Consejos para conmemorar el Día de la Madre si tu mamá ha fallecido

¿Cómo celebrar el Día de las Madres si tu mamá no está contigo?

La muerte de un ser querido es, probablemente, una de las situaciones más difíciles que deberemos afrontar a lo largo de nuestras vidas. Y es que aprender a vivir con el dolor que implica su partida no resulta ser algo sencillo, y esto resulta especialmente complejo cuando se trata de nuestra madre. Ya se sabe… una madre es una madre.

Y es que no importa si se trata de una pérdida reciente o de hace tiempo, siempre existen algunos detonantes que hacen que el dolor se presente en nuestra alma, y el Día de las Madres suele ser uno de estos detonantes para muchas personas.

Si estás pasando por esto, es importante que te permitas vivirlo, seguir con tu duelo si aún no está elaborado, o recordar a tu mamá y llorar si el duelo ya concluyó pero necesitas hacerlo. Es normal lo que estás sintiendo, y tus emociones deben encontrar su forma de aflorar.

Y es que, eventualmente, nos acostumbramos al dolor y al vacío que deja en nosotros el perder a nuestra madre, y es perfectamente comprensible sentirnos mal y muy tristes en días especiales de celebración. Pero hay algunas cosas que puedes hacer para honrar la memoria de tu madre, celebrar su vida y todo su amor que trasciende más allá de su partida. Aquí van algunos consejos para conmemorar el Día de la Madre si tu mamá ha fallecido.

¿Qué hago el Día de la Madre si mi mamá ha fallecido? 

Sabemos que este día puede llegar a ser muy complejo en cuanto a emociones y sentimientos, y es posible que te sientas triste y no tengas ánimos para celebrar nada. Pero puedes encontrar la forma de afrontar este día, y no tiene por qué ser "celebrando"; puedes, sencillamente, no hacer nada, escuchando qué necesitas y dándote tu espacio.

O en el caso de que desees hacer algo especial para conmemorar a tu madre, aquí te damos algunas ideas. Te animamos a adaptarlas a lo que tú necesites, y a tu propia manera de ser y de sentir.

+ Visita el lugar donde reposan sus restos

Una de las actividades que muchas personas hacen el día de las madres, y que afirman que les ofrece algo de alivio, es visitar el lugar donde se encuentran sus restos. Ir al cementerio puede ser una actividad reconfortante para algunas personas, pero trata de ir con un propósito más allá de simplemente asistir.

Puedes aprovechar la visita para recordar los tiempos felices vividos y agradecerle a tu madre todo el amor y las experiencias juntos. Incluso puede ser un momento perfecto para perdonar y dejar ir viejos rencores que no te ayudan a seguir adelante.

+ Continúa su legado

Una bonita manera de honrar la memoria de tu madre es continuar con sus tradiciones del Día de las Madres. Por ejemplo, si en ese día solíais juntaros toda la familia para comer, puedes organizar la comida tú y seguir con las costumbres de celebración que tu madre tenía en vida.

Estar todos reunidos juntos seguramente hará que lleguen recuerdos que os puedan hacer sentir tristes, y eso está bien, no hay que fingir felicidad. Está bien sentirse mal y quizás llorar si así lo sentís. Pero hay que ir más allá de eso y aprovechar el momento para rememorar bonitos recuerdos junto a ella.

"Llorar es hacer menos profundo el duelo". 
-William Shakespeare

+ La compañía de figuras maternas

Cuando perdemos a nuestra madre, queda un vacío en el alma que no puede ser llenado por otras personas. Sin embargo, estar cerca de otras figuras maternas puede ser muy reconfortante en estos momentos tan difíciles.

Puedes pasar el día con tu abuela, una tía, alguna amiga o incluso la madre de algún amigo. Únete a su celebración y comparte con ellos si es así cómo lo sientes, si te apetece (no te fuerces). Celebra a través de ellos la vida de tu madre.

Sabemos que esto no eliminará el dolor que sientes (el dolor, más que "eliminarse", debe transitarse), pero la compañía te hará estar un poco mejor. Busca rodearte de gente que te quiere y que te comprenda, pues es posible que en algún momento te sientas un poco mal y es preciso que sean comprensivos contigo. 

+ Hacer algo que ella quería

Otra bonita manera de celebrar este día es realizar una actividad que tu madre siempre quiso hacer y no pudo. Si por ejemplo os quedó algo pendiente por hacer, como visitar algún sitio, hacer un viaje, atreverse a algo nuevo, no lo pienses mucho y hazlo.

Es una bonita forma de cumplir sus sueños y honrar su memoria, desde momentos felices y llenos de amor. Esto es, además, una forma de cerrar ciclos y etapas (como en el propio duelo), de hacer lo que os quedó pendiente si así es; y en cierta forma, es un regalo que le haces al cumplir esos sueños pendientes.

Por ejemplo, si a tu madre le gustaban los árboles, puedes sembrar uno en su nombre o plantar flores que a ella le gustaban, y cada vez que las veas, será un hermoso recordatorio de su vida, de quién fue y de todo el amor que te dio.

+ Opta por una labor social o un voluntariado

Realizar una labor social puede ser una forma bonita de recordar a tu madre. Entrega un poco del amor y la felicidad que ella te dio en vida. Escoge alguna fundación u organización que trabaje en función de algo que haya sido de interés de tu madre.

Por ejemplo, si ella era una amante de los animales, acude, apoya, dona o colabora con sitios encargados de cuidar y proteger animales. Si estaba involucrada en algún tipo de asociación, realiza labores sociales que se relacionen a lo que ella en vida disfrutaba y apoyaba.

Hacer una labor social no solo es una forma muy bonita de recordarla y celebrarla, sino que además es muy noble y seguramente traerá un poco de paz y tranquilidad a tu alma y a tu mente.

Conmemorar a una mamá fallecida en el Día de la Madre si hay niños pequeños

Cuando fallece la madre de niños pequeños, la situación puede parecer mucho más complicada. Sin embargo, no lo es, pero requiere ser honesto, acompañar y permitir que los niños hablen de sus procesos de duelo.

Un error común de los adultos es tratar de evitar el tema para no generarles más dolor a los pequeños, pero esto, lejos de ayudar, lo que genera es más dudas y un sentimiento de soledad profundo.

Es importante dejarlos hablar del tema, responder a sus preguntas con franqueza pero con mucho tacto y amor. Con los niños podemos hacer cualquiera de las actividades antes descritas para celebrar el Día de las Madres, adaptándola a cada situación en concreto.

Celebrar el Día de la Madre sin tu mamá: el proceso del duelo

Perder a nuestra madre no es fácil, por ello es tan importante el duelo, y darte la oportunidad de ser feliz, sabiendo que ella sigue contigo, aunque de otra forma, y aunque eso duela en lo más profundo de nuestro ser. Algún día ese dolor se transformará en amor si te das la oportunidad de canalizar esta pérdida y de integrarla.

Y recuerda que no hay una felicidad mayor para una madre que ver a sus hijos ser felices, y que es un regalo que podemos darle y que trasciende más allá de su partida física. Aunque esa felicidad quizás no llegue ahora (no te presiones, respeta tus tiempos), tarde o temprano encontrarás tu propia luz, a tu manera. ¡Un fuerte abrazo para ti!

"Mis pies querrán caminar hacia donde estás durmiendo, pero seguiré viviendo". 
-Pablo Neruda-
 
¿Qué te parecen estos consejos para celebrar el Día de la Madre si tu mamá ha fallecido? ¿Conoces alguna forma más de honrarla? ¡Te leemos en los comentarios!

Puedes leer más artículos similares a Consejos para conmemorar el Día de la Madre si tu mamá ha fallecido, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: