Soñar con Dios: encuentra la felicidad en tus sueños

Sueños divinos y sus interpretaciones

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

No falta quien un buen día sueña con Dios y lo interpreta como una visión. Sin embargo, parece ser que Dios no se aparece en sueños, así que el sueño podemos interpretarlo en clave psicológica, como el resto de sueños. Descubre en nuestro diccionario de sueños todos los significados relacionados con soñar con Dios.

La felicidad de soñar con Dios: significados positivos

Al margen de si eres creyente o no, Dios puede aparecer en tus sueños con el mismo simbolismo que para un creyente. La imagen divina representa la bondad y, por eso, la interpretación de este sueño está muy relacionada con tu paz interior, con tu equilibrio emocional. Todo depende de las sensaciones que te transmita el sueño.

Si al soñar con Dios experimentas una sensación de plenitud, puedes considerar este sueño como un buen presagio, no solo a nivel interior, sino también en el plano material. Soñar con Dios indica muchas veces que se avecinan buenos tiempos en tu economía y muchas satisfacciones en tu vida laboral.

Si sueñas que estás rezando o hablando con una imagen de Dios, también es síntoma de felicidad. Este sueño aparece en un momento de satisfacción vital porque te gusta cómo eres y porque estás siendo fiel a tus valores. Si sueñas con Dios, es que estás en paz contigo misma.

La desdicha de soñar con Dios: significados negativos

Pero todas las interpretaciones de este sueño cambian a un sentido negativo si en el sueño no te sientes bien, si te sientes intranquila o incluso angustiada. Incluso para las personas no creyentes, Dios es un símbolo de poder. Dios te juzga y tú te sientes culpable en este sueño porque estás escondiendo algo de tu vida.

También puede ocurrir que sueñes con dios por un complejo de superioridad. La arrogancia que impones en tu vida, la prepotencia con la que tratas a los demás, te será devuelta en forma de desastres en tu vida personal y laboral. Así que si sueñas con Dios, será mejor que busques dentro de ti todos esos sentimientos positivos que puedas tener dentro.

Posibles interpretaciones de soñar con Dios según el contexto

Teniendo esto en cuenta hay algunos sueños frecuentes relacionados con Dios y cada uno tiene su significado. ¿Quieres conocerlo?

+ Puedes soñar, por ejemplo, que hablas con Dios. Pero no rezando, que es como habitualmente nos comunicamos con él, sino cara a cara. Tal vez estáis sentados en una nube o incluso tomando un café y comentáis el día a día como si fuerais los mejores amigos. Este sueño es un síntoma de que la soledad te está pasando factura, así que revisa tu vida social y trata de mejorarla para que puedas hablar con otras personas.

+ Da un poco de miedo soñar que Dios está enfadado, tal vez no contigo en concreto, sino en general. ¿Qué desastres ocurrirán en el mundo cuando Dios entra en cólera? El sueño responde a un momento de incertidumbre vital en el que ya te has dado cuenta de que hay cosas que no puedes controlar. Ahora las dejas en manos de Dios o del destino y eso te produce mucha inquietud y ansiedad. ¿Qué pasará ahora?

+ Soñar que Dios se pasea por tu casa como una visita cercana o un familiar más es un sueño que habla de satisfacción vital. Dios come con tu familia, se sienta a ver la televisión con vosotros o incluso pasáis la tarde en el sofá en una partida de cartas. Eres feliz, sientes seguridad en tu vida y sabes que cuentas con los apoyos que necesitas.

+ Uno de los sueños más reveladores es soñar que estás buscando a Dios; y lamentablemente no le encuentras. Cuidado con este sueño porque te está alertando de un momento de desesperación y angustia, de necesidad de ayuda. Y puede que estés buscando la ayuda en el lugar equivocado. A veces la ayuda está más cerca de lo que crees, a veces no es necesario que ocurra un milagro.

+ ¿Estás en guerra con Dios? Es también un sueño frecuente, soñar que Dios es tu enemigo, soñar que hay una batalla y estáis enfrentados. Este sueño no te señala como un ser maligno, como el propio diablo o como el malo de la película, sino que simboliza un periodo de confusión vital, de dudas, de contradicciones. Tal vez has perdido un poco el rumbo y, en definitiva, estás atravesando una crisis vital.

+ Por su parte, soñar que eres Dios es una experiencia onírica que debe hacerte pensar en la forma que tienes de relacionarte con los demás. Muchas veces se trata de despotismo, de pretender que las cosas se hagan a tu manera, de jugar con la gente como si fueran marionetas. Pero otras veces se trata de un deseo de tener todo el poder para poder lograr un mundo mejor, para ayudar a la gente, para resolver los problemas de los demás.

+ El sentimiento de culpa ya sabes que es algo muy complicado de gestionar y puedes estar sintiendo un gran malestar sin saber de qué se trata. Esta situación es la que se refleja al soñar que Dios te regaña, te grita o incluso te impone un castigo. Pero recuerda que esa sensación de culpabilidad a veces llega porque has hecho daño a alguien, pero muchas más veces llega por no cumplir las expectativas de los demás.

+ El caso contrario es cuando sueñas que Dios te entrega un premio. Ganar un premio y más de la mano de Dios es una de las mejores experiencias oníricas. Y no, no es premonitorio, pero puedes transformarlo en casi realidad porque su significado indica que estás en tu mejor momento para lograr tus metas, para alcanzar el éxito o para sacar adelante esos proyectos. No es que Dios esté contigo, que tal vez lo esté, es que tú lo vales.

En todo caso, soñar con Dios puede servir como un ejercicio de reflexión personal. ¿Estás actuando correctamente? Tal vez Dios ha venido en sueños a pedirte un cambio, un nuevo giro en tu vida. Y eso siempre es una buena noticia por la cantidad de oportunidades que se te ofrecen.

Puedes leer más artículos similares a Soñar con Dios: encuentra la felicidad en tus sueños, en la categoría de Significado de los sueños en Diario Femenino.