Teoría del Yin y el Yang: ¿cómo puede ayudarte psicológicamente?

Todo sobre la filosofía de vida más equilibrada

¿Inteligencia o emoción? ¿Dulce o salado? ¿Blanco o negro? Hoy en día todavía existen dualidades muy marcadas en algunas personas y, en lugar de desaparecer, parece que van creciendo dividiendo a las personas según sus gustos y clasificándolas como si esto fuera una especie de etiqueta de presentación. 

Incluso insistimos en colocar estas dicotomías en nosotros mismos: si nos inclinamos por una cosa no podemos si quiera acercarnos a su contrario. ¿Por qué no? ¿Qué debemos obedecer para ser así? Las dualidades siempre están presentes en cualquier aspecto de nuestra cotidianidad y es por eso que debemos aceptarlas y respetarlas, sin importar si estamos en un lado de la balanza o no practiquemos ninguna. Y es en esto donde entra en juego la famosa teoría del Yin y el Yang

¿No sabes en qué consiste esta teoría? ¿Cómo puede ayudarte psicológicamente este equilibrio a tu salud mental? En Diario Femenino te contamos todo lo que debes conocer sobre esta antigua creencia asiática que puede enseñarte mucho más de lo que crees. 

¿En qué consiste la teoría del Yin y Yang?

La teoría del Yin y el Yang es una creencia milenaria originaria de las tierras orientales de China, y tiene como base el pensamiento de que todo el universo se encuentra compuesto por diferentes elementos y sus opuestos para mantener todo en un equilibrio perfecto. Representa, a su vez, el concepto de la armonía ya que estas dualidades, a pesar de ser contrarias, son necesarias la una a la otra para complementarse.

Esta teoría forma parte de la antigua corriente Taoísta, planteada por el filósofo Laozi, conocido también como Lao-Tse. Él siempre hablaba sobre la importancia de promover la sencillez, la prudencia y la serenidad para tener una vida estable, una enseñanza que ha traspasado la barrera del tiempo y que aún sigue muy presente. 

El poder del Yin y Yang dentro de nosotros mismos

Una de las sugerencias de la teoría del Yin y el Yang es la influencia que este equilibrio universal tiene en cada uno de nosotros. Este concepto habla sobre cómo las personas vienen a este mundo como un ser completo, pero que constantemente es visto como rasgos individuales. Características como las cualidades, habilidades y aptitudes que nos hacen ser personas poderosas, aunque solo las vemos como peculiaridades de nuestra personalidad. 

Si bien estos rasgos se encuentran en conflicto debido a sus múltiples y diversas capacidades, cuando hacemos que trabajen en pro hacia un mismo objetivo, se complementan entre sí, como si fuesen piezas de un rompecabezas para dar una imagen clara. Es ahí cuando entendemos que no somos  'personas contrarias a nuestra personalidad emergente' sino que por una fracción de tiempo, nos hemos aceptado por completo.

La teoría de Lao-Tse nos aclara un poco entonces la razón de por qué a veces actuamos tan diferente a nuestros gustos o podemos vivir completamente tranquilos con las dos partes de algo. Por ejemplo: podemos ser personas activas y tener nuestra tarde para no hacer nada, despertarnos con alegría y sentir tristeza por las tardes, preferir la soledad pero al mismo tiempo trabajar muy bien en equipo o tener gustos algo rudos y ser personas muy tiernas.

No es que tengamos dos personalidades o no sepamos decidir, sino que somos seres que podemos encontrar complementar las mitades o los fragmentos de algo para volverlo uno solo. Solamente que lo hacemos a un nivel más introspectivo.

El camino de la transformación según el Yin y el Yang

El famoso escrito de Lao-Tse conocido como el 'Tao Te Ching' o el 'Camino de la virtud' en su traducción etimológica, nos habla de cómo la vida es una constante transformación y que el aceptar estas transformaciones como un proceso natural de adaptación puede ayudar a mantener un camino estable en la vida.

Habla además de cómo desviarse de este camino puede traer consecuencias negativas como el resentimiento, el estancamiento y la afloración de sentimientos oscuros que lleven a una vida tormentosa.

El principio básico de este camino es el no alterar el flujo universal con deseos egoístas y necesidades propias. Podemos hacer uso de esta enseñanza y adaptarlo a la creencia de saber cómo llevar a cabo mis metas sin afectar el balance de mi vida. Después de todo, ¿de qué sirve tanta ambición si se vive en eterna infelicidad?

¿Cómo puede la teoría del Yin y el Yang ayudarnos psicológicamente?

Es posible relacionar esta teoría con las del existencialismo, el humanismo y la psicología positiva, en el sentido que todos tenemos la capacidad interna para mejorar y apreciar las cosas a nuestro alrededor, sin importar las circunstancias. Pero sobre todo, tenemos la capacidad de complementarnos y aceptar las diferencias como una parte de nuestro todo.

Hay que tener en cuenta que no existen motivos para no aceptar los cambios, pues estos no representan un estancamiento sino una forma de crecimiento para cualquier ámbito de nuestra vida. Y, sobre todo, para ayudarnos a convertirnos en personas íntegras y completas

La adaptación es una herramienta necesaria para todo ser humano, ¿te imaginas no poder avanzar en nada solo porque no te acomodas a una situación? Quedarías estancada en el jardín de infancia. La adaptación nos permite analizar el entorno y adueñarnos de ciertos elementos para encajar y destacar en este de forma positiva, nutritiva y satisfactoria para nosotros.

Reflexiones importantes sobre el Yin y el Yang de Lao-Tse

+ Felicidad

El filósofo decía que la felicidad no puede medirse por las posesiones que uno tiene consigo pues nos quedaremos encadenados al materialismo y a la necesidad de tener más, en lugar de apreciar lo que ya tenemos o perderemos el significado de las cosas sencillas.

+ Transigencia

Siempre hay que ser flexibles pues el mundo está en constante dinamismo y por ende, en eterno cambio. Si bien, la firmeza es un rasgo necesario y apreciado, el 'volvernos cuadrados' y rígidos no nos permite encajar dentro del fluir de la vida y por tanto, podemos perder múltiples oportunidades.

+ Amor

Amar y ser amado es una reflexión importante de Lao-Tse, pues él creía firmemente que amar era sinónimo de fuerza y vitalidad. Además se convierte en un combustible para seguir adelante y conseguir las metas que nos proponemos al ser amado, mientras que amar nos da el coraje de enfrentar cualquier obstáculo y de tomar decisiones que pueden causar miedo.   

+ Frustración

La frustración para el filósofo era el resultado del deseo y para los orientales esta ambición humana era sinónimo de desdicha. Por ello preferían antes renunciar a sus ambiciones y fluir con el universo. Podemos ver que muchas personas una vez cumplida sus metas, se transforman en criaturas con una sed de poder infinita, amargadas, vacías que puede llevarlos al sufrimiento. Por eso hay que tener cuidado con los deseos que perseguimos y cómo lo hacemos, nunca olvidar de dónde venimos, las lecciones del pasado y no dejar de lado la humildad.

+ Evitar los conflictos

Los conflictos solo llevan a más problemas, ¿para qué tener enemigos si todos podemos llevarnos bien? Las diferencias de opiniones sirven para conocer distintos puntos de vista, aunque sean contrarios. Con trabajo y creatividad es posible complementarlos para crear una visión nueva, en lugar de ser motivo constante de guerras. Para el filósofo, la mejor forma de ganar una guerra es justamente previniéndola. 

En general, la teoría del Yin y el Yang y las enseñanzas de Lao-Tse nos dejan varios mensajes importantes: abrazar nuestras diferencias, aceptar los cambios y ayudarnos mutuamente. La naturaleza nunca es estática y tampoco deberíamos ser así los humanos, pues nuestra intención siempre es crecer y mejorar. 

Puedes leer más artículos similares a Teoría del Yin y el Yang: ¿cómo puede ayudarte psicológicamente?, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: