Ablutomanía: así es la obsesión crónica por lavarse cada poco tiempo

El problema de la manía por lavarse continuamente

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Lavarse las manos cada 10 minutos, cada vez que tocas algo o a alguien, ducharse varias veces al día por pura ansiedad o limpiarse la cara cuando los nervios aprietan son alguna de las acciones o compulsiones que provoca la ablutomanía. Cuando una rareza o peculiaridad se convierte en obsesión y se hace de forma compulsiva, es cuando se puede hablar de manía en términos psicológicos o psiquiátricos. Y hay que buscar un tratamiento. Te contamos todo sobre la ablutomanía o la obsesión crónica por lavarse cada poco tiempo en nuestro diccionario de manías.

Qué es la ablutomanía

La ablutomanía es la obsesión crónica por lavarse. La palabra es una combinación del griego "manía", que significa locura, demencia o estado de furor y del latín "abluere" en su significado de lavarse. No estamos hablamos de un comportamiento raro, particular o excéntrico, que es la otra definición de manía, sino de un trastorno de ansiedad muy peligroso.

Las personas que sufren ablutomanía se lavan continuamente las manos o se bañan muchas veces al día. Lo hacen de forma obsesiva y también de forma compulsiva, como en una especie de ritual que si no cumplen, les ocasionará graves daños. Algunas manías como esta obsesión por el aseo personal están muy relacionadas con las fobias.

Si tienes fobia a la suciedad o lo que se conoce como misofobia, es posible que desarrolles, además del trastorno fóbico, esta manía a lavarte continuamente. Insistimos en que no hay que dejarse llevar por el término más popular de manía y debemos tomarlo como un verdadero problema que hay que superar.

El peligro de la ablutomanía

Pudiera parecer que esta manía de lavarse continuamente no es más que un hábito saludable llevado al extremo. Al fin y al cabo, asearse es importante, al igual que evitar el peligro de bacterias, pero la clave está en la obsesión y en la compulsión. Esto acerca peligrosamente la ablutomanía al trastorno obsesivo compulsivo.

Las implicaciones de esta manía son alarmantes. La acción repetitiva, los pensamientos obsesivos y la conducta compulsiva impone muchas limitaciones en la vida de la persona que la sufre. Y así, lo que en principio puede parecer una hábito particular o extravagante comienza a impactar negativamente en el ámbito social, laboral y personal.

Algunas manías tienen unas consecuencias más negativas que otras. Algunas manías manifiestan sus efectos devastadores antes que otras. Pero todas ellas acaban por alterar el estado mental de esa persona. El componente de ansiedad que acompaña a cualquier manía no se puede obviar y es uno de los aspectos más importantes a la hora de buscar la terapia más adecuada.

Cómo tratar la ablutomanía

Sufrir una manía es algo que genera mucha incomprensión, lo que no hace sino agravar el problema. Al igual que ocurre con las fobias, con los problemas de ansiedad o con la depresión, la persona que lo sufre se encuentra haciendo frente en solitario a un problema que los demás apenas alcanzan a comprender.

Por eso es necesaria la ayuda psicológica. No puedes superar una manía por tus propios medios, con fuerza de voluntad o con libros de autoayuda. Un profesional podrá averiguar el origen de ese trastorno y elegir la terapia más adecuada de forma personalizada.

En general, la terapia cognitivo conductual es la más utilizada tanto para los casos de manías como para los de trastornos fóbicos. Todo comienza por transformar ese primer pensamiento distorsionado que te lleva a la necesidad de lavarte continuamente, a calibrar el peligro en su justa medida y a observar la situación desde una perspectiva más objetiva.

Una vez entendida la obsesión y despojada de su carácter de necesidad, se puede modificar la conducta compulsiva. El tratamiento para la ablutomanía lleva un tiempo. Un tiempo que podrás aprovechar para aprender algunas estrategias como las técnicas de relajación para poder así reducir el nivel de ansiedad.

Puedes leer más artículos similares a Ablutomanía: así es la obsesión crónica por lavarse cada poco tiempo, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.