Personas sociópatas: 7 características muy claras para identificarlas

¿Qué diferencia a la sociopatía de la psicopatía?

Laura Ruiz Mitjana

¿Qué es un sociópata? ¿Cómo se comporta? ¿Es cierto eso de que los sociópatas no experimentan remordimientos?

La sociopatía hace alusión al actual trastorno de personalidad (TP) antisocial. El TP antisocial se define en el DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales, APA 2013) como “un patrón de desprecio y violación de los derechos de los demás, que se presenta antes de los 15 años de edad”. Este trastorno no puede diagnosticarse en personas menores de 18 años, a diferencia del resto de trastornos de personalidad.

Un sociópata es alguien que incumple las normas sociales, que engaña, que es impulsivo e irritable y que actúa con agresividad. Los sociópatas también manifiestan una irresponsabilidad constante que se manifiesta por la incapacidad repetida de mantener un comportamiento laboral coherente, por ejemplo, o con la incapacidad por cumplir con las obligaciones económicas. Pero, ¿qué más sabemos de la sociopatía? ¿Qué otras características tiene un sociópata? Vamos a desarrollarlas a lo largo del artículo.

5 componentes de la sociopatía según Hare

Robert Hare (1980), investigador de la Universidad de British Columbia y autor que investigó mucho sobre sociopatía y también sobre psicopatía, identificó la presencia de 5 componentes principales en las personas sociópatas. Estos 5 componentes los obtuvo mediante un análisis factorial, a través de una investigación realizada con las puntuaciones de 143 internos en prisión y son los siguientes:

- Incapacidad para desarrollar relaciones afectivas con otros, falta de empatía, insensibilidad e indiferencia ante los derechos y sentimientos de los demás y ausencia de sentimientos de culpa.

- Estilo de vida inestable con ausencia de planes a largo plazo.

- Incapacidad de aceptar la responsabilidad de su conducta antisocial (sociopática).

- Ausencia de psicopatología (no presentan un trastorno mental que justifique sus comportamientos).

- Presencia de controles conductuales débiles e inestables (marcada impulsividad).

7 características de las personas sociópatas

¿Qué sabemos de los sociópatas? ¿Qué los caracteriza? ¿Cómo se comportan y por qué? Vamos a descubrir 7 de sus características más definitorias.

1 Marcada impulsividad 

Las personas sociópatas son personas impulsivas, que carecen de control de impulsos y que fracasan a la hora de planear las cosas con antelación.

Esta impulsividad se traduce en lo que Hare denomina “presencia de controles conductuales débiles e inestables” (uno de los 5 componentes propuestos en la introducción). La impulsividad es una característica que diferencia a los sociópatas de los psicópatas, ya que estos últimos actúan de forma más calculada, son más metódicos y actúan con mayor organización y planificación. 

2 Ausencia de empatía

Los sociópatas no sienten empatía; es decir, no pueden ponerse en el lugar del otro, ni conectar con las personas a nivel emocional. Este es uno de los 5 componentes propuestos por Hare en la sociopatía, que incapacita a estas personas a la hora de desarrollar relaciones afectivas con otros.

Sin embargo, los sociópatas sí entienden las emociones y pueden reproducirlas (simularlas), una vez aprenden cuáles son sus expresiones a nivel social, para obtener algún tipo de beneficio

3 Crueldad

Otra característica de las personas sociópatas es su crueldad. La crueldad se define como una falta de compasión ante el sufrimiento ajeno (con la posibilidad, incluso, de deleitarse con él). Así, los sociópatas, no solamente no sienten pena o compasión cuando ven a alguien sufrir, sino que además pueden disfrutar con ese sufrimiento. 

Esta crueldad se deriva del hecho de no sentir culpa o remordimientos; al no sentir estas emociones, pueden actuar con crueldad con mayor facilidad.

4 Falta de remordimientos

Así, los sociópatas tampoco tienen remordimientos cuando cometen actos crueles, y mucho menos muestran conductas de arrepentimiento (y si las muestran, se trata de conductas simuladas, aprendidas). De hecho, esta falta de remordimiento suelen manifestarla con la indiferencia o con la racionalización del hecho de haber herido, maltratado o robado a alguien.

5 Manipulación

Las personas sociópatas también pueden presentar comportamientos de manipulación (aunque no hace falta ser sociópata para ser manipulador). La manipulación implica influir de forma voluntaria sobre alguien a fin de obtener algún tipo de beneficio o con el fin de conseguir algún objetivo, ya sea a través de las palabras o de los actos, del engaño y la mentira, etc.

De esta forma, el sociópata ejerce control sobre el comportamiento de los demás y, para ello, utiliza técnicas de persuasión o de sugestión mental. Lo que busca, en realidad, es suprimir las capacidades críticas de la persona, así como su capacidad para razonar con claridad.

Esta manipulación la ejercen los sociópatas sobre todo con personas inseguras, que identifican como frágiles, débiles o fácilmente manipulables (con personas fuertes y seguras no se sienten a gusto).

En este sentido, dominan a los demás para obtener algún tipo de beneficio. La falta de conciencia les ayuda a manipular con mayor facilidad y, sobre todo, con ausencia de sentimientos de culpa o remordimiento.

6 Mentiras frecuentes

En línea con la característica anterior, otro comportamiento típico de las personas sociópatas es la mentira. Pueden utilizar diferentes tipos de mentiras para conseguir lo que quieren (mentiras sutiles, otras más descaradas, etc.). Mienten sobre cualquier cosa que les beneficie: su personalidad, su pasado, sus intenciones, sus emociones… E, incluso, disfrutan con la mentira, porque les permite seguir obteniendo lo que quieren y sentir que tienen el control.

7 Encanto

El encanto puede ser otra de las características de las personas sociópatas, aunque no es un criterio diagnóstico para el trastorno de la personalidad antisocial. Gracias a esa “labia” a la hora de hablar y desenvolverse, a ese encanto para seducir, son capaces de engañar sin pestañear. Saben cómo conseguir que los demás se sientan especiales y únicos y utilizan esta capacidad para obtener aquello que desean.

Sociopatía vs. psicopatía: diferencias

No debemos confundir sociopatía con psicopatía, aunque estas alteraciones de la personalidad pueden compartir rasgos comunes (encanto externo, inestabilidad, insensibilidad en las relaciones personales, falta de sinceridad, falta de empatía, etc.). Una de sus diferencias es que en la psicopatía la persona es incapaz de formar vínculos emocionales reales (cosa que sí puede ocurrir en la sociopatía). 

Por otro lado, en los sociópatas, el peso de la genética es menor que en los psicópatas (la psicopatía se hereda en mayor grado y no está tan influenciada por el aprendizaje o la historia de vida, aunque también puede influir). Esto significa que, en el sociópata, el peso del ambiente es mayor y que gran parte del trastorno se “aprende” a través de las experiencias (sobre todo, de las experiencias traumáticas como, por ejemplo, un abuso sexual sufrido en la infancia).

La sociopatía: reflexión final

Cuando nos hablan de un sociópata quizás nos imaginamos a alguien muy ajeno a nosotras, que vive aislado, fuera de la sociedad. Pero no es así; lo cierto es que los sociópatas se encuentran dentro de la misma; de hecho, muchos sociópatas están totalmente adaptados, con altos cargos, éxito y reputación, y con una vida aparentemente normal.

Sin embargo, la sociopatía es un trastorno de la personalidad grave y, como tal, es crónico, de por vida (aunque puede abordarse desde la terapia en algunos casos). Quizás te has cruzado en algún momento de tu vida con un sociópata o, incluso, has compartido un tramo del camino con él/ella y no te has dado cuenta.

Para identificar un sociópata, debes fijarte en sus actos: son personas que, como hemos visto, carecen de remordimientos y que utilizan la manipulación para conseguir lo que quieren. No tienen ningún reparo en incumplir las normas sociales o en delinquir porque no experimentan la culpa y porque viven con una gran falta de conciencia y una marcada irresponsabilidad en sus actos (que se deriva, en gran parte, de su impulsividad). 

 

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-V. Masson, Barcelona.
  • Millon, T. (1998). Trastornos de la Personalidad. Más Allá del DSM-IV. Barcelona: Masson.

Puedes leer más artículos similares a Personas sociópatas: 7 características muy claras para identificarlas, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.