¿Te quedas en casa el finde? Así es el nesting y sus (geniales) beneficios

No tener planes, no salir: el secreto para mejorar tu salud mental

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

A estas alturas ya no deberíamos asustarnos de los anglicismos que rigen nuestra vida, porque los encontramos en todos los ámbitos. Algunos los acogemos con recelo y otros los aceptamos como viejos conocidos, como el nesting, una tendencia que dicen que está de moda pero que lleva practicándose desde que el mundo es mundo. ¿Te quedas en casa este fin de semana? Descubre los maravillosos beneficios del nesting para la salud.

Qué es el nesting

No nos vamos a embarcar en traducciones más o menos literales porque el caso es que el nesting es, ni más ni menos, que quedarse en casa. Se trata de una tendencia, de una moda que está arrasando entre millennials y mayores, unas veces por obligación y otras por devoción. Pero independientemente de los motivos que te lleven a quedarte en casa este fin de semana, resulta que tu opción tiene muchos beneficios para la salud.

Alrededor del nesting se está gestando toda una teoría social y antropológica. ¿Cómo es eso de pasarse el fin de semana sin salir de casa? Tal vez esta práctica comenzó por problemas económicos, pero se le ha dado un giro positivo y ahora se está convirtiendo en todo un fenómeno social. Razones no le faltan, porque el nesting puede llegar a ser tu mejor aliado para mejorar tu calidad de vida.

Vivimos a un ritmo frenético, con horarios imposibles y con imposiciones sociales que se nos están yendo de las manos. A la jornada laboral, a las obligaciones domésticas y al resto de compromisos ineludibles, le vamos sumando actividades que ocupan nuestra agenda no solo entre semana, sino también el fin de semana. Porque no paramos ni un segundo.

Llegamos agotados al viernes, pero que el cansancio no nos frene en nuestra frenética actividad. Y, por eso, hacemos infinitos planes en pareja, en familia o con los amigos. Ir al cine, salir a cenar, comer con la familia, ver un espectáculo, acudir a una exposición, llevar a los niños a una excursión, hacer una escapada cultural, tomar unas copas con los amigos, salir a bailar o recorrerte toda la ciudad para probar la delicia gastronómica de moda. No nos olvidemos de subir todos nuestros pasos a las redes sociales.

Es como si tuviéramos miedo a perdernos alguna actividad social y llegamos al lunes más cansados todavía pero con la satisfacción de haber aprovechado al máximo nuestro tiempo. ¿Y no será que en lugar de aprovechar el tiempo lo estamos exprimiendo? ¿Y no será que nos llenamos de actividades para huir de nosotros mismos? La pregunta queda en el aire.

Beneficios de no salir el fin de semana para la salud

Y las personas que en su día se hicieron esa pregunta decidieron que era el momento de darse un respiro, de desconectar, de descansar aunque solo sea para recargarse de energía y volver a la vida social con más fuerza que nunca. Y así descubrieron algunos lo que otros venían haciendo desde hace mucho tiempo ya: el nesting o el arte de quedarse en casa sin salir el fin de semana.

Lo que no podemos negar es que el nesting tiene una gran cantidad de beneficios para la salud (sobre todo para la mental), aparte de la evidente ventaja económica. En casa gastarás menos dinero, eso seguro. Pero además:

+ El nesting reduce el estrés y la ansiedad. Quedarse en casa, solos, en pareja o invitar a unos amigos hace que nos tomemos el fin de semana con más calma, con menos prisa. Es una forma de compensar que vivimos a la carrera durante toda la semana.

+ Al eliminar los planes, compromisos y eventos del fin de semana lo que hacemos es equilibrar la energía, recuperar toda esa energía gastada en la semana y recargar las pilas. Porque ya sabemos que descansar es la clave para estar más enérgico.

+ Un descanso de la vida social, una desconexión de las redes sociales y una reducción de las obligaciones nos ayuda a encontrar el equilibrio emocional. ¿Cómo vamos a encontrarlo si no le dedicamos ni un segundo a esa búsqueda?

+ El nesting mejora la autoestima y nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos. La mayor muestra de amor propio es dedicarnos tiempo, mimarnos, cuidarnos, hacer las cosas que más nos gustan.

+ Quedarnos en casa nos permite estar a solas con nuestros pensamientos, aclararlos, reorganizar prioridades, encontrar nuevos objetivos vitales, entender el mundo... Todas esas cosas que tanto necesitamos y que solo podemos conseguir con unos momentos de reflexión.

+ El nesting además mejora las relaciones de todo tipo. Fortalece los vínculos familiares al pasar un tiempo de descanso y relax con los nuestros, mejora las relaciones sociales cuando invitamos a uno de estos retiros a nuestros amigos y, ojo, que también puede fortalecer la relación de pareja porque, ¿quién tiene tiempo para el amor durante la semana?

Cómo practicar el nesting sin miedo a aburrirse

Para obtener todos los beneficios del nesting no hace falta quedarse todos los fines de semana en casa ni que te conviertas en un ermitaño que se olvide de su vida social. Y tal vez te preguntes, ¿pero qué hago todo el fin de semana encerrado en casa? Pues lo cierto es que puedes hacer muchas cosas o puedes no hacer nada, lo que importa es que sea un fin de semana en el que no hagas planes y no tengas prisa.

Sin planes y sin prisa, esa la clave para que disfrutes de un fin de semana relajado haciendo pasteles, jugando a juegos tradicionales con tus hijos, cuidando las plantas, redecorando la casa, leer un par de novelas, darte un baño de espuma, mirar las nubes... Sin obligaciones, sin la tiranía del reloj. Puedes dejarlo cuando quieras o cuando te canses, porque hoy no tienes obligaciones.

¿Que te gusta tirarte en el sofá y no hacer absolutamente nada? Pues perfecto, porque hacer nada es una de las claves del bienestar. No tengas miedo a aburrirte, que el aburrimiento regenera el cerebro, te da un respiro de la vida cotidiana y reduce el estrés. Y, por si fuera poco y no puedes olvidarte ni un segundo del aspecto utilitario, el aburrimiento también es creativo. Tal vez en ese sábado en blanco descubras un objetivo vital importante.

Nos cuentan los expertos que para que el nesting funcione tienes que tener la casa ordenada y limpia, así que tendrás que ocuparte de las tareas domésticas entre semana. También es importante desconectar de la tecnología al máximo, lo que no deja de ser una mala noticia si pensabas aprovechar tu fin de semana de nesting para ponerte al día con tus series favoritas.

¿Cuánto tiempo podrás pasar contigo mismo sin abrir tus redes sociales? Tómatelo como un reto, si quieres. Pero un reto flojito, que lo importante del nesting es hacer lo que más te gusta aunque eso implique no hacer nada. Y sí, puedes invitar a unos cuantos amigos, preparar una cena en compañía y compartir unas risas. Y sí, también puedes aprovechar el encierro para acercarte más a tu pareja y descubriros el uno al otro.

¿Y tú? ¿Te animas a practicar el nesting? ¡Atrévete a quedarte en casa este fin de semana!

Puedes leer más artículos similares a ¿Te quedas en casa el finde? Así es el nesting y sus (geniales) beneficios, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.