Ansiedad posparto: la responsabilidad de ser madre

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Son muchas las mujeres que sufren trastornos emocionales tras el parto. El cambio vital que supone la maternidad, los desajustes hormonales del embarazo, el delicado momento del parto o la responsabilidad de proteger a un bebé totalmente indefenso, pueden hacer que la experiencia de ser madre se convierta en un trago amargo dominado por la angustia y la ansiedad.

La ansiedad posparto es un trastorno muy habitual pero bastante desconocido, ya que a la mayoría de los trastornos emocionales que ocurren después de dar a luz se les suele englobar en la más conocida depresión posparto. Sin embargo, la ansiedad posparto es bien diferente de la depresión y viene motivada, fundamentalmente, por un exceso de responsabilidad.

Qué es la ansiedad posparto

La ansiedad posparto presenta los mismos síntomas que cualquier otro trastorno de ansiedad, es decir, sudoración, dificultad para respirar, dolor de cabeza, taquicardia, mareos, hormigueo, etc. Pero sobre todo, la ansiedad posparto se caracteriza por la preocupación desmedida y la angustia. A veces, puede llegar acompañada de un trastorno obsesivo compulsivo, con movimientos repetitivos e ideas recurrentes.

Muchas mujeres pueden verse desbordadas por la situación de tener un bebé a su cargo, bajo su responsabilidad y no se sienten ni seguras ni capaces de garantizar su bienestar. Se trata de una ansiedad que aparece sobre todo en mujeres que han sufrido trastornos de ansiedad previamente así como en aquellas que se sienten responsables únicas de su bebé por falta de implicación de su pareja.

Si en la depresión posparto hemos visto cómo la tristeza se apodera de la madre, en la ansiedad predomina la agitación, el nerviosismo, la preocupación, la angustia, la desorientación. Muchas mujeres con ansiedad posparto temen incluso hacerle daño a su bebé porque sienten que han perdido el control de sus pensamientos.

Qué hacer frente a la ansiedad posparto

De esta manera, la ansiedad posparto es un trastorno muy angustioso que necesita un tratamiento cuanto antes para garantizar el bienestar a corto y a largo plazo tanto de la madre como del bebé. Generalmente superar la ansiedad posparto pasa por un tratamiento farmacológico con ansiolíticos, pero en todo caso debe estar supervisado por un médico para evitar problemas en la lactancia.

Aunque como en cualquier tipo de ansiedad, la ansiedad posparto no se puede curar sin un tratamiento psicológico que nos enseñe a transformar los pensamientos automáticos negativos por otros más realistas, además de a modificar nuestro comportamiento. La presión social a la que se ven sometidas las madres y la necesidad de ser super mujeres también es algo que debemos superar cuanto antes.

En todo caso, hay que tener en cuenta la situación o el momento de la llegada del bebé. Factores como la situación económica o laboral de los padres, el momento concreto que la pareja esté viviendo y el apoyo familiar con el que se cuenta van a ser determinantes para tomarnos la maternidad de una forma más relajada o con una gran presión.

Puedes leer más artículos similares a Ansiedad posparto: la responsabilidad de ser madre, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.