Risoterapia: los maravillosos beneficios de la risa para la salud

La risa hace que tengas una mejor salud tanto física como emocional

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Hay momentos en la vida en los que el llanto y la tristeza le ganan la partida a la risa y a la alegría. Crisis, rupturas de pareja, pérdida de empleo, pandemias o enfermedades son los motivos más frecuentes que nos pueden dejar sumidos en la desesperanza. Y es sabido que el estado de ánimo influye y mucho en la salud física, por eso en Diario Femenino nos estamos preguntado si en medio de grandes dificultades es posible mejorar el estado de ánimo. La respuesta la encontramos en la risoterapia, una técnica que gana popularidad a medida que se van comprobando sus innumerables beneficios.

Qué es la risoterapia

Y, ¿qué es la risoterapia? No estamos hablando de una terapia psicológica al uso, aunque muchos psicólogos la utilizan como complemento en sus tratamientos. La risoterapia es una técnica basada precisamente en la risa para mejorar el estado de ánimo. Lo que la mayoría de las personas se preguntan es si forzar la risa o la alegría puede funcionar o es una mera cortina de humo para esconder las diferentes dolencias físicas y emocionales.

La práctica de la risoterapia nos responde que se trata de una técnica eficaz y muy beneficiosa. Por eso, proliferan los talleres de risoterapia asociados a centros médicos y en muchos hospitales hay ya animadores para que los pacientes utilicen la risa como un medicamento más pero sin efectos secundarios. En efecto, la risa cura, la risa sana y a veces hay que empujarla un poquito para que salga.

La risoterapia no se utiliza únicamente para mejorar la recuperación de los enfermos en los hospitales. Esta técnica, utilizada habitualmente, funciona a modo de prevención, especialmente de trastornos emocionales, de problemas de ansiedad y de depresión. Apuntarte a un taller de risoterapia es toda una inversión de futuro para ayudarte a mantener una buena salud física y emocional.

Los efectos de la risa en la salud

Si no estás del todo convencido, tal vez te ayude saber cómo funciona la risa en la salud, cómo actúa directamente en el organismo. Ya en su día, Sigmund Freud constató que la risa podía liberar al organismo de la energía negativa y hay que tener en cuenta que al reírnos no solo activamos unos 400 músculos faciales, sino que además se estimulan determinadas áreas del cerebro.

No nos vamos a enredar en términos científicos, pero para que nos hagamos una idea de cómo funciona la risa, podemos aclarar que al reír producimos todas esas sustancias de las que siempre oímos hablar cuando hablamos de depresión. Endorfinas, serotonina, dopamina… Todo ello contribuye a aliviar el dolor físico y también a relajar la tensión muscular y emocional. ¿Podemos pedirle más a la risa? Podemos, porque la risoterapia tiene innumerables beneficios para la salud.

Beneficios de la risoterapia

¿Por dónde empezamos a enumerar los beneficios de la risoterapia? Pues podemos empezar por el lado físico. La risa es un remedio de lo más eficaz contra el insomnio ya que, al proporcionarnos cierta tranquilidad, dormimos mejor y obtenemos una mayor calidad del sueño. Es un gran comienzo, porque dormir bien es la clave del bienestar.

Podemos seguir con los beneficios de la risoterapia para reforzar el sistema inmunitario y así prevenir todo tipo de infecciones y otras enfermedades. Cuanto más reímos, más se fortalece nuestro corazón, más se oxigena nuestra piel, por lo que se retrasa el envejecimiento. La risa también mejora la circulación, la respiración, facilita la digestión, reduce la presión arterial y, en los casos de dolor leve, actúa como analgésico.

Si los beneficios físicos son destacables, no lo son menos los beneficios psicológicos de la risoterapia. Reducir el estrés y aportar poco a poco una perspectiva de vida más positiva son los efectos mágicos de la risa. Algo tan sencillo que deberíamos practicar todos los días pero que tanto se nos olvida en los peores momentos. Y es en los peores momentos cuando más falta nos hace este recurso de la risa.

En una sesión de risoterapia, las preocupaciones y los tormentos desparecen, al menos por un momento. Es todo un alivio, ¿verdad? Pero es que además practicar esta técnica con asiduidad mejora la autoestima, promueve la creatividad, favorece la motivación y te ayuda a tener más confianza en ti mismo. Como ves, todos estos aspectos están muy relacionados con trastornos como la ansiedad y la depresión, por lo que te puedes imaginar que encuentras en la risoterapia uno de los mejores aliados para mejorar tu salud mental.

Cómo se practica la risoterapia: ejercicios graciosos y eficaces

Y después de tanta teoría, vamos a la práctica. ¿Probamos? La risoterapia es una técnica que se organiza en grupo, por eso podemos añadir a todos sus beneficios anteriores una mejora considerable de tu vida social, aportar diversión a tu día a día, hacer algo de ejercicio físico y, algo más valioso de lo que imaginas, perder el sentido del ridículo.

Una sesión de risoterapia suele comenzar con estiramientos para liberar la tensión muscular. Luego hay que ir promoviendo la comunicación entre el grupo para sentirte en confianza, crear complicidad y buen ambiente. Y a partir de ahí, hay que jugar, hay que divertirse, hay que volver a la infancia, dejarse la vergüenza en casa y hacer los ejercicios para acabar a carcajada limpia.

Entre los ejercicios más frecuentes de risoterapia se encuentra el del espejo, que además tiene la ventaja de que puedes repetirlo a solas en casa todas las veces que quieras. Te pones frente al espejo y te sonríes a ti mismo. Después comienzas a hacerte muecas, al principio con cautela, luego vas aumentando de intensidad hasta convertir tu rostro en un disparate. Muecas exageradas, expresiones inverosímiles que te harán preguntarte qué narices estás haciendo. Y con el resultado que veas en el espejo… No te va a quedar más remedio que reírte.

Las muecas también se utilizan en los talleres grupales de risoterapia colocándote frente a frente con otra persona. Una comienza a hacer muecas y la otra persona trata de imitarla. Este ejercicio puede resultarte previsible, ¿verdad? Y la verdad es que cada terapeuta tiene sus técnicas particulares, pero en todas las sesiones encontrarás más de un ejercicio que te sorprenderá y mucho.

Como cuando te indiquen que mientras estás tan tranquilo en casa haciendo tus labores, comiendo, cocinando, limpiando o viendo la televisión, de pronto sueltes una carcajada así sin venir a cuento. Si no vives solo, será mejor que adviertas a tu familia de que estás haciendo los deberes del taller de risoterapia, no vaya a ser que tomen medidas drásticas preocupados por tu salud mental.

Otro ejercicio de risoterapia frecuente es reírte utilizando las diferentes sílabas. Esta técnica también requiere una postura corporal diferente, de puntillas y con los brazos levantados. De esta guisa, tienes que reírte muy fuerte con la sílaba “ja” durante un minuto aproximadamente. Recupera tu postura normal, respira y vuelve a colocarte en la misma posición para seguir con la siguiente sílaba, “je”. Y así hasta que completes el “ja”, “je”, “ji”, “jo”, “ju”.

Estos son solo unos pocos ejemplos de los infinitos ejercicios que encontrarás en un taller de risoterapia pero ya te avanzamos que enseguida comprobarás que tienes más energía y que tus dosis de optimismo han aumentado tras una sesión de risas. Y la risa no es un medicamento que tengas que tomar con moderación, la risa no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios adversos.

 

Referencias bibliográficas:

  • Rafael Christian, Ramos José, Susanibar Carlos, Balarezo Gunther. Risoterapia: Un nuevo campo para los profesionales de la Salud. 2006; 17(2).
  • Padilla Horacio. La Risoterapia como Alternativa de Curación. 2006; 354(6).

Puedes leer más artículos similares a Risoterapia: los maravillosos beneficios de la risa para la salud, en la categoría de Terapias en Diario Femenino.