Recaída en la ansiedad, ¿podré curarme del todo?

Cuando la ansiedad vuelve después de un tiempo... ¿Qué hacer?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Recaída en la ansiedad

Si alguna vez has sufrido un trastorno de ansiedad, seguro que sabes que lleva mucho tiempo superarlo. Pero una vez superado, vuelves a respirar con normalidad, con profundidad y vuelves a disfrutar de tu día a día, a ver el mundo con más objetividad y a enfrentarte a los problemas desde la razón y no desde la desesperación. ¡Qué alivio! Sin embargo, también es frecuente sufrir una recaída en la ansiedad y en ese momento piensas: ¿Otra vez aquí? ¿Podré curarme del todo? Vamos a ajustar las cuentas con la ansiedad.

Qué es la ansiedad

Tenemos tanto miedo de la ansiedad que se nos olvida que en realidad la necesitamos. Esta emoción tan denostada es un mecanismo de adaptación que nos permite ponernos alerta y reaccionar frente a un peligro o amenaza. Parece útil tener ansiedad, ¿verdad? Y lo es.

Lo que no resulta tan útil es que la ansiedad se presente cuando en realidad no existe ninguna amenaza a nuestro alrededor. Es entonces cuando queremos deshacernos de ella y cuanto más pensamos en la ansiedad, más fuerza le damos. Mientras la ansiedad gana fuerzas, nosotras las perdemos y entramos en ese círculo de desesperación que no pocas veces desemboca en una depresión.

Así pues, ¿qué es la ansiedad? La ansiedad es un recurso útil que nos hace reaccionar y la necesitaremos a lo largo de toda nuestra vida. Lo que NO necesitamos es que esté siempre presente, en cada momento de nuestro día a día, como esa compañera inseparable que nos lleva de la mano, nos oprime el pecho y nos roba el aliento y las ilusiones.

¿La ansiedad se cura?

¿La ansiedad tiene cura?

Si ya tienes claro lo que es la ansiedad y que la necesitamos en nuestra vida, tal vez la pregunta de si la ansiedad se cura pierda un poco de importancia. La ansiedad te va acompañar durante toda la vida y más te vale que así sea, pero seguro que lo que quieres curar es el problema o el trastorno de ansiedad. ¿Se cura esto?

No hay un momento de la terapia ni un medicamento mágico que te diga que hasta aquí has llegado, estás curada, ya no tienes ansiedad. Pero sí conseguirás dejar de tener miedo a la ansiedad. En el momento en que dejas de temerla, la ansiedad pierde su fuerza, esa fuerza que te mantiene atrapada en unas situaciones vitales dolorosas e inciertas.

Más que una cura, lo que sí puedes hacer es aprender a convivir con ella, quitarle el papel protagonista que tiene ahora como compañera inseparable y dejarla en un segundo plano, como a esa vecina del barrio que saludas de lejos cuando os encontráis cada cierto tiempo. No te cae bien, no tienes que dejar que controle tu vida, pero conseguirás dejarle claro el lugar que ocupa en tu vida. Un lugar secundario.

Por qué has sufrido una recaída en la ansiedad

Razones por las que puedes recaer en la ansiedad

Somos conscientes de que resulta muy desesperante sufrir una recaída en la ansiedad. Con lo cerca que estabas o tal vez ya lo habías superado. Una vez que volvías a sentirte fuerte y segura de ti misma, la ansiedad reaparece y piensas que todo el esfuerzo que has hecho no ha servido para nada. Está otra vez aquí, controlando tus pensamientos, tus emociones y tus acciones, controlando tu vida. ¿No te va a dejar en paz nunca?

Las recaídas en la ansiedad son frecuentes. A veces, se producen por dejar la terapia psicológica antes de tiempo, cuando ya te ves mejor y piensas que puedes seguir adelante sin ayuda. Otras veces ocurre porque un acontecimiento importante ha sacudido tu vida. Y las más de las veces la ansiedad reaparece porque has olvidado algunas cosas que aprendiste.

Insistimos en que la ansiedad no se cura y tampoco se controla. Lo que hay que procurar es que ella no te controle a ti. La ansiedad se maneja, se gestiona y se aprende a convivir con ella. Y si no aprendes a tenerla en ese segundo plano del que hemos hablado, lo más habitual es que reaparezca mostrándote una vez su peor cara. Recuerda todo lo que has aprendido hasta ahora y procura no agobiarte cuando el problema de la ansiedad vuelve a tu vida.

Porque ahora, aunque no lo creas, eres más fuerte que ella. Y porque ahora, aunque no lo creas, sabes más cosas que ella.

Cómo prevenir una recaída en la ansiedad

Aprende a prevenir las recaídas en la ansiedad

Es muy importante tratar la ansiedad mediante una terapia psicológica, precisamente para contar en un futuro con las herramientas necesarias para hacerle frente. Esas herramientas son el aprendizaje que a veces olvidas, pero no te preocupes porque nosotras te lo recordamos.

+ Aceptar es la clave para superar los problemas de ansiedad. Pero hay que aceptar tantas cosas, ¿verdad?, que a veces resulta muy difícil. La Terapia de Aceptación y Compromiso puede ayudarte a recordar todas las estrategias que aprendiste en terapia y siempre es muy útil tener en mente que la ansiedad va y viene y que no tienes que resistirte a que aparezca.

+ Aprender a vivir en la incertidumbre es fundamental si no quieres que la ansiedad domine tu vida. Hay obstáculos, hay imprevistos y hay cosas que no puedes controlar por más que te gustaría. Tampoco eres vidente y no puedes saber qué va a ocurrir en un futuro, pero eso no te impide llevar las riendas de tu vida. Y llevar las riendas de tu vida no significa que lo tengas todo controlado. ¿Puedes con eso? Podrás.

+ Las crisis de ansiedad o angustia te dan miedo pero ya sabes que se pasan, que no te matan. Tampoco lo hace un ataque de pánico. Son momentos puntuales que no se van a quedar, no van a estar ahí para siempre.

Artículo relacionado: "Trucos para calmar la ansiedad y evitar una crisis de ansiedad"

+ Si estamos hablando de recaídas en la ansiedad es porque ya estás en un nivel experto. Así que no vendría mal que aprendieras a reconocer los síntomas de que una recaída está a punto de ocurrir. Para un segundo y reflexiona si acaso estás teniendo otra vez demasiados pensamientos negativos, si estás atravesando un periodo de mucho estrés o si estás evitando reconocer algunas emociones que te molestan.

+ Si la ansiedad no la puedes controlar, sí puedes mantener a raya todas aquellas cosas que la alimentan, como el exceso de perfeccionismo o ese nivel tan alto de autoexigencia.

+ Resulta tentador dejar de hacer todas esas cosas que te venían genial cuando la ansiedad golpeaba con fuerza ahora que estás mejor. El ejercicio de introspección, honesto y objetivo, no es algo que puedas abandonar. Y tampoco conviene que dejes de lado todas esas técnicas de relajación y ejercicios de respiración que un día aprendiste.

+ No es necesario que estés en guardia toda la vida temiendo una recaída en la ansiedad, pero tómate como algo natural que en la vida hay bajones, recaídas, tropiezos y hasta caídas. Eso también forma parte de esa vida feliz que buscas.

+ Revisa de nuevo tus esquemas mentales sobre la felicidad. Hoy en día vivimos en una presión asfixiante por ser y parecer felices, fuertes y poderosas. Y la verdad es que no puedes sentirte todos los días así, habrá días en los que todo lo veas de color negro y no pasa absolutamente nada por ello. Porque ser feliz no pasa por ser perfecta.

+ Como en la vida vamos evolucionando, puede ser que las estrategias que un día aprendiste para superar la ansiedad ya no te sean de ayuda, porque estás en otro momento vital o porque ya no eres la misma. No dudes en pedir ayuda otra vez. El psicólogo o terapeuta puede conseguir que aprendas a afrontar el problema de nuevo.

Recuerda que una recaída en la ansiedad no te coloca en el punto de partida. Te has caído otra vez, pero ahora ya sabes cómo levantarte. ¡Mucho ánimo!