Dinámicas de autoestima para adultos: métodos para quererte más (y mejor)

Ejercicios que te ayudarán a valorarte como mereces

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuando hablamos de autoestima solemos hacerlo en términos absolutos: tengo la autoestima baja o tengo la autoestima alta. Pero esta situación varía según las circunstancias que vamos viviendo, porque la autoestima no es algo estático que se mantenga siempre en el mismo nivel. Y como nos interesa vivir cómodas en nuestra propia piel, de vez en cuando tenemos que hacer ejercicios o dinámicas de autoestima para adultos. Así la mejoramos y la reforzamos. En Diario Femenino te mostramos algunos métodos para quererte más y, sobre todo, mejor.

La importancia de una buena autoestima

La autoestima merece toda nuestra atención porque no solo se trata de querernos más a nosotras mismas, sino que nos capacita para afrontar los problemas y los obstáculos de una forma más resolutiva. Por si fuera poco, tener una buena autoestima nos ayuda a ser más felices. ¿Cómo íbamos a descuidarla?

Pero como ya te habrás dado cuenta, no siempre tienes la autoestima en los niveles adecuados. A veces, la vida sopla con fuerza y amenaza con destruir hasta tus cimientos. En esos momentos, te sientes una persona insegura, no confías en ti misma ni en tus capacidades, cargas con los errores del pasado, te sientes culpable y no te atreves a tomar decisiones por miedo a equivocarte. Es el momento de ejercitar la autoestima.

5 ejercicios de autoestima ideales para adultos

La suerte es que puedes mejorar la visión que tienes de ti misma gracias a algunos ejercicios para mejorar la autoestima. Las dinámicas de autoestima no son solo para los adolescentes o niños, también las hay para adultos y funcionan muy bien a la hora de mejorarla y fortalecerla. ¿Te apuntas?

1 Carta a tu yo del pasado

La escritura es un método terapéutico de lo más útil en muchos trastornos emocionales y también ayuda a mejorar la autoestima. Este ejercicio propone escribir una carta a tu yo del pasado y puedes centrarte en una etapa concreta como la infancia, la adolescencia o los primeros años de la juventud. Pero, ¿qué vas a escribir en esa carta? Lo que tú quieras.

Lo que tú quieras escribir estará bien siempre y cuando lo hagas como si fueras tu mejor amiga. Recuérdale a tu yo del pasado aquellas cosas positivas, lo bien que hizo esto o lo otro. Agradece a tu yo del pasado por todo el esfuerzo durante este camino que te ha llevado a ser tú misma. Y sobre todo, escribe desde el cariño, desde el reconocimiento, desde el refuerzo positivo, desde la compasión y desde la empatía.

2 La técnica del espejo

La técnica del espejo es una de las más utilizadas en las dinámicas de autoestima, tanto para jóvenes como para adultos. ¿Cuántas veces te miras al espejo sin observarte realmente? Este ejercicio propone que te mires al espejo de forma consciente al menos una vez al día para conectar con tu interior, con tu esencia.

Te pones frente al espejo y te miras. ¿Qué ves? Esa persona se merece una sonrisa tuya, para empezar, se merece una mirada compasiva que perdone sus errores y se merece palabras amables y de apoyo. Imagínate que estás mirando a una amiga que necesita consuelo y comprensión, solo que esta vez te estás mirando a ti misma.

3 Tiempo para hacer lo que verdaderamente te gusta

Entendemos que tu agenda estará repleta de obligaciones, pero tienes que reservar un hueco para ti misma. Y no te lo tomes como una obligación, sino como una necesidad y como una inversión para tu bienestar. Reserva un tiempo, al día o a la semana para estar contigo misma a solas, para pensar en lo que te gusta, para soñar despierta, para imaginar tu futuro ideal.

Pero también para hacer las cosas que más te gustan. Pintura, escritura, redecorar la casa, plantar un huerto, reparar muebles viejos, encuadernar, hacer collages de fotos... Cualquier cosa que te interese de verdad, cualquier cosa que te apasione de verdad. Porque es en las cosas que te gusta hacer en donde puedes comprobar lo buena que eres, lo capaz que eres.

4 Refuerzo positivo con premio

Nos sobran críticas y nos falta reconocimiento, así que será mejor que no lo dejemos en manos de los demás. Puede que tu jefe no te felicite por ese proyecto que ha salido tan bien y que te ha llevado tantas horas de esfuerzo, pero puedes felicitarte tú misma, reconoce tu mérito y regálate un premio. Lo que sea, desde un helado hasta un viaje dependiendo de la situación.

O cuando consigues ir a ese examen que te daba tanto miedo, o cuando pensabas que no lo ibas a poder hacer y lo has hecho. Sea lo que sea, reconoce tu audacia, tu esfuerzo, tu constancia y tu valía con un premio. Una tarta, un espectáculo, un concierto, una tarde en blanco sin hacer absolutamente nada...

5 Decálogo de virtudes

¿Cuántas veces te has parado a reconocer tus virtudes y fortalezas? Porque seguro que tu diálogo interno se basa en la crítica, en el reproche hacia ti misma. Seguro que señala más los errores que los aciertos. ¿O es que no aciertas nunca? No es posible, así que busca y escribe.

Escribe una lista de 10 cosas que te gustan de ti. O de las veces que lo has hecho bien. O de las características positivas que te señala la gente que te quiere (aunque tú no te las creas). Comienza por buscar 10 virtudes o fortalezas, no tienes que hacerlo en el mismo día. Pero llega hasta 10 y verás como encuentras muchas más.

Todo lo que abarca la autoestima

Estos ejercicios te ayudarán a mejorar la autoestima cuando no está en su mejor momento. No lo dejes pasar, porque este concepto de autoestima que no es tangible y que a veces nos parece algo abstracto es lo más importante que tenemos en la vida. ¿Sabes todo lo que implica la autoestima?

+ Autorespeto. Gracias al autorespeto eres capaz de tratarte bien, de saber lo que te mereces y lo que no. Y al mismo tiempo... si tú te tratas bien, no dejarás que nadie haga lo contrario contigo.

+ Autoconcepto. ¿Te pasa que a veces no te reconoces a ti misma? Es porque no terminas de verte con objetividad y para hacerlo necesitas un buen autoconcepto. Que sí, que cometes muchos errores, como todos, pero mira el siguiente punto.

+ Autoaceptación. Aceptarte a ti misma, para bien y para mal, con tus aciertos y con tus errores, con tus defectos y con tus virtudes. Aceptar que eres humana, que te equivocas y que tienes todo el derecho a hacerlo.

+ Autoconocimiento. ¿Te conoces bien a ti misma? Tal vez necesitas hacer un ejercicio de introspección para llegar a ese autoconocimiento, para saber cuáles son tus puntos fuertes y apoyarte en ellos en lugar de basar tu vida en tus debilidades.

Estos son los cuatro pilares en los que se basa la autoestima de una persona. Gracias a ellos llegarás a ese punto en el que te conoces, te respetas, te aceptas y te valoras. Gracias a ellos, también, lograrás perdonarte y amarte, perdonar a los demás y amar a los demás. Así que no esperes más porque hay una vida significativa para ti y no está ahí fuera, sino que la encuentras dentro de ti. Observa y verás la magia.

Puedes leer más artículos similares a Dinámicas de autoestima para adultos: métodos para quererte más (y mejor), en la categoría de Autoestima en Diario Femenino.