Terapias posmodernas para pacientes actuales: beneficios psicológicos

Enfoques modernos vs enfoques tradicionales en Psicología

Adriana Méndez

Si vas al psicólogo o te has planteado alguna vez ir, es muy probable que hayas buscado los tipos de terapias que existen para escoger esa especialidad que piensas que se va a adaptar mejor a ti y a la solución de tu problema. Y también es muy probable que te hayas topado con los enfoques más utilizados por los psicólogos, tales como el conductismo, el psicoanálisis o el humanismo, pero ¿sabías que existen más enfoques a parte de los tradicionales? Se les conoce como enfoques o terapias posmodernas y se basan en una posición más social de la vida del paciente, en lugar de observarlo como un receptáculo de trastornos o conflictos internos.

En Diario Femenino te contamos cuáles son estas terapias posmodernas, cuáles son sus beneficios psicológicos y por qué son perfectas para pacientes actuales. Si quieres mejorar tu salud mental, ¡estas alternativas son una gran opción!

¿De qué se trata la psicoterapia posmoderna?

La terapia psicológica se convierte en una especie de asociación colaborativa, donde nos basamos en la información recabada de las experiencias, percepciones del mundo y las relaciones del paciente y se crea un diálogo o conservatorio para debatir los orígenes del problema y su resolución. De alguna forma, el terapeuta y el paciente se encuentran a la par, porque el último se convierte en un miembro activo.

No trabajamos sobre el paciente, sino que trabajamos con el pacienteAsí, la persona encuentra la confianza en su capacidad propia de describirse a sí mismo, a través de sus deseos y opiniones, llevándolo a hacerse consciente y encontrar sus propias soluciones. Tras encontrar los significados de su percepción hacia el mundo, cómo se acomodan o desacomodan con su vida y la forma en que puede redirigirlo para su beneficio.

El poder del habla en las terapias posmodernas

La esencia misma de las terapias posmodernas es el diálogo. Los teóricos de este enfoque, como Foucalt, Rogers o Epson creían firmemente que, a través de las conversaciones, los pacientes podían otorgarle un significado a su realidad y transformarla. Después de todo, la mejor manera de sacar todos los conflictos internos es llevarlo al exterior, ya que es allí donde nos desarrollamos.

Es por ello que el perfil de la persona no es solo sus pensamientos, sino su relación con su entorno, sus creencias y su influencia cultural, pues todos estamos inherentes a los mismos. Cada persona tiene su propia realidad, su propia voz en el mundo y el trabajo en terapia es hacer que se escuche y se proyecte.

Beneficios de las terapias posmodernas

+ Es más abierta, en el sentido de que el paciente es parte del proceso terapéutico en lugar de esperar a que el psicólogo lo resuelva todo desde su experiencia.

+ La persona puede encontrar un nuevo estilo de vida y adquirir confianza en su papel en la sociedad, no solo se limita a resolver los conflictos internos.

+ Como es un ambiente más dinámico, el cliente se encuentra más relajado y menos ansioso, lo que hace que se desarrolle mejor la intervención psicológica.

+ De igual manera, el papel del psicólogo cambia por completo, deja de ser una autoridad inquisitiva y se transforma en un socio para el paciente con el que puede trabajar.

+ Es una terapia ideal para las personas que han tenido experiencias difíciles con los enfoques tradicionales, pero quieren seguir con el trabajo terapéutico. 

¿Cuáles son los enfoques terapéuticos posmodernos?

+ Terapia Narrativa

Podemos decir que es la más arraigada a la esencia del enfoque posmoderno, ya que se basa en la narrativa o el discurso del cliente para llevar el rumbo de la terapia. Se utiliza además la historia del paciente, descripciones, asociaciones, representaciones y recursos literarios como método de intervención.

+ Terapia centrada en el paciente

En este enfoque, el psicólogo se desliga de alguna forma de su papel de experto (en el sentido de que se deja de considerar como alguien que lo sabe todo sobre los problemas humanos) y se lleva al cliente a hacerse consciente de su capacidad propia de auto-resolución a sus conflictos, lo cuál lo ayudará en el futuro.

+ Terapia Colaborativa

Es la mejor expresión del papel de socio que el psicólogo realiza junto al cliente. La intervención se convierte en un espacio de diálogo donde se analizan, cuestionan y transforman los conceptos que tiene el cliente sobre la sociedad (refiérase a su entorno de desarrollo).

+ Terapia Construccionista

Esta terapia nace de la teoría construccionista del aprendizaje, donde los estudiantes tienen la posibilidad de construir su propio conocimiento. En psicoterapia, las experiencias personales están aunadas a la realidad social de cada persona y, por ello, pueden otorgarle significados y construir sus soluciones, pero sobre todo construirse como individuos siguiendo estos principios. 

+ Terapia Constructivista

Se basa en fortalecer al paciente y hacerlo capaz de enfrentar el mundo con sus propios recursos, encontrando y refinando sus competencias propias, hacerle consciente de que eso que lo distingue es su punto fuerte en la sociedad. No se trata de dejar a un lado los problemas, sino de cambiar su percepción sobre estos, transformándolos en retos de donde se obtiene un aprendizaje para mejorar.

¿Y tú? ¿Eres un paciente moderno y actual para estas terapias posmodernas? ¿Cuál de ellas crees que se adapta mejor a ti? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Puedes leer más artículos similares a Terapias posmodernas para pacientes actuales: beneficios psicológicos, en la categoría de Terapias en Diario Femenino.