Aboulomanía: cómo superar la incapacidad para tomar decisiones

Cuando la indecisión se convierte en un trastorno

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿En qué consiste la aboulomanía?

A todos nos cuesta tomar decisiones importantes, de esas que pueden marcar el rumbo de nuestra vida. Otras veces dudamos sobre la mejor opción en cosas menos trascendentes. Y habrá más de una vez que hayas dejado de hacer algo porque no terminabas de decidirte. Pero, ¿cómo afecta esa indecisión a tu vida? ¿Sigues adelante o te resulta incapacitante? Porque si la indecisión no te deja vivir, entonces puede tratarse de aboulomanía o incapacidad para tomar decisiones, un trastorno que puedes superar si te pones en tratamiento aunque puede tener muchas consecuencias.

Qué es la aboulomanía

La aboulomanía es la incapacidad para tomar decisiones. No es que te cueste mucho, es que no lo haces en absoluto. Dejas que sea la vida la que decida por ti o, más peligroso aún, dejas la decisión en manos de otras personas. Personas cercanas, familia, pareja o amigos toman decisiones que afectan a tu vida porque tú no te sientes capaz.

Seguro que más de una vez habrás notado la angustia, las noches de insomnio, la preocupación excesiva y la ansiedad antes de tomar una decisión importante. Eso no es un problema, es algo muy normal. Como también son normales los diferentes grados de indecisión entre las personas. Pero ahora imagínate esa intensa carga emocional que sientes cuando tienes que decidir algo trascendente pero durante todo el día, todos los días.

Las personas con aboulomanía notan esa presión ante una decisión frente a las cosas más intrascendentes. A qué hora tomo el metro, qué ropa me pongo, qué comprar en el supermercado, qué preparo hoy para cenar, cómo elijo el destino de las vacaciones, llamar o no llamar a ese chico, dónde quedar con mi mejor amiga, qué le digo a mi jefe... Tal vez necesite comprarme un coche para ir a trabajar o incluso necesito un corte de pelo pero no me decido.

¿Por qué se produce la aboulomanía?

Causas de la aboulomanía

No se conoce con exactitud la causa de la aboulomanía. Algunas teorías apuntan a una causa fisiológica relacionada con problemas en la corteza prefrontal, ya que es ahí el lugar donde se toman las decisiones de forma consciente, pero no hay estudios suficientes que lo confirmen.

Generalmente se tiende más a pensar que se trata de un trastorno producido por influencia familiar, por haberse criado en un ambiente sobreprotector o excesivamente disciplinado o incluso por haber sufrido alguna experiencia traumática como haber sido humillado en público, por ejemplo. En cualquier caso, el origen de la aboulomanía se encuentra en la inseguridad y es ahí donde la terapia elegida tendrá que poner especial atención.

Consecuencias de la aboulomanía

Conviene aclarar que la duda lógica ante cualquier decisión se torna en obsesión en el caso de la aboulomanía. Es por eso que se convierte en un desorden mental muy peligroso porque además resulta incapacitante. Ser incapaz de tomar decisiones, incluso las más triviales, provoca un bloqueo vital en todos los ámbitos.

+ Deterioro de la vida social

Pero además la aboulomanía llega acompañada de trastornos como la ansiedad y la depresión y son muchos los casos de suicidio que provienen de esta incapacidad para decidir. Entre las consecuencias más evidentes se encuentran el deterioro de la vida laboral, familiar y social, pero estamos ante un problema de una gran complejidad en el que se entremezclan aspectos como la baja autoestima, la inseguridad y la dependencia.

Resulta muy complicado tomar una decisión cuando tu mente ya se ha puesto en lo peor, cuando los pensamientos obsesivos se han convertido en intrusivos y han distorsionado la realidad. La pregunta típica de '¿qué es lo peor que puede pasar en caso de tomar esta decisión?' adquiere en el caso de la aboulomanía tintes trágicos. Y en estas condiciones lo mejor es postergar la acción, lo que no significa dejar de pensar obsesivamente en esa decisión.

Las consecuencias de la incapacidad de tomar decisiones

+ Los demás toman las decisiones por ellos

Generalmente las personas con aboulomanía dejan en los demás la toma de decisiones, incluso aquellas que les afectan única y exclusivamente a ellas. Esto se convierte en un gran peligro en el caso de la relación de pareja por la dependencia que genera. Pero también se resiente el círculo social, ya que es difícil acordar algo con una persona que vive en plena indecisión y cuando el simple hecho de decidir dónde quedar a tomar el café le resulta una tarea titánica.

+ Puede incapacitar a quien lo sufre

Hay que lidiar con los pensamientos catastrofistas, con el desgaste de la autoestima, con la falta de confianza en uno mismo y más adelante con el aislamiento social. Estamos hablando de un trastorno muy limitante que, acompañado de depresión y ansiedad, acaba por incapacitar a la persona que lo sufre. Con el paso del tiempo, la conducta deja de ser funcional y la persona con aboulomanía se encuentra en un callejón sin salida sin fuerzas y sin capacidad para decidir dar el paso.

El paso es buscar un tratamiento psicológico, por supuesto. Pero esta decisión también es imposible de tomar, así que tendrán que ser las personas cercanas las que le den el empujoncito final hasta que consiga ayuda especializada.

Tratamiento de la aboulomanía

La aboulomanía se puede superar y, aunque en algunos casos requiere un tratamiento farmacológico, es imprescindible la terapia psicológica. Será el profesional el que determine qué terapia es la más acertada según la persona, pero en cualquier caso dotará al paciente de herramientas para mejorar su autonomía y también su autoestima.

No podemos olvidar que la autoestima juega en este trastorno un papel fundamental. Tal vez no al principio, pero con el tiempo la incapacidad para tomar decisiones desgasta la autoestima hasta extremos que pueden poner en peligro la vida de esa persona. No estamos hablando de una mera indecisión o falta de voluntad, sino de un trastorno grave que debe ser atendido por profesionales.

Para superar la aboulomanía también hará falta un tratamiento para la ansiedad o, en su caso, para la depresión. La terapia hará especial énfasis en aprender a tolerar la incertidumbre, ya que es uno de los aspectos más importantes, así como la fuente más frecuente de trastornos de ansiedad. El no saber qué pasará, el no estar seguros de las consecuencias de una decisión y el no tenerlo todo bajo control es algo con lo que hay que aprender a convivir.

Y no es tan fácil cuando ya se ha convertido en un trastorno. Ganar seguridad en uno mismo es importante, pero también es importante aprender a manejarnos en la incertidumbre sin que eso nos paralice. Para bien o para mal, no podemos adivinar el futuro y confiar en nosotros mismos también implica confiar en la vida. En último caso, todos cometemos errores y nada es irreparable.

Método para comenzar a tomar decisiones

Método eficaz para tomar decisiones

A modo de consejo para las personas que sin tener aboulomanía les cuesta mucho tomar decisiones, hemos encontrado el método ideal para mejorar este aspecto. Se trata del método 10-10-10 y te lo explicamos por si te resulta de utilidad.

La próxima vez que tengas dudas y no te atrevas a decidirte, toma una decisión y piensa en tres cosas acerca de ella:

+ Si tomas esa decisión, ¿cómo te sentirás dentro de 10 minutos?

+ ¿Y dentro de 10 meses?

+ Y dentro de 10 años, ¿cómo habrá afectado esta decisión a tu vida?

Es un método que te ayuda a relativizar las consecuencias de cualquier decisión y que puedes utilizar tanto para decisiones importantes como para decisiones triviales.