Depresión en el Día del Padre: cómo afrontar el día si no tengo papá

Formas de gestionar el Día del Padre si no tienes padre

Laura Ruiz Mitjana, Psicóloga
En este artículo
  1. El Día del Padre cuando papá está ausente
  2. El Día del Padre cuando papá ha fallecido: cómo afrontarlo
  3. ¿Qué puedo hacer para afrontar el Día del Padre sin mi papá?
  4. Una fecha complicada y una ausencia dolorosa: el Día del Padre sin papá

Existen algunas fechas especiales en las que se espera que la alegría esté presente. Sin embargo, en algunos casos esto no sucede de esta manera. Y es que estos días pueden llegar a convertirse en un recordatorio de eventos dolorosos que pueden afectarnos emocionalmente. 

Una de esas fechas puede ser el Día del Padre, un día en el que muchas personas pueden caer en depresión por no saber cómo afrontar el día si no tienen papá. Si este es tu caso, en Diario Femenino te damos algunas claves para que el Día del Padre sea un poco más fácil de llevar.

El Día del Padre cuando papá está ausente

En muchos casos la figura paterna está ausente. Lamentablemente esta es una situación que parece repetirse cada vez con más frecuencia, y esto implica un impacto directo en nuestro estado de ánimo, más aún cuando llegan esas fechas especiales en las que se supone debemos celebrar a los padres. 

Es preciso tener en cuenta que en algunos casos la ausencia paterna es involuntaria, como por ejemplo: debido a enfermedad, por trabajo, migraciones, etc., pero esto no aminora la sensación de tristeza y nostalgia que se pueden llegar a experimentar en fechas especiales. 

El Día del Padre cuando papá ha fallecido: cómo afrontarlo

Una de las situaciones más complejas en relación con la ausencia del padre es cuando esto se debe a su fallecimiento. Para nadie resulta fácil transitar por un proceso de duelo, y el dolor que se siente se intensifica en ciertos momentos, como es el caso de las fechas especiales. 

En estos casos puede ser muy abrumador afrontar estas fechas y más si la muerte del padre ha sido reciente. Es importante darle cabida a los sentimientos y emociones que esto genera para poder soltarlas y no guardarlas. Callar lo que sentimos no hará que desaparezca el dolor, por el contrario, lo hará crecer y transformarse en algo más grande.  

¿Qué puedo hacer para afrontar el Día del Padre sin mi papá?

No existe una fórmula mágica para poder afrontar sin tristezas ni dolor el Día del Padre si no tengo padre. Por esto se hace necesaria la búsqueda de recursos psicosociales que permitan reconstruir el bienestar, como así lo indican Montoya, Hincapié y Carmona en un artículo de 2016.

Sin embargo, a pesar de no haber un guion preestablecido que facilite estas fechas, hay algunas cosas que pueden resultar de gran ayuda. Es solo cuestión de que intentes con la o las opciones que sientas que te pueden ayudar.

+ Hacer terapia

Hacer terapia es la opción ideal para aprender a gestionar tus emociones. Todas las ausencias, sin importar el motivo de estas, generan dolor y causan heridas que pueden llegar a generarnos mucho daño si no sanan. 

Con la psicoterapia puedes hacer consciente dolores y tristezas que te pueden estar estancando en tu vida actual, al mismo tiempo que te ayuda a gestionar estas emociones de manera sana para que puedas continuar adelante. 

En terapia aprenderás a conocerte, a comprenderte y perdonarte, además de poder soltar situaciones pasadas que te generan daño. El perdón es uno de los aspectos que puedes abordar y que seguramente te serán de gran ayuda para tu crecimiento personal y emocional.

+ Hacer algo especial

Cuando se acerca el Día del Padre puedes planificarte para hacer algo especial ese día, respondiendo a tus propias necesidades, pues cada caso es particular. Puedes escoger hacer algo simbólico para liberar ese dolor y perdonar a tu padre si está ausente. 

El perdón es importante para que puedas crecer y seguir adelante, sin rencores que te mantengan anclado al pasado. 

En caso de que la ausencia de tu padre se deba a su fallecimiento, puedes hacer algo para conmemorarlo de manera positiva, recordando y exaltando las cosas buenas que dejó en ti. Si sientes necesidad de llorar, hazlo, está bien hacerlo.

+ Salir de la rutina

Si la sensación de angustia por la llegada del Día del Padre es muy intensa, puedes ocupar tu mente y tu alma en alguna actividad que te permita centrar tu atención en otras cosas

Te recomendamos salir de la rutina, permitirte hacer eso que siempre has querido y que no te has atrevido a hacer. No tiene por qué ser algo trascendental, pueden ser pequeñas cosas que disfrutes. Regálate tiempo para ti, puede ser incluso simplemente dar un paso o salir a tomar un café.

+ La compañía sana

Estar solos en estas fechas cuando nuestro padre está ausente puede ser muy difícil y es que estar en silencio con nuestros pensamientos puede llegar a hacer mucho más doloroso el transitar este día. 

Es importante que cuentes con un sistema de apoyo, puedes coordinar una cita con algunos amigos o incluso con tu propia familia y salir a hacer algo divertido. Incluso si decides hacer un gesto para homenajear y celebrar la vida de tu papá, qué mejor manera de hacerlo que rodeado de afecto.

+ Celebrar su vida

Puedes hacer actividades que te ayuden a celebrar la vida de tu padre, como por ejemplo, preparar su comida favorita y compartirla con la familia o personas cercanas para recordarlo. 

Hacer algo que disfrutaba tu padre puede ser una linda manera de honrar su vida. Escucha su música favorita, ve a sus lugares preferidos, teniendo siempre en la mente y en el corazón la agradable sensación de que eran sus cosas favoritas. 

Si la añoranza te saca alguna lágrima, déjala salir, no le restes importancia a tus emociones. Pero tampoco te estanques en la tristeza, trata de disfrutarlo tanto como lo haría tu padre

+ Es necesario expresar

Una de las mejores estrategias para poder afrontar situaciones dolorosas en la vida es expresando lo que sentimos. Para esto no es necesario conversar con alguien si no deseas hacerlo o no te sientes cómodo con esto. 

Puedes expresar todo lo que sientes de otras maneras, como escribir una carta, dibujar, pintar, cantar. Cualquier tipo de expresión de tu sentir es válida y te ayudará a hacer estas fechas más llevaderas sin que el dolor y la pena te consuman. 

Una fecha complicada y una ausencia dolorosa: el Día del Padre sin papá

Para nadie resulta sencillo sentir y experimentar la ausencia de alguien que queremos a nuestro lado (de manera consciente o no). Lidiar con la pérdida, con el abandono y todo lo que esto conlleva puede llegar a ser muy desgastante. 

Por esto resulta imprescindible buscar ayuda, para aprender a gestionar lo que nos sucede de manera que podamos integrarlo como parte de nuestra historia de vida, dándole su debida importancia pero sin dejar que se convierta en un determinante para nuestra felicidad.

Y recuerda, aunque tu padre no esté presente en un plano físico, aquí contigo, seguirá estándolo siempre en un plano sentimental y espiritual, dentro de ti, en todas las cosas que hagas, vivas y disfrutes en su honor.

Y tú, ¿cómo afrontas el Día del Padre si no puedes disfrutar de tu papá? ¿Te han servido nuestros consejos? ¡Te leemos en los comentarios!

Puedes leer más artículos similares a Depresión en el Día del Padre: cómo afrontar el día si no tengo papá, en la categoría de Depresión en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: