Autocrítica: ¿es positivo o negativo criticarse a uno mismo?

Aprende a diferenciar las críticas constructivas de las destructivas para mejorar tu autoestima

Laura Ruiz Mitjana

La autocrítica se define como la “crítica que se hace uno mismo”, generalmente en sentido negativo, aunque también puede tener una connotación neutra, entendiéndose como la apreciación sobre uno mismo.

Otra definición de autocrítica, en este caso, que encontramos en la RAE (Real Academia Española), es la siguiente: ‘aquel examen crítico de los comportamientos y obras propios’. La autocrítica puede producirse durante una reflexión personal o una discusión en grupo, pero también en juicios y disculpas públicas.

Pero, ¿qué es realmente una crítica? ¿Es un término que tiene una connotación positiva o negativa? Generalmente, asociamos esta palabra con algo negativo (porque tendemos a pensar que las críticas son siempre negativas, y así suele ser); sin embargo, una crítica en realidad es un juicio, y como tal, puede ser también positivo.

En este artículo hablaremos sobre la autocrítica en sentido positivo y negativo, es decir, de forma generalizada. Reflexionaremos sobre la siguiente cuestión: “¿Es bueno o es malo criticarse a uno mismo?”

¿Cómo son tus críticas?

La realidad es que todas y todos nos criticamos en algún momento de nuestra vida. Y es algo normal, incluso sano en muchos casos, porque nos permite seguir conociéndonos y reflexionar sobre nuestras propias conductas. Así, el problema no es tanto que nos autocritiquemos o no, sino más bien, con qué frecuencia lo hacemos y de qué manera (¿qué nos decimos cuando nos criticamos?).

De esta forma, la autocrítica que nos hacemos a nosotros mismos puede ser positiva o negativa. Hablamos entonces de autocrítica positiva o negativa; en este sentido, lo que hace que esta acción se convierta en positiva o negativa dependerá de nuestro diálogo interno y de cómo utilicemos este diálogo a la hora de hacernos la crítica. Es decir, qué nos decimos y cómo.

Así, podemos examinar nuestras conductas y emitir un juicio sobre ellas; por ejemplo, pensar “hice bien en comportarme así”. Pero también podemos pensar lo contrario: “hice muy mal de comportarme así”.

Diferencias entre la autocrítica constructiva y la destructiva

Pero la autocrítica no se extrapola únicamente a nuestros comportamientos, sino también a nuestra forma de ser, nuestro físico, nuestros pensamientos… Por lo tanto, en realidad podemos criticar todo de nosotros, tanto para bien como para mal.

+ Autocrítica positiva o constructiva

La autocrítica positiva es aquella crítica constructiva, es decir, aquella que sirve para mejorar o para escucharnos realmente. Nos permite avanzar, mejorar, rectificar y, en definitiva, aprender de los errores.

Un ejemplo de autocrítica positiva sería: “Asumo el error que cometí y a partir de ahora intentaré hacer las cosas diferentes, pero sin torturarme por ello”. O bien “tengo que seguir trabajando así, porque se me da bien”.

+ Autocrítica negativa o destructiva

Por contra, las autocríticas negativas son destructivas; son, en realidad, una forma de “machaque” que nos bloquean y nos paralizan. Nos impiden avanzar y pocas veces resultan útiles. Un ejemplo de autocrítica negativa sería: “soy un inútil, siempre me equivoco”.

Autocrítica constructiva vs autocrítica destructiva

¿La autocrítica es buena o es mala?

La respuesta a esta pregunta dependerá de varios factores:

+ Tipo de crítica

Para empezar, no es lo mismo hacer críticas positivas o constructivas de nosotros mismos que críticas negativas o destructivas, y ya hemos conocido sus diferencias. Por lo tanto, en general, las autocríticas positivas sí pueden resultar beneficiosas, en tanto que nos permiten, no solo tomar conciencia de los errores y aprender, sino también darnos cuenta de lo que sí hacemos bien (y reforzarnos por ello, sentirnos orgullosas, etc.).

En cambio, la crítica destructiva no nos reporta nada y nos puede generar malestar, además de alimentar una baja autoestima.

+ Frecuencia de la autocrítica

Por otro lado, también es importante tener en cuenta la frecuencia de esas críticas. No es lo mismo criticarse (y, además, negativamente) cada día, que hacerlo porque tenemos “un día malo”. En el segundo caso, deberemos tratar de entendernos y de ser flexibles.

Todas podemos actuar así y no tenemos por qué “machacarnos” por ello. Lo importante es tomar conciencia y reformular nuestro diálogo interno, de negativo a positivo; una autocrítica destructiva puede convertirse en constructiva si se seleccionan las palabras adecuadas.

+ Efectos o consecuencias de la autocrítica

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de determinar si autocriticarnos resulta positivo o negativo, más allá de todo lo mencionado, son los efectos que esa autocrítica tiene en nosotras (a nivel de comportamiento, de pensamiento, de autoestima…).

Párate a pensar: lo que te has dicho a ti misma, ¿te genera malestar o bienestar? ¿Te permite mejorar, aprender, o por lo contrario, te bloquea? En estas respuestas, además, encontrarás la clave para determinar si una crítica es destructiva o constructiva.

+ ¿Es realista?

Muchas veces las personas actuamos como auténticas juezas y podemos llegar a ser muy críticas con nosotras mismas. Pero plantéate lo siguiente: ¿lo que te dices a ti misma es realista? ¿O se basa en ideas distorsionadas de la realidad, en ideales, etc.? ¿Te basas en la realidad objetiva o en unas expectativas poco realistas? ¿Estás siendo demasiado exigente contigo misma?

Estas reflexiones nos llevan a la siguiente conclusión: cuando nos hablamos a nosotras mismas, deberíamos intentar hacerlo de forma realista. Un pequeño truco; intenta no ser ni demasiado dura ni demasiado “blanda”. Como siempre, en el punto medio se encuentra la clave.

“Para conservar el equilibrio, debemos mantener unido lo interior y lo exterior, lo visible y lo invisible, lo conocido y lo desconocido, lo temporal y lo eterno, lo antiguo y lo nuevo”.
-John O’Donohue’

La autocrítica y la autoestima

La autocrítica y la autoestima son dos conceptos que podemos relacionar, en tanto que se retroalimentan (una condiciona e influye en la otra y viceversa). ¿Por qué? Porque mantener autocríticas constructivas puede reforzar y alimentar nuestra autoestima y, por contra, las críticas destructivas pueden irla minando poco a poco.

Y es que la autoestima se construye, entre otras cosas, a partir de nuestro diálogo interno (es decir, a través de cómo te hablas a ti misma). Si ese diálogo interno no es constructivo, entonces nuestra autoestima se debilita.

Piensa que todo lo que te dices a ti misma repercute en tu estado anímico, en tu manera de pensar, en cómo te tratas, en cómo te cuidas, etc. Por ello, es tan importante cuidar nuestros pensamientos y, sobre todo, la manera que tenemos de decirnos las cosas y de relacionarnos con nosotras mismas.

Amarse a uno mismo es el comienzo de un romance de por vida”
-Oscar Wilde-

Como hemos visto, no hay una respuesta universal a la pregunta de si es positivo o negativo criticarse a uno mismo, porque esto depende de varios factores. Como norma general, criticarse es positivo si nos permite aprender algo, mejorar y, sobre todo, si al criticarnos lo hacemos desde el amor y el respeto.

Es decir, en función de las consecuencias de esa crítica (y de su objetivo, sus intenciones…), podemos identificar más fácilmente si es bueno o malo criticarnos. Por contra, cuando las críticas son destructivas, nos hacen sufrir, o son críticas que son poco realistas y/o exigentes con nosotras mismas, entonces esa manera de hablarnos a nosotras mismas no es buena. ¿Por qué? Porque no nos incita a mejorar, sino que nos destruye poco a poco la autoestima.

 

Referencias bibliográficas:

  • Castanyer, O. (2003). La asertividad: expresión de una sana autoestima. Bilbao: Desclée de Brouwer.
  • Feldman, J. R. (2002). Autoestima ¿Cómo desarrollarla? Madrid: Narcea.
  • Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «autocrítica». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7.

Puedes leer más artículos similares a Autocrítica: ¿es positivo o negativo criticarse a uno mismo?, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.