donde la persona por completo se empodera sobre su problema y su capacidad de resolución. Lo cual significa que está preparado para tomar las riendas de cualquier obstáculo que se presente en el futuro. 

Sin embargo, algunas personas por cuestiones personales e íntimas deciden abandonar la terapia antes de tiempo. Lo cual puede beneficiarlos, pero en otros casos, empeorar su situación. Estas son algunas de las graves consecuencias que puede suponer este abandono prematuro:

+ Agravamiento del problema

Como acabo de mencionar, una de las mayores consecuencias es que el problema o conflicto que ha llevado a la persona a terapia se agrave y adquiera más fuerza en la vida del mismo. Lo cual es mucho más difícil de resolver en el futuro y solo ocasionará una tormenta continua. 

+ Miedo a ser vulnerables

Una de las razones principales por la cual los pacientes deciden abandonar súbitamente la terapia psicológica es porque tienen miedo a que puedan invadir su privacidad y juzgarlos. Es decir, tienen una visión negativa de la terapia y no le otorgan la oportunidad al psicólogo de ofrecerles una mejoría. 

+ Desconfiar de la psicoterapia

Si en el futuro la persona quiere volver a terapia para enfrentar sus problemas, puede desarrollar una ansiedad considerable que evite que lo haga o que dificulte el proceso de intervención. 

+ Aumento de la inseguridad

En especial, cuando los problemas afectan el rendimiento y a la confianza personal, al no poder resolverlos, la persona solo se sentirá cada vez más insegura en otras áreas. Lo cual afectará su desempeño, relaciones y oportunidades futuras. 

+ Distorsión de la percepción del mundo

Con esto hago referencia a desconfiar de las personas, así como que la persona pueda 'hacer la vista gorda' ante el impacto de sus conflictos sobre su vida. Esto le llevará a seguir normalizándolos y dejando a un lado el enfrentarlos para eliminarlos. 

+ Acudir siempre a las excusas

Las excusas pueden convertirse en un hábito muy común y desagradable para evitar algo que la persona no quiera enfrentar o asumir, pero, sobre todo, puede dejar de verlos como excusas y creerlos razones suficientemente válidas.

+ Caída en un círculo vicioso

El no hacerse consciente del impacto de sus problemas sobre el resto de las esferas de desarrollo y seguir colocando excusas como justificaciones, solo harán que la persona caiga en un círculo vicioso que pueden alejarlo de su realidad o de la calidad de sus relaciones.

Así que ya sabes, si quieres asistir a terapia para resolver eso que no te mantiene tranquila, debes comprometerte con todo el proceso, siempre y cuando este te ayude en lugar de retrasarte. 

Puedes leer más artículos similares a Abandono de la terapia psicológica antes de tiempo: graves consecuencias, en la categoría de Terapias en Diario Femenino.