Así influye tu familia en tu autoestima: ¿la refuerzan o la merman?

Tus padres son los encargados de darle forma a tu autoconcepto

Tamara Sánchez

Los primeros años de nuestras vidas son fundamentales para la construcción de nuestra autoestima la cual estará plenamente influenciada por aquellas personas que tengamos a nuestro alrededor, por esos pilares fundamentales que nos crían y nos educan, es decir, por nuestra familia. Tíos, abuelos, primos… Todos ellos dejan su granito de arena en el concepto que tenemos sobre nosotros mismos, pero, sobre todo, hay dos personas que tienen el mayor peso en esa valoración: nuestro padre y nuestra madre.

¿Cómo ha influido tu familia en tu autoestima? ¿La han reforzado o lo han mermado? ¿Qué errores pueden cometer los padres que debilitan la autoestima de sus hijos? Y lo más importante, ¿qué hacer si tus padres han destruido tu autoestima? De todo esto hablamos con la psicóloga Beatriz González.

¿Cuánto puede influir nuestra familia en el desarrollo de nuestra autoestima?

Mucho. Esa es la respuesta que nos da Beatriz cuando le hacemos esta pregunta. Y es que puede que una persona haya crecido en un ambiente estable y feliz en el que sus padres se han esforzado por dotar de inteligencia emocional a sus hijos. Y con esta inteligencia emocional nos referimos a criar a alguien sin miedos, con confianza en sí mismo y con mensajes positivos. Alguien que se ha desarrollado en este tipo de entorno será, sin duda, una persona con una autoestima muy alta.

Sin embargo, también puede ocurrir el caso contrario. Alguien que no ha crecido con ese refuerzo de la personalidad, alguien que ha recibido multitud de mensajes negativos a lo largo de su vida. "Los mensajes negativos son los que más negativamente afectan a la autoestima. Mensajes del tipo: qué inútil eres, no puedes ser tan débil, todo lo haces mal, lo que has hecho no es suficiente", comenta la psicóloga Beatriz.

Este tipo de personas, probablemente, cuando lleguen a su etapa adulta (porque la autoestima se construye fundamentalmente en la niñez y en la adolescencia) serán personas inseguras, que se sientan culpables por absolutamente todo y con una autoestima tremendamente baja. Pueden llegar incluso a tener problemas para relacionarse con los demás o para conseguir trabajo, por ejemplo.

Qué hacer si tu familia ha mermado tu autoestima

Cuando nos encontramos ante una familia tóxica que ha mermado la autoestima de sus hijos, la mejor solución es alejarse o reducir el contacto. Y si la familia es muy tóxica no quedará otro remedio que cortar relaciones, por más que duela.

Una vez que te hayas alejado del foco principal que destruye tu autoestima, tendrás que hacer un esfuerzo enorme por reconstruirla. ¿Cómo? "Acudir a un profesional de la psicología para reponer todo ese daño que ha sido causado en la autoestima a lo largo de la vida es fundamental", recomienda Beatriz.

Pequeñas cosas que puedes hacer para ir reconstruyendo tu autoestima poco a poco

+ Deja de machacarte: no restes importancia a las cosas que saber hacer bien y no te martirices por aquellas que te salen mal.

+ Piensa en positivo: cambiar de mentalidad, de perspectiva y de pensamientos es fundamental. Cambia ese "no voy a ser capaz" por un "me va a ir bien seguro".

+ Ponte metas realistas: poco a poco puedes aumentar tus objetivos. Si fracasas, no te culpes, saca la lección positiva que te llevas de tus errores.

+ No te compares: cada persona es diferente y tú eres único en este mundo.

+ Dedícate tiempo de calidad: invierte tu tiempo libre en todas esas cosas que realmente te hagan feliz.

+ Sé tu prioridad: quiérete más que a nadie en este mundo. Son así podrás querer a los demás y construir relaciones saludables a tu alrededor.

Puedes leer más artículos similares a Así influye tu familia en tu autoestima: ¿la refuerzan o la merman?, en la categoría de Autoestima en Diario Femenino.