¿Tengo listeriosis? Precauciones MUY importantes para evitar su contagio

Qué es y cuáles son los síntomas y el tratamiento de esta infección alimentaria

Tamara Sánchez

La listeria es una bacteria capaz de colonizar cualquier tipo de comida. Se adapta muy bien a distintos ambientes y eso hace que pueda multiplicarse incluso en el interior de la nevera. Por este motivo, la listeria es una de las principales causantes de infecciones alimentarias en todo el mundo.

La mayor parte de las veces, una infección por listeria o listeriosis no provoca graves problemas de salud y sus consecuencia se quedan en una simple gastroenteritis. No obstante, si la persona contagiada tiene las defensas bajas (como en el caso de los ancianos o los bebés), está en periodo de gestación o presenta una enfermedad previa, el riesgo sí es bastante alto pudiendo llegar incluso a ser mortal.

En Diario Femenino te contamos todo sobre la listeriosis: qué es, cómo se contagia, cuáles son sus síntomas, cuál es su diagnóstico y tratamiento… Y además, te proporcionamos algunas precauciones muy importantes para prevenir su contagio. Toma nota de todo.

Qué es la listeriosis

Como te comentábamos, la listeriosis es la infección provocada por la listeria, una bacteria que se encuentra presente en animales salvajes y domésticos, en el agua e incluso en el suelo o en la tierra. Cuando una persona ingiere alimentos contaminados con esta bacteria, puede contraer la infección.

Por qué puede producirse un brote de listeriosis y cómo se contagia

Los brotes de listeriosis suelen extenderse por medio de la cadena de procesamiento de un alimento contaminado (a la hora de manipularlos o en la cadena de envasado, por ejemplo). De hecho, la mayoría de los casos están asociados con comidas preparadas. Esta bacteria no puede contagiarse ni transmitirse de persona a persona, sino que para contraerla se debe haber ingerido un alimento contaminado.

+ Las verduras puedes contaminarse a través de la tierra o del estiércol utilizado como fertilizante.

+ Los animales pueden ser portadores de la bacteria y, como consecuencia, contaminar carnes y productos lácteos.

+ Los alimentos procesados, como quesos frescos o carnes frías, pueden contaminarse tras su transformación

Grupos de riesgo

Aunque cualquier persona puede contraer listeriosis, existen ciertos grupos de riesgo más propensos a poder sufrir esta intoxicación alimentaria (y también más expuestos a padecer sus consecuencias más graves). Entre estos grupos de riesgo encontramos:

+ Personas de más de 50 años de edad.

+ Adultos con un sistema inmunitario débil o defensas muy bajas.

+ Fetos en desarrollo.

+ Bebés recién nacidos.

+ Mujeres embarazadas

Cómo saber si tienes listeriosis: los síntomas más comunes

Uno de los mayores problemas que presenta una infección alimentaria como la listeriosis es el tiempo que puede tardar la bacteria en hacer evidente su contagio en personas. Los síntomas pueden aparecer a los pocos días o incluso pueden pasar hasta 42 días desde que se come el alimento contaminado hasta que el afectado muestra los primeros signos de infección.

Además, se trata de una afección que en algunos pacientes (los que gozan de buena salud y un sistema inmunitario fuerte) puede pasar desapercibida presentando síntomas que pueden confundirse incluso con una gastroenteritis:

+ Fiebres o escalofríos.

+ Diarrea.

+ Náuseas.

+ Dolor de cabeza.

+ Molestias musculares.

No obstante, en los grupos de riesgo mencionados, estos síntomas pueden agravarse pudiendo incluso presentarse secuelas neurológicas o desembocar en enfermedades más graves como una neumonía o una meningitis. En los casos más graves y si no se diagnostica a tiempo, se puede llegar a la muerte.

Síntomas en bebés

En los bebés, por ejemplo, los síntomas de la listeriosis suelen hacer su aparición en los primeros días de vida y entre ellos podemos encontrar:

+ Inapetencia.

+ Dificultad para respirar.

+ Vómitos.

+ Salpullido.

+ Letargo (falta de energía, cansancio…)

+ En los recién nacidos, la listeriosis puede provocar infecciones sanguíneas y meningitis.

Síntomas en embarazadas

En el caso de las mujeres embarazadas, el riesgo de listeria es alto a partir del tercer trimestre pudiendo provocar partos prematuros, nacimientos de bebés con bajo peso e incluso abortos espontáneos y muertes fetales. Además, la embarazada sí puede transmitirle la infección al bebé. Los síntomas en periodo de gestación suelen confundirse con un cuadro de gripe siendo muy complicado su diagnóstico. Los más comunes son:

+ Fiebre no muy alta.

+ Mareo.

+ Dolor articular y muscular.

Síntomas en ancianos y adultos con sistema inmune débil

A las náuseas, la diarrea, la fiebre y el dolor de cabeza, pueden sumarse algunos otros síntomas como por ejemplo:

+ Confusión y problema de equilibrio.

+ Convulsiones.

+ Rigidez en el cuello.

Diagnóstico y tratamiento de la listeriosis

Si presentas algunos de los síntomas mencionados (y sobre todo si eres una persona de riesgo), es importante que acudas de inmediato al médico para que un profesional te haga las pruebas oportunas y pueda detectar a tiempo la infección. Normalmente, su diagnóstico se hace por medio de un análisis de sangre y el tratamiento habitual es la prescripción de antibióticos orales. El doctor también puede recetar medicamentos antipiréticos en aquellos casos en los que el paciente presenta fiebre alta.

Tanto la infección como el tratamiento pueden durar de cinco a siete días en los casos más leves pudiendo prolongarse a las dos semanas en las situaciones más graves.

Precauciones a tener MUY en cuenta para no contagiarte de listeria

Todavía no existe ninguna vacuna capaz de prevenir la listeriosis, por eso, tendrás que ser tú misma la que tome algunas precauciones para evitar su contagio. La mayor parte de las medidas son similares a las de otras enfermedades transmitidas por alimentos, como, por ejemplo, la salmonelosis. A continuación te dejamos 9 consejos importantes:

1 Lavarse muy bien las manos antes y después de manipular y preparar alimentos crudos, principalmente si has estado en contacto con animales. También deberás lavar muy bien los utensilios que utilices para cocinar, así como superficies y tablas de cortar.

2 La listeria aguanta bien el frío, pero no el calor. Por eso, es importante cocinar muy bien los alimentos (si es posible por encima de los 70 grados).

3 Preferiblemente, debes mantener el frigorífico a una temperatura de 4ºC y el congelador a 18ºC.

4 Es muy importante que deseches aquellos alimentos que hayan estado fuera de la nevera a temperatura ambiente por un periodo superior a dos horas.

5 No beber leche cruda (sin pasteurizar).

6 Mantener la carne cruda, el pescado, el marisco y la verdura separados de aquellos alimentos que ya estén cocinados y listos para consumir.

7 Lavar SIEMPRE las frutas y las verduras con abundante agua antes de su consumo.

8 Los expertos recomiendan consumir los alimentos perecederos lo antes posible.

9 Nunca comer en puestos callejeros sin certificado de sanidad.

¿Te ha sido de utilidad esta información sobre la listeriosis y su prevención? ¡Danos tu opinión en los comentarios!

Puedes leer más artículos similares a ¿Tengo listeriosis? Precauciones MUY importantes para evitar su contagio, en la categoría de Enfermedades en Diario Femenino.