Carta Astral: qué es, para qué sirve, diseño e interpretación

¿Qué es la carta astral?

María Fernández

¿Sabes qué es la carta astral? Te contamos en qué podría ayudarte y cómo saber utilizarla. Carta Astral: qué es, para qué sirve, diseño e interpretación.

La carta astral

La carta astral es un diagrama que les sirve a los astrólogos para estudiar las posiciones planetarias en comparación con los signos. A partir del estudio de los astros, se pretende conocer lo que ocurre en la Tierra, lo que sirve para hacer ciertas interpretaciones que pueden hablar sobre la forma de ser de cada persona y qué le depara el futuro. La carta astral se construye a partir de las características del cielo, entre las que se encuentra la situación de los signos y las casa astrológicas.

Si tienes en cuenta la fecha, la hora y el lugar en el que naciste estarás construyendo tu carta natal, que es una carta astral a partir de los datos de tu nacimiento. Según tus datos natales, podrás conocer tu ascendente astrológico, las posiciones de los planes en signos y casas astrológicas, etc.

Gracias a ella puedes descubrir cómo eres según tu signo del zodiaco, cómo vas a reaccionar ante las distintas situaciones del día a día, cómo te va a ir en el trabajo, la posición que adquirirás en la familia, cómo te consideran tus amistades… En definitiva, te cuenta las características que eres más proclive a tener. Igual que puedes conocerte mejor a ti mismo, también puedes saber cómo son las personas que te rodean, incluyendo sus mejores talentos y peores defectos.

La carta astral te permite acercarte a la verdadera forma de ser de una persona más allá de los secretos inconfesables que quiera esconder o las barreras que construya para que no le descubran.

Diseño de la carta astral

La carta astral está diseñada con forma redonda y consiste en anillos concéntricos divididos en 12 partes que desvelan distintos elementos. A partir de este diagrama se pueden descubrir las distintas relaciones y desencadenantes. Los elementos principales que conforman la carta astral son los signos, las casas y los planetas.

Carta astral: Los signos del zodiaco

Estos anillos tienen en cuenta los 12 signos del zodiaco, que quedan representados en los 12 segmentos iguales de la parte exterior del círculo. Tu signo del zodiaco depende del lugar en el que el sol estaba situado en el momento de tu nacimiento. De esta forma, estos son los signos del zodiaco: Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis.

Existen muchas formas de clasificar los signos del zodiaco, pero es importante tener en cuenta las distintas polaridades: la positiva y la negativa. Estas dos polaridades se complementan para formar una unión completa.

+ Signos de polaridad positiva: Incluye a los signos más activos, extrovertidos, espontáneos, con capacidad de adaptación ante los cambios y que se relacionan con lo masculino. Estos son los signos de fuego y de aire, es decir, Aries, Géminis, Leo, Libra, Sagitario y Acuario.

+ Signos de polaridad negativa: Incluye a los signos pasivos, reflexivos, sensibles, empáticos y se relacionan con lo femenino. Estos son los signos de tierra y agua, es decir: Tauro, Cáncer, Virgo, Escorpio, Capricornio y Piscis.

Por otro lado, los signos también se pueden clasificar según su modalidad:

+ Signos cardinales: Estos son los que coinciden con el inicio de una nueva estación, lo que les convierte en signos con iniciativa. Estos son Aries, Cáncer, Libra y Capricornio.

+ Signos fijos: Estos son los que se desarrollan en el medio de la estación, lo que les convierte en signos muy estables. Estos son Tauro, Leo, Escorpio y Acuario.

+ Signos mutables: Estos son los que se dan al final de una estación, lo que es hace personas muy flexibles y espontáneas. Estos son Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis.

Los signos del zodiaco también se pueden dividir en elementos, que se manifiestan de una forma distinta en cada uno de ellos. Los elementos son:

+ Signos de fuego: Aries, Leo y Sagitario. Ellos están repletos de energía, pasión, fuerza y entusiasmo.

+ Signo de tierra: Tauro, Virgo y Capricornio. Ellos son prácticos, buscan la estabilidad y valoran lo material.

+ Signos de aire: Géminis, Libra y Acuario. Ellos son inteligentes, diplomáticos y lógicos.

+ Signos de agua: Cáncer, Escorpio y Piscis. Ellos son sentimentales, intuitivos y altruistas.

Carta astral: Las casas

Por otro lado, el diseño de la carta astral también muestra 12 casas celestes en forma de sectores desiguales que pueden variar según el punto geográfico desde el cual se contemplen. Las casas indican el área de la vida en la que el planeta manifestará su energía, es decir, el momento en el que te encontrarás cuando tenga lugar. Cada experiencia corresponde con una casa y estas dependen de la hora exacta de tu nacimiento.

El ascendente indica el comienzo de la primera casa y el resto la siguen en sentido contrario a las agujas del reloj. Esto significa que los astros primero pasarían por Aries, y su recorrido seguiría por Tauro, Géminis, Cáncer, etc. y llegarían de nuevo a Aries y para volver a comenzar de forma cíclica. Además, cada casa tiene un opuesto, por ejemplo, la opuesta de la casa 1 es la casa 7.

Las casas recorren todo el zodiaco cada 24 horas, que es lo que tarda la Tierra en completar la rotación, es decir, de girar sobre su propio eje. Esto supone que los astros pasan todos los días por todas las casas, lo que marca la lectura del cielo.

Las casas se pueden clasificar por triángulos, lo cual corresponde con los diferentes elementos de los signos del zodiaco, de esta forma:

+ Triángulo de la vida: Este corresponde con el elemento fuego es decir, Aries, Leo y Sagitario que, respectivamente se relacionan con las casas 1, 5 y 9.

+ Triángulo de lo material: Este corresponde con el elemento tierra es decir, Tauro, Virgo y Capricornio que, respectivamente se relacionan con las casas 2, 6 y 10.

+ Triángulo de las relaciones: Este corresponde con el elemento aire es decir Géminis, Libra y Acuario que, respectivamente se relacionan con las casas 3, 7 y 11.

+ Triángulo del Karma: Este corresponde con el elemento agua es decir, Cáncer, Escorpio y Piscis que, respectivamente se relacionan con las casas 4, 8 y 12.

Por otro lado, también se pueden clasificar por cuadrados, lo cual corresponde con las modalidades de los signos:

+ Cuadrado Angular: Este se relaciona con la cualidad cardinal, es decir, con Aries, Cáncer, Libra y Capricornio (casas 1, 4, 7 y 10).

+ Cuadrado Sucedente: Este se relaciona con la cualidad de los fijos, es decir, con Tauro, Leo, Escorpio y Acuario (casas 2, 5, 8 y 11).

+ Cuadrado Cadente: Este se relaciona con la cualidad de los mutables, es decir, con Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis (casas 3, 6, 9 y 12).

Carta astral: Los planetas

Por último, para entender la carta astral hay que tener en cuenta la situación de los planetas. Cuando en astrología se utiliza la palabra ‘planeta’ también se incluye al Sol y la Luna, entre otros. De esta forma, los planetas que tiene en cuenta la carta astral son: Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Urano, Neptuno, Plutón, Júpiter y Saturno. Ellos representan las diferentes formas de ser típicas del ser humano y en las que todos nos podemos ver reflejados en mayor o menor medida. Se pueden clasificar en estos tres grupos:

+ Planetas personales: Son aquellos que se mueven más rápido y reflejan la forma de ser de los signos del zodiaco. Estos son: Sol, Luna, Mercurio, Venus y Marte.

+ Planetas sociales: Son aquellos que enlazan a cada uno con la situación que le rodea. Estos son: Júpiter y Saturno.

+ Planetas espirituales: Son aquellos que se mueven más despacio e influyen en el cambio y la intuición. Estos son: Urano, Neptuno y Plutón. Estos planetas no se tienen en cuenta en la astrología tradicional.

Por otro lado, cuando los planetas se mueven por los distintos signos, se relacionan de una manera distinta con cada uno. Esto da lugar a las dignidades planetarias que son así:

+ Domiciliación: Se da cuando un planeta tiene una naturaleza afín al signo en el que se encuentra, lo que se reproduce en una gran potencia y energía. Es, por ejemplo, lo que le ocurre a Marte cuando se sitúa en Aries.

+ Exaltación: Se da cuando el planeta y el signo forman una unión estable pero que no es máxima. Es, por ejemplo, lo que le ocurre al Sol cuando se sitúa en Aries.

+ Exilio: Se da cuando el planeta se sitúa en un signo opuesto. Es, por ejemplo, lo que le ocurre a Venus cuando se sitúa en Aries.

+ Caída: Se cuando la relación entre el planeta y el signo no es buena, pero tampoco es la peor. Es, por ejemplo, lo que ocurre cuando Saturno se sitúa en Aries.

+ Término: Se da cuando se dividen los signos en cinco partes diferentes pero que todos sus grados siempre sumen 30 grados

+ Triplicidad: Teniendo en cuenta los diferentes elementos (fuego, tierra, aire y agua) y la modalidad (cardinal, fijo y mutable) cambia el planeta. En cada una de estas categorías, existe un regente de día y otro de noche.

+ Decanato: Se divide en 36 secciones de 10 grados cada una, lo que significa que cada signo del zodiaco está formado por 3. Los planetas rigen cada uno de los decanatos empezando por Aries y siguiendo el siguiente orden: Marte, Sol, Venus, Mercurio, Luna, Saturno y Júpiter. De esta forma, Aries estaría formado por el decanato regido por Marte, el segundo por el Sol y el tercero por Venus. Después iría Tauro que estaría compuesto por el decanato regido por Mercurio, luego Luna y por último Saturno.

+ Dodecatemorías: Se divide cada signo en 12 partes de 2,5 grados y se reparten los planetas.

Cómo interpretar la carta astral

Hay muchas formas de interpretar la carta astral y, de hecho, existen distintas corrientes astrológicas que entienden de una forma distinta este mapa del cielo. Estos diferentes enfoques incluyen a los que consideran que nuestro destino está completamente determinado sin dar posibilidad al libre albedrío y también a aquellos que consideran que los planetas te hacen proclive de algo, pero no te obliga a nada.

Para interpretar una carta, hay que tener en cuenta:

+ El lugar que ocupan los planetas en los signos.

+ El lugar que ocupan los planetas en las casas.

+ Las relaciones que se crean entre los planetas y los lugares de interés de la carta

+ La distribución por elementos, polaridades, modalidades y hemisferios

Según los planetas pasan por cada uno de los segmentos de cada signo, se contagian de su energía y forma de ser. Por otro lado, la casa con la que coincide señala el momento de la vida en la que te contagiaras de esa energía de cada signo. Además, hay que tener en cuenta que cada astro tiene su propia personalidad que le hace modificar su conducta, la casa en la que se encuentra y su relación con otros planetas.

De esta forma, en primer lugar tendremos en cuenta la relación del planeta con el signo por el que pasa. Por ejemplo, Marte se siente muy cómodo en Aries, Tauro en Venus, Géminis en Mercurio o Cáncer en la Luna. Sin embargo, Marte no se podrá sentir a gusto en Libra, igual que Venus en Escorpio o la Luna en Capricornio.

En segundo lugar, para saber cuándo se dará esta energía, hay que tener en cuenta la casa en la que tiene lugar, es decir, el área de la vida. Por último, la carta astral también muestra cómo son las relaciones entre los planetas (armoniosas o tensas) a través de los aspectos, que se representan mediante líneas de colores. 

Puedes leer más artículos similares a Carta Astral: qué es, para qué sirve, diseño e interpretación, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.