¿Se pueden elegir los sueños? Soñar lo que quieres

Técnicas efectivas para conseguir sueños lúcidos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Sobre todo las personas que tienen habitualmente pesadillas buscan la forma de elegir sus sueños. Para ellas supondría lograr el verdadero descanso nocturno si pudieran tener cada noche sueños agradables y placenteros. Y en nuestro diccionario de sueños también nos preguntamos si se pueden elegir los sueños, si podemos soñar lo que queramos.

Cómo soñar lo que quieras

Algunos expertos en sueños afirman que podemos soñar lo que queramos si logramos establecer ciertas rutinas previas a quedarnos dormidos. De esta manera, la interpretación de los sueños siempre encontraría significados positivos porque nuestros sueños así lo serían. Imagínate soñar siempre con lo que quieres y olvidarte de los sueños más desagradables.

Pero elegir los sueños y también poder transformar lo que ocurre en los sueños, que es lo que se denomina sueños lúcidos, es complicado y requiere mucho tiempo de entrenamiento mental hasta conseguir dominar nuestro subconsciente. Las técnicas para elegir los sueños consisten fundamentalmente en la visualización del sueño deseado. El poder de la mente es inmenso, pero hay que trabajarlo mucho.

Parece ser que si te acuestas relajada y consigues visualizar nítidamente el sueño que quieres tienes muchas probabilidades de que tu subconsciente te regale ese mismo sueño. Se trata de llenar tu mente de imágenes y pensamientos positivos, pero también muy concretos para que tu sueño pueda dibujártelo fácilmente. Imagínate volando, por ejemplo, pero imagínatelo con todos los detalles y puede que esta noche sueñes con volar.

También puedes ayudarte de elementos externos a la hora de ir a dormir para transformar el significado de tus sueños. Si estás harta de tener pesadillas, un buen truco es colocar unas rosas en tu dormitorio o utilizar alguna esencia de rosa o de lavanda para estimular tu cerebro y dirigir tus pensamientos hacia sensaciones más agradables.

Reducir el estrés para no tener pesadillas

Llegará el día en que no tengas miedo a tener pesadillas, ya que es una forma más de canalizar las emociones y dejar salir aquello que nos atormenta o nos preocupa. Pero es cierto que una noche de sueños agradables siempre es bienvenida. ¿Sabes cómo se puede elegir lo que sueñas? En primer lugar, hay que reducir el grado de estrés con el que vivimos y con el que también dormimos.

La meditación, el Mindfulness o la respiración consciente te ayudarán con este objetivo de transformar las noches de pesadilla en noches paradisiacas. Puedes probar cuando te metas en la cama a hacer unos ejercicios de meditación durante unos 20 minutos. Así tu mente descansará, tus preocupaciones se diluirán hasta la mañana siguiente y podrás ocuparte y fijar tu atención en tu bienestar.

¿Qué te produce bienestar? No dudes en utilizar todos los recursos tecnológicos a tu alcance. Puedes poner una música relajante, unos sonidos de meditación y también sonidos de la naturaleza, de un río, del mar, del viento que susurra entre los árboles... Al mismo tiempo que lo escuchas, puedes imaginarte o visualizarlo. ¿Te apetece ahora misma estar sentada en playa y que la brisa del mar te relaje el rostro? Cierra los ojos y siéntelo. Y seguramente sueñes con algo parecido esta noche.

Hay que hacer una aclaración sobre los sueños agradables que puedes elegir. A muchas personas les encantaría soñar con grandes aventuras, viajes a lugares fascinantes y fiestas fabulosas. Pero esos sueños no se eligen, hay más posibilidades de elegir sueños relacionados con la tranquilidad, con la calma y con la paz.

Prepárate para soñar en positivo

Reducir el estrés antes de acostarte es importante para tener un buen descanso nocturno, no solo para propiciar los sueños en positivo. Además de la meditación, algunos gestos pueden ayudarte a conseguir ese estado de relajación que necesitas. ¿No crees que después de un día tan duro te mereces un baño aromático? Tus sueños te lo agradecerán, porque los aromas también son importantes.

Incorpora la aromaterapia en tus rituales del sueño y busca aquellos que más te relajen, que más te inspiren, que te proporcionen calma y equilibrio. Generalmente, funcionan los aromas de rosa, lavanda, azahar, sándalo y jazmín, pero puedes ir probando para comprobar con cuál de ellos tienes mejores sueños. Puedes probar con un difusor para todo el dormitorio o con poner solo unas gotitas en la almohada. 

Siempre que hablamos de insomnio o problemas para dormir insistimos en dejar el teléfono móvil y la televisión fuera del dormitorio. Esto también sirve si lo que te propones es elegir tus sueños para que sean más agradables. Así que nada de mirar las redes sociales antes de dormir porque activarán tu mente sin que te des ni cuenta. Y puedes rebajar las luces de la casa a medida que se acerca la hora de meterte en la cama.

Técnicas para elegir lo que soñamos

¿Te has tomado ya una infusión relajante? Nunca está de más para garantizar el descanso nocturno. Y ahora ya estás lista para meterte en tu cama de sábanas limpias y soñar con las escenas más agradables que te puedas imaginar.

Vamos a imaginar. Estás sentada cómodamente en un jardín repleto de flores. Tal vez estás disfrutando de la lectura con un libro entre tus manos o tal vez estás disfrutando sin más del momento que estás viviendo. Observando los diferentes colores de cada flor, con el verde de las hojas como protagonista. ¿Puedes sentir el aroma también?

Puestos a imaginar, puestos a visualizar, puedes visualizarte caminando descalza por la orilla del mar, con el sonido de las olas rompiendo contra las rocas, un amanecer tranquilo o incluso una noche iluminada por la luna. Caminas despacio, sin prisa, acogiendo dentro de ti todos los sonidos y todas las sensaciones del entorno.

¿Prefieres la montaña antes que el mar? Pues puedes ir también desde tu propia cama a sentarte a la orilla del río. El curso del río permite que tus emociones fluyan tranquilamente y sin estridencias. O puede que tengas enfrente una cascada de agua que te limpia y te regenera. Todo esto es lo que puedes ver mientras sientes el tacto del musgo que crece a tu alrededor.

Pero a lo mejor estás buscando otras sensaciones más placenteras aún en tu sueño. Y resulta que desde tu cama estás viendo un fascinante atardecer entre los brazos de la persona que amas. No, no es un sueño erótico, es un sueño de amor en el que podrás notar los abrazos y las caricias de la persona amada, tengas o no en la realidad a esa persona amada. Al fin y al cabo estamos soñando, ¿verdad?

¿Qué es lo que te gustaría soñar esta noche? Solo tienes que relajarte, concentrarte y visualizar la escena que tú prefieras con todo aquello que te proporciona calma, paz y serenidad, con todo aquello que tú entiendes por bienestar. Visualizar lo que quieres soñar NO es un método garantizado para elegir los sueños, pero desde luego tendrás más posibilidades de soñarlo que si te duermes pensando en las facturas por pagar, la discusión con tu hermana o los problemas laborales.

¿Y tú? ¿Alguna vez has podido elegir tus sueños? Puedes contarnos tus experiencias en los comentarios o en nuestro grupo de Facebook: El Arte de Soñar.

Puedes leer más artículos similares a ¿Se pueden elegir los sueños? Soñar lo que quieres, en la categoría de Significado de los sueños en Diario Femenino.