Soñar con tu madre, un mensaje de responsabilidad

¿Tu madre ha aparecido en tus sueños? Esto es lo que significa

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Para bien o para mal no siempre soñamos con mundos irreales en los que nos ocurren cosas fantásticas o con pesadillas que nos dejan inquietas durante todo el día. A veces soñamos con asuntos de lo más cotidiano y familiares, como el trabajo o nuestra propia familia. ¿Quieres saber el significado de soñar con tu madre?

La relación con tu madre en sueños

No siempre tenemos con nuestra madre la relación que desearíamos. A veces quedan asuntos pendientes por resolver, malentendidos o culpabilidades que no te dejan descansar colándose en tus sueños en forma de inquietantes sueños con tu madre.

Y es que soñar con tu madre representa esos aspectos de tu personalidad más frágiles, como pueden ser la necesidad de protección, de cariño o la inseguridad y la capacidad de decisión. Porque sea cual sea la relación que mantengas con tu madre, la madre siempre simboliza amor y consuelo.

Por lo general, soñar con tu madre tiene un significado muy positivo, pero todo depende de lo que ocurra en tu sueño y de las sensaciones que te transmita. Si en tu sueño la relación con tu madre es armónica y dichosa se trata de un reflejo no necesariamente de tu vida familiar, pero sí sentimental.

Soñar con la responsabilidad

Pero si las madres simbolizan comprensión, protección, también representan la responsabilidad. Por eso, si sueñas que tu madre te llama por tu nombre, significa un toque de atención hacia tu comportamiento porque estás descuidando tus responsabilidads.

Al fin y al cabo, inconscientemente siempre tendemos a rendir cuentas de nuestro comportamiento a la madre y eso es algo que queda grabado en nuestro subconsiciente y sale en forma de sueños. Lo mismo ocurre, si sueñas que tu madre llora, que habla más de que no te sientes bien contigo misma, que de las emociones de tu madre.

Y no te asustes si en tu sueño ves que tu madre muere, porque no se trata de un deseo inconsciente (con permiso de Freud), sino que significa que tienes miedo a perder parte de esa protección maternal de la que gozaste en la infancia y que supuestamente no necesitas en la edad adulta.