Técnica del gaslighting o cuando te hacen creer que estás loca de remate

El maltrato emocional y sus terribles consecuencias

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

La violencia física es la punta de un iceberg que esconde muchas otras técnicas de manipulación y abuso más sutiles. De hecho, muchas personas viven en relaciones tóxicas y abusivas y conviven con trastornos de ansiedad y depresión sin saber que la causa de sus problemas es precisamente esa violencia psicológica que no se puede ver claramente. En esta ocasión, centramos la atención en la técnica del gaslighting o cuando te hacen creer que estás completamente loca.

Qué es el gaslighting

El gaslighting o, traducido al castellano luz de gas, es un patrón de abuso y manipulación emocional en el que la víctima termina por creer que está loca. El término proviene de una obra de teatro y también de una película llamadas Gaslight en la que un hombre intenta hacer creer a su esposa que ha perdido la razón para quedarse con su fortuna. Las tácticas en la ficción pasan por atenuar la luz del gas y afirmar que sigue luciendo con la misma intensidad de antes o esconder objetos y hacerle creer a la mujer que ha sido cosa de ella.

A estas alturas, ya sabemos que la realidad puede superar a la ficción. El objetivo del gaslighting es hacerte dudar de tu criterio y de tu propia cordura. Es una técnica que utilizan los manipuladores, los psicópatas y los narcisistas y no creas que es poco frecuente. El abuso emocional no siempre se detecta a tiempo y la mayoría de las veces se esconde bajo el manto de trastornos emocionales que siempre recaen sobre la víctima.

Hay que advertir que esta técnica del gaslighting puede ocurrir en todo tipo de relaciones, en la familia, en el trabajo o con amigos, pero nos preocupa especialmente en las relaciones de pareja, un ámbito más cerrado que no te permite contrastar la realidad con nadie de fuera.

Y no esperes que te digan: "estás loca". El gaslighting es una manipulación sutil y además estos abusadores no tienen ninguna prisa.

Las técnicas del gaslighting: ¿cómo pueden hacerte creer que estás loca?

No te van a decir que estás loca, pero sí te dirán seguramente que eres demasiado sensible o que todo te lo tomas a la tremenda. Es una forma de menospreciar y restarle valor a lo que sientes. Cuando algo te duele o te sienta mal y lo intentas hablar para solucionarlo, la otra persona desvaloriza tus emociones trasladándote el problema a ti.

Pero no van a empezar por ahí. Pasará mucho tiempo hasta que te des cuenta de que estás siendo víctima del gaslighting, especialmente si te ocurre dentro la pareja. Porque ese hombre tan encantador que has conocido no puede ser un manipulador emocional. Él se presenta como un hombre afable, comunicativo, razonable y hasta empático. Sus palabras no van a coincidir en ningún punto con sus acciones, pero de eso te darás cuenta más tarde y poco a poco.

La persona que hace gaslighting utiliza la mentira sin ningún tipo de escrúpulos y sin que le importe que tú sepas que está mintiendo. ¿Sabes para qué hace esto? Para que vivas en la incertidumbre y te llenes de inseguridad. Sabes que te ha mentido en varias ocasiones y ahora ya no sabes qué parte de lo que dice es mentira o es verdad. No le importa, prefiere que te quedes con la duda porque eso favorece la ansiedad. Y, sobre todo, porque esa duda hace que todo lo que os ocurre se pueda considerar relativo. No jugáis en un terreno de certezas, jugáis en arenas movedizas y la intención es que tú no puedas salir de ahí.

Cómo saber si eres víctima del gaslighting

Tal y como afirma el artículo de J.M Pozueco y J.M Moreno sobre narcisismo y maltrato psicológico para un Boletín de Psicología, "mientras que la agresión física parece fácilmente delimitable en las relaciones personales debido a que las secuelas en la víctima son observables, las manifestaciones del maltrato psicológico (tal y como es la técnica del gaslighting) no son tan evidentes de cara a su detección". No obstante, hay determinadas frases, situaciones y sensaciones que te ayudarán a descubrir que estás siendo víctima de este tipo de abuso emocional. Anota especialmente estas frases:

+ Yo no dije eso. Te estás equivocando o te lo estás inventando.

+ Eres demasiado susceptible.

+ Ya te has equivocado más veces.

+ Eres una exagerada.

+ Eres una manipuladora.

+ Solo era una broma.

Pero no solo es lo que dice, sino más bien lo que hace. Un manipulador que utiliza el gaslighting proyectará en ti todas sus conductas tóxicas. Te hará pensar que eres una persona irracional, que discutes sin motivos, que no le valoras, que eres una manipuladora, que eres una egoísta y que tú también mientes.

Con el tiempo, esta relación además de abusiva se convierte en una relación de dependencia. Poco a poco irás perdiendo la capacidad de decidir porque, ¿cómo vas a atreverte a tomar una decisión si todo lo haces mal, si no tienes criterio o si siempre te equivocas? Pero no todo será negativo... De vez en cuando, este abusador te dará una palmadita en la espalda reconociéndote algún mérito o dándote algún valor para reafirmar la relación en la intermitencia, en una de cal y otra de arena. Al final, tendrás dudas sobre si esa persona es maquiavélica o una víctima. La víctima eres tú, recuérdalo de momento.

Tal vez la peor parte de este abuso o maltrato emocional sea ese intento de hacerte perder pie, de hacer que te cuestiones tu realidad, que te cuestiones a ti misma, que dudes de quién eres, de lo que haces, de lo que dices o de lo que piensas. Y cuando llegas a ese punto en el que te ves poniendo en duda tu cordura, cuando tú misma estás tan confundida por la situación que crees que te estás volviendo loca, es cuando puedes empezar a detectar el problema.

Consecuencias del gaslighting

Es en ese punto y no antes cuando puedes abrir los ojos y pedir ayuda. Porque hasta ese momento habrás sentido malestar, tu intuición te habrá gritado que algo va mal en esta relación, pero los sutiles susurros del abusador han acallado esos gritos.

Para cuando llegues a ese punto en el que dudas de tu cordura, la persona que te ha hecho gaslighting ya te habrá desgastado emocionalmente tanto que estarás sin recursos psicológicos para salir de ahí. Te habrá hecho sentir culpable, te habrá mermado la autoestima, te habrá provocado problemas de ansiedad, te habrá llevado a la depresión. Todo ello envuelto en una capa de inseguridad, inestabilidad y dudas que es todo un acto de terrorismo emocional.

Las consecuencias del gaslighting son tremendas porque se trata de una técnica de desgaste que ataca a lo más profundo de tu ser, a tu esencia, a tus valores, a tu personalidad. Pero se puede salir de esta situación de abuso.

Cómo salir del gaslighting: NO estás loca

Algunas personas pueden salir de esta situación de abuso por sí mismas, por sus propios medios o con la ayuda de familiares y amigos, pero no es fácil debido al desgaste que ha provocado la relación tóxica. Por eso, se recomienda ir al psicólogo con el objetivo de reconstruir el derrumbe mental y emocional que ha generado vivir en una relación abusiva durante un tiempo.

Un psicólogo te ayudará a poner las cosas en perspectiva, a no dudar de ti misma, a recuperar la confianza en ti misma, a mejorar la autoestima y, especialmente, a no culpabilizarte por haber vivido en una situación de abuso. Porque no es culpa tuya que abusen de ti. A partir de ahora, también tendrás más recursos emocionales para detectar a tiempo este tipo de conductas.

Y algo muy importante. Eres una víctima del gaslighting, eres una víctima de una manipulación emocional y de un abuso, pero no te quedes en esa posición de víctima culpándote y regodeándote porque entonces seguirás siendo un blanco fácil para los abusadores sin escrúpulos. No temas pedir ayuda si quieres salir reforzada de este infierno.

¿Y tú? ¿Alguna vez has sufrido gaslighting? ¿Cómo has logrado salir de ello? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios, ayudarás a otras lectoras!

Puedes leer más artículos similares a Técnica del gaslighting o cuando te hacen creer que estás loca de remate, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.