Autoestima alta o narcisismo: importantes diferencias que los separan

Cuando la autoestima es excesiva

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Aunque no siempre le prestamos la atención que se merece, tener una autoestima alta es importante porque es lo que nos proporciona una buena calidad de vida. Gozar de una buena autoestima se nota en todos los ámbitos de la vida, en la salud física y emocional, en el trabajo, en la familia, en las relaciones sociales y en la propia relación que establecemos con la vida. No falta quien se excede en esa tarea de mejorar la autoestima y es cuando tenemos que preguntarnos por las diferencias entre tener una autoestima alta y el narcisismo. ¿Quieres conocerlas?

En qué se diferencia la autoestima alta del narcisismo

Podemos empezar por la única semejanza que tienen la autoestima alta y el narcisismo y es que ambas buscan la reafirmación de uno mismo. A partir de aquí, comienzan las diferencias que resultan aterradoras en el caso del narcisismo. Porque conviene recordar que una autoestima alta no es lo mismo que una autoestima inflada. Una autoestima alta no es ni más menos que una buena autoestima.

+ Diferencias de base entre narcisismo y autoestima alta

Ya en la base encontramos la primera diferencia importante entre narcisismo y autoestima alta. Mientras que en la base de la alta autoestima se encuentra una perspectiva vital basada en los logros, los valores propios y la calidad de las relaciones, en la base del narcisismo lo que encontramos en un miedo al fracaso y a mostrarse vulnerable.

La vida del narcisista es una vida basada en la apariencia de éxito y fortaleza donde a la jugosa idea de que uno mismo tiene que ser su prioridad en la vida le acompaña inevitablemente un "a costa de los demás". En efecto, el narcisismo es dañino, es venenoso, es tóxico y más para los demás que para uno mismo.

+ Diferencias en la relación con los demás

De los demás hablamos, del resto, de la gente, de las personas que nos rodean y con las que establecemos relaciones más o menos saludables. Y en todos los ámbitos, en el amor, en la familia, en el trabajo, en la amistad... Porque es otra de las grandes diferencias entre la autoestima alta y el narcisismo.

Para las personas con autoestima alta todas las personas tienen un gran valor y son significativas. Todas las personas son importantes, tan importantes como ella misma y todas merecen ser cuidadas y respetadas. La autoestima alta implica también aspectos tan necesarios como la empatía y la cooperación. Las personas con una alta autoestima se relacionan desde la igualdad.

No es el caso de las personas narcisistas, que entienden las relaciones de forma jerárquica y donde ellas se encuentran en una posición de dominación. Para los narcisistas los demás son instrumentos (cuando no víctimas) para reafirmarse a sí mismos a través de la desvalorización y el menosprecio.

+ Diferencias en la relación con uno mismo

En la relación con uno mismo también encontramos una gran diferencia entre autoestima alta y narcisismo. Una persona con autoestima alta se enfrenta a su forma de ser desde una perspectiva realista y también compasiva. Es consciente de sus virtudes y capacidades, pero también de sus puntos débiles, de sus errores y de sus limitaciones. Se acepta tal y como es y trata de mejorar aquellas cosas que no le convencen demasiado, sobre todo si están perjudicando a los demás. En definitiva, la persona con autoestima alta se aprueba por sí misma, no le hace falta nadie para valorarse.

Por el contrario, el narcisista busca la aprobación de los demás porque es a través de ellos que se reafirma. Pero no solo pretende ser el centro de atención, sino también el centro de admiración. Un narcisista tiene una visión poco realista de sí mismo, una visión exagerada que llega a los delirios de grandeza y, por supuesto, no hay nadie que pueda estar a su altura. Y esto es importante, porque el narcisista se aprueba a sí mismo y con nota pero a costa de negar a los demás.

Diferencias entre narcisismo y autoestima alta

¿Cuál es el origen del narcisismo?

Un estudio de Manuel Villegas y Pilar Mallor (El Narcisismo y sus modalidades) para la revista Psicoterapia define el narcisismo como "un patrón general de grandiosidad (en la imaginación o en el comportamiento), una necesidad de admiración y una falta de empatía que empieza en la edad adulta y se da en diversos contextos", pero ¿cómo surgió realmente este comportamiento o actitud?

Todo esto empezó, según la mitología griega, con un hombre de carne y hueso pero de una belleza propia de los dioses. Las mujeres le perseguían, pero él rechazaba a todas con arrogancia y desdén. Él se sabía el mejor y no había mujer merecedora de semejante regalo. Esto pensaba Narciso de sí mismo sin siquiera haberse visto alguna vez porque cuando lo hizo...¡ay!

En época mitológica no había espejos (no sé si habías caído en eso). Y una tarde estaba Narciso paseando por el bosque cuando se acercó a un estanque para beber. Al agacharse y ver su reflejo, descubrió tanta belleza que se enamoró de sí mismo y quiso acercarse más a él. Te puedes imaginar cómo acabó esta historia. Porque al querer acercarse a su reflejo en el agua, cayó al estanque y se ahogó. Buen final para cualquier narcisista, ¿verdad?

El peligro de los narcisistas (y cómo reconocerlos)

Pero no vayamos a pensar que estamos ante un asunto de poca importancia. El narcisismo es un peligro porque puede destrozar tu vida. Hombres y mujeres, pero especialmente mujeres, ven cómo su vida se desmorona al mismo tiempo que su salud mental por haber tenido la mala suerte de toparse con un narcisista en su vida. El narcisista hace de la manipulación un arte, un arte maquiavélico que en muchos casos llega a la violencia psicológica.

Atenta. Porque a todos nos gusta estar cerca de una persona segura de sí misma, fuerte y confiada. Una persona así puede ser una persona con una autoestima alta y su influencia puede llegar a ser muy positiva. Pero, ¿qué pasa cuando toda esa seguridad es fachada? ¿Qué pasa cuando para mostrar esa seguridad recurre al desgaste de la persona que está a su lado? Sabrás que estás con un narcisista cuando te encuentres desorientada, confundida o agotada en la relación sin tener una prueba concreta de lo que está pasando.

Los narcisistas juegan con la confusión y la incertidumbre reduciendo a su víctima (porque son víctimas) a un estado cercano al delirio. No es raro que los narcisistas utilicen la técnica del gasligthting o hacerte creer que estás loca. La depresión y la ansiedad te esperan a la vuelta de la esquina si alguna vez te topas con un narcisista. ¿Se les puede reconocer a tiempo?

Es difícil, porque manejan muy bien las apariencias, pero presta atención a estas características.

+ Se cree mejor que los demás. Él se siente un rayo de luz y de genialidad en medio de un mundo de mediocridad.

+ Es como un camaleón que se adapta a cada circunstancia. Muy capaz de mostrarse encantador en un lugar y de una crueldad extrema en otro.

+ Carece de empatía y de compasión. Y va más allá, no sabe lo que es el sentimiento de culpabilidad y responsabilizará a la persona que esté a su lado de absolutamente todo.

+ Es manipulador y mentiroso. Como necesita tener el control de lo que sucede a su alrededor, no duda en mentir y engañar para situar a sus víctimas en el lugar que él quiere.

+ No lleva bien las críticas, no es capaz de alegrarse de los éxitos de los demás y se muestra como una persona dura e invulnerable.

Estas características te pueden servir de guía para reconocer a un narcisista. Pero si alguna vez estás dudando acerca de si esa persona tiene una alta autoestima o es narcisista, recuerda que las personas con autoestima alta son personas vitamina que transmiten vibraciones positivas. Así que déjate llevar por tu intuición.

Puedes leer más artículos similares a Autoestima alta o narcisismo: importantes diferencias que los separan, en la categoría de Autoestima en Diario Femenino.