Escolequifobia: causas y tratamiento del miedo a los gusanos

El terrible pánico que te puede producir un insecto

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

No hay que confundir repulsión o rechazo con fobia, algo que ocurre a veces en el caso de la escolequifobia o el miedo a los gusanos. Estamos ante un trastorno fóbico hacia un animal que nos puede parecer bastante normal y que no resulta muy limitante ni disfuncional, ya que no es frecuente encontrarte con gusanos. Pero eso no quiere decir que no haya que tratarlo. Te contamos más sobre la escolequifobia en nuestro diccionario de fobias.

Qué es la escolequifobia

La escolequifobia es el miedo a los gusanos. Es cierto que se trata de unos animales que no tendrías como mascota y que cuanto más lejos los tengas, mejor. Es cierto que es frecuente sentir cierta repulsión ante la presencia de gusanos, pero la aversión y el rechazo no es un trastorno fóbico.

Las personas que sufren escolequifobia sienten pánico hacia estos animales porque los perciben como un peligro. El origen de ese miedo tiene cierta lógica, ya que los gusanos se encuentran muchas veces en la comida en mal estado o en zonas donde hay mucha basura. Contaminación, bacterias o enfermedades pueden ser las principales razones de ese miedo.

Síntomas de la escolequifobia

¿Qué le ocurre a una persona con escolequifobia? Que experimenta todos los síntomas de la ansiedad. Desde ese nerviosismo inicial o inquietud cuando el cuerpo se activa frente al peligro hasta el ataque de pánico, pasando por mareos, dificultad para respirar, palpitaciones, hormigueo o sensación de irrealidad. ¿Todo esto por un gusano?

Todo esto por un trastorno fóbico que aunque no sea muy limitante hay que tratar. Es cierto que tu vida social no se verá reducida si sufres escolequifobia, ya que tampoco es frecuente encontrarte con gusanos en tu día a día. Tampoco se resentirá tu rendimiento laboral ni tu relación de pareja como ocurre con otras fobias, pero la presencia de una fobia trae consecuencias a nivel psíquico que hay que reparar cuanto antes.

Porque, ¿qué piensa una persona que sufre esta fobia? Esa persona sabe que su miedo a los gusanos es irracional y desmedido. Y le encantaría no tener que evitar situaciones como una salida al campo por no encontrarse con estos animales. En el fondo sabe que algo ocurre en su mente para sentir ese pánico a unos animales que en realidad son inofensivos.

Causas de la escolequifobia

Muchas fobias encuentran su origen en la infancia o en el pasado de la persona que las sufre. Vivir una situación traumática que provocó una gran carga emocional negativa en la que hubiera presencia de gusanos es suficiente para desarrollar este terror desmedido y estas reacciones que a los demás pueden parecer exageradas.

¿Se pueden evitar los pensamientos negativos que generan los gusanos? Se puede hacer, pero con el tratamiento adecuado. Porque sufrir una fobia indica también un trastorno de ansiedad. En esta ocasión es miedo a los gusanos, pero la ansiedad desbordada multiplica los miedos, unos más específicos que otros, unos más irracionales que otros.

Tratamiento de la escolequifobia

Puedes vencer tu fobia con ayuda de la psicoterapia. No intentes hacerlo en casa por tus propios medios, porque los trastornos fóbicos esconden un trasfondo de pensamientos distorsionados e intrusivos que deben ser tratados por un profesional. Esos pensamientos que te llevan a ver peligro en los gusanos se pueden modificar poco a poco con la terapia cognitivo conductual.

Esta terapia, que se acompaña de técnicas de exposición gradual al estímulo que provoca la fobia te ayudará a transformar también la conducta de evitación. Y, por supuesto, las técnicas de relajación siempre se recomiendan para reducir el grado de ansiedad y nerviosismo.