¿Cuánto tiempo aguanta una persona sin dormir? Grave efecto del insomnio

La importancia de dormir y descansar bien cada día

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Necesitamos dormir, no es solo que nos guste, es que nuestro propio cuerpo nos lo pide. Pero hay muchas personas que o bien por ruidos del exterior o vecinos molestos o bien por problemas emocionales o un exceso de preocupaciones no pueden dormir. Con una sola noche de falta de sueño puedes observar lo perjudicial que resulta para tu vida el insomnio, pero si además el problema se alarga, entramos en una situación de mucho riesgo para la salud. Nos estamos preguntando cuánto tiempo aguanta una persona sin dormir, aunque no estamos dispuestos a hacer la prueba.

La necesidad de dormir y la importancia del descanso

Dormir es esencial para nuestra vida. Al dormir entran en reposo cuerpo y cerebro y es la única forma que tiene nuestro organismo de recuperar la energía perdida durante el día y de hacer una especie de reinicio como si de un ordenador se tratara. Dormimos para descansar, para regenerar nuestras funciones, para deshacernos de lo que nos sobra y para dejar sitio a lo importante.

Tenemos que dormir y lo ideal es hacerlo todas las noches durante unas 8 horas, pero cada persona tiene unas necesidades diferentes. Bien por obligación, porque sus profesiones les obligan a trabajar de noche o permanecer mucho tiempo despiertos en las guardias o bien por las propias necesidades fisiológicas, hay personas que duermen las 8 horas de rigor, pero otras se despiertan en forma con menos horas, madrugando más o levantándose más tarde.

Las necesidades de sueño también cambian con la edad. Mientras que los bebés y los niños necesitan muchas horas de sueño, los adultos se rigen por esas 8 horas de media. Por su parte, a medida que nos hacemos mayores, las horas y la calidad de sueño se van reduciendo. En cualquier caso y, con nuestras diferencias, todos necesitamos dormir. Y todos necesitamos un sueño reparador.

Qué le pasa al cuerpo cuando no duermes

Porque si el sueño no llega o si no tenemos una buena calidad de sueño, lo notamos enseguida. Es algo que no podemos evitar, ese malestar después de haber pasado una mala noche. No rendimos, nos sentimos tristes, cansados, desmotivados, no podemos concentrarnos y nos preguntamos dónde ha quedado nuestra energía.

Las personas que sufren insomnio saben bien cuáles son sus graves efectos y cómo impacta la falta de sueño a su calidad de vida y se resiente tanto la salud física como la salud mental. Algunas de las consecuencias más habituales de no dormir son los mareos, el dolor de cabeza, los dolores musculares, la visión borrosa, la debilidad, las náuseas o el temblor de manos, por ejemplo.

Más graves son algunas enfermedades derivadas de la falta de sueño: "enfermedades cardíacas, la hipertensión, la diabetes, problemas gastrointestinales, urinarios o respiratorios, la ansiedad o la depresión", tal y como afirma la tesis de Julio Fernández Mendoza sobre Insomnio Crónico para la Universidad Complutense de Madrid. Y no podemos olvidarnos de las complicaciones psicológicas que provoca no dormir bien como la falta de concentración, la desmotivación, la tristeza, la confusión mental, el nerviosismo o la irritabilidad. De hecho, una falta de sueño importante puede llegar a provocar despersonalización y también alucinaciones.

Cuánto tiempo se puede estar sin dormir

Por poder, se puede estar sin dormir mucho tiempo. Es a partir de las 78 horas cuando el cuerpo se empieza a resentir pero en este periodo las consecuencias de la falta de sueño son reversibles. La privación de sueño forma parte de esas torturas que hemos leído y escuchado y también hay muchos militares que en situaciones de guerra han pasado 4 días sin dormir.

Los riesgos aumentan según aumenta el tiempo que pasas sin dormir. Nos han hablado de un estudiante de 17 años que ostenta el récord de horas sin dormir. En 1965, Randy Gardner pasó 264 horas en vela, esto es, 11 días. Según la Universidad de California, que investigó el caso, el estudiante presentaba un cuadro de deficiencias cognitivas, problemas de visión y de habla y alucinaciones.

Mejor no hagamos la prueba, porque la falta de sueño puede llegar a ser letal. Es el caso de las personas que sufren el llamado Insomnio Familiar Fatal, una extraña enfermedad hereditaria que presentan 40 familias en el mundo. La enfermedad hace su aparición hacia los 50 o 60 años y comienza con insomnio, que podría ser habitual, que va progresando hasta la pérdida de peso, las alucinaciones, la demencia y, finalmente la muerte.

La falta de sueño provoca daños irreparables en el cerebro, pero estamos hablando de situaciones límite y prolongadas. Por lo general, nuestro organismo tiene una gran capacidad de recuperación, aunque no vamos a negar que sufrir insomnio reduce drásticamente la calidad de vida.

Por qué necesitas una buena higiene del sueño

Frente a esas personas que consideran que dormir es una pérdida de tiempo, nosotros promovemos el lema: si duermes bien, vives mejor. Por eso insistimos siempre en llevar una escrupulosa higiene del sueño sin esperar a que aparezcan problemas de insomnio. ¿Quieres saber en qué consiste esa higiene del sueño?

+ Hay que tener un horario regular para acostarse y levantarse. No de lunes a viernes, sino de lunes a lunes. Eso hará que con el tiempo el propio organismo reclame la hora de irse a dormir cuando realmente lo necesita.

+ Evitar las bebidas estimulantes y el café unas 6 horas antes de acostarse.

+ Si puedes evitar la siesta, mejor. Si no la puedes evitar, procura reducirla a 20 minutos.

+ Cenar ligero evitando las grasas, el picante y el azúcar y a ser posible unas 2 horas antes de acostarse.

+ El ejercicio físico ayuda a dormir, pero no si lo haces justo antes de acostarte.

+ El pijama o la ropa que utilices para dormir tiene que ser cómoda.

+ Presta atención también a la ropa de cama, lava las sábanas con frecuencia y ten en cuenta que hasta el color influye en la calidad del sueño. Opta por tonos pastel y huye de los colores brillantes o muy marcados en la cama.

+ Controla el ruido del exterior. Si no lo puedes evitar, la opción clásica son los tapones en los oídos.

+ Aunque hay personas a las que les gusta dormir con luz o con claridad, la oscuridad total proporciona un mayor descanso.

+ La temperatura de la habitación también es importante, recuerda que en el punto medio está la virtud. Y hay que ventilar o airear el dormitorio todos los días.

+ Reduce la actividad diaria a medida que avanzan las horas. Del estrés del trabajo por la mañana, pasa al ejercicio físico a media tarde y reserva el relax para las horas finales del día. La lectura entra dentro de las actividades recomendadas para bajar el ritmo.

+ La cama es para dormir (y también para el sexo), pero no para ver la tele, trabajar, comer o cualquier otra actividad que se te ocurra. Si relacionas la cama únicamente con el momento de dormir, tendrás menos posibilidades de sufrir insomnio en el futuro.

Tenemos una última recomendación para que tu higiene del sueño sea casi perfecta, aunque sabemos que es la pauta más difícil de cumplir. Nada de redes sociales en la cama, de hecho, el teléfono móvil debería quedarse fuera del dormitorio. ¿Podrás hacerlo?

Puedes leer más artículos similares a ¿Cuánto tiempo aguanta una persona sin dormir? Grave efecto del insomnio, en la categoría de Insomnio en Diario Femenino.