Psicoterapia interpersonal: tratamiento MUY efectivo para la depresión

Una terapia que te ayudará a comprender mejor tus relaciones sociales

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuando te planteas ir al psicólogo por algún problema concreto o por algún trastorno emocional piensas que todos te ayudarán de la misma manera, pero no es así. Hay diferentes escuelas dentro de la psicología y también diferentes terapias. Cada profesional se especializa en una, así que en Diario Femenino nos estamos informando sobre las terapias más utilizadas para que descubras la que mejor se adapta a ti, a tu forma de ser y a tu problema. En esta ocasión, nos acercamos a la psicoterapia interpersonal, una terapia en la que el protagonismo lo tienen los vínculos que creamos con los demás y que es de las más efectivas para superar la depresión. ¿Quieres saber más?

Qué es la psicoterapia interpersonal

La psicoterapia interpersonal es una terapia centrada en las relaciones que la persona establece con los demás. Se diseñó pensando en un tratamiento más rápido y eficaz que los tradicionales para superar la depresión, aunque se puede utilizar para otros problemas y para mejorar la salud mental en general.

Los protagonistas de esta terapia son los vínculos. Los vínculos que establecemos en nuestras interacciones con otras personas y en todos los ámbitos de la vida. Muchos problemas emocionales surgen de unas dinámicas relacionales tóxicas, no hay más que pensar en la familia asfixiante con la que nunca podrás cumplir sus expectativas, en los problemas con los compañeros de trabajo que te desgastan hasta dejarte sin motivación o en los abusos psicológicos dentro de la relación de pareja.

Problemas como el sentimiento de culpa, el bulliyng en el trabajo, la presión de tus padres por ser otra persona, la dependencia emocional en la pareja, la manipulación o chantaje de tu círculo de amigos, la incapacidad para decir NO o esa necesidad de aprobación que te lleva a estar pendiente siempre de los demás son solo algunos de los comportamientos que te pueden llevar a sufrir una depresión. Y en todos ellos hay un fallo en el vínculo con los demás.

Porque las relaciones interpersonales son lo que enriquecen nuestras vidas, pero también pueden destrozarla. La interacción social impacta directamente en nuestra salud mental, a veces para bien, pero otras veces para mal. Es habitual superar una ruptura sentimental gracias al apoyo de los amigos, por ejemplo, pero más habitual es caer en un desbordamiento emocional a causa de las relaciones con la familia o con la pareja.

Las crisis vitales en la psicoterapia interpersonal

La psicoterapia interpersonal atiende en momentos de crisis vital, pero seguimos con la importancia de los vínculos. Cuando un vínculo se rompe o desaparece, tienes que readaptar toda tu vida a causa de esa falta, de esa ausencia y no siempre quedan fuerzas para hacerlo de la forma más saludable.

La pérdida de un vínculo no solo es la muerte de un ser querido, aunque esa sea la más evidente. También se pierde un vínculo con una ruptura de pareja, con la pérdida del empleo, con la jubilación, con una mudanza a otro país, con una disputa familiar o con un desencuentro con un amigo.

Es la pérdida de ese vínculo lo que produce la crisis vital que puede ser tratada y superada con la terapia interpersonal. Una terapia que analiza las relaciones con los demás en el presente, pero que también afecta a esos ámbitos que parecen exclusivos de uno mismo. ¿Qué función han desempeñado tus interacciones sociales en esa desmotivación que te ha llevado a renunciar a tus sueños?

No se trata de echar balones fuera o que la culpa sea de los demás, sino de reconocer la importancia que tiene en nuestra vida la forma en la que nos relacionamos.

Ámbitos que trata la psicoterapia interpersonal

Aunque en origen la psicoterapia interpersonal estaba pensada para tratar la depresión, también es útil a la hora de afrontar las crisis vitales que ya hemos mencionado. Esta terapia actúa en cuatro ámbitos o áreas determinantes para nuestra salud mental.

1 Los conflictos interpersonales

¿Qué tipo de relaciones pueden llevarte a una depresión? Generalmente, pensamos en relaciones de pareja tóxicas, con problemas de dependencia, violencia física o psicológica y otro tipo de abusos, pero no solo el mal amor te puede destrozar la vida. Puede haber conflictos en otros ámbitos de la vida que impacten negativamente en tu salud mental.

Los desencuentros familiares, los abusos en el trabajo, la inadaptación al círculo de amigos o incluso un fallo en el desarrollo de las habilidades sociales pueden provocar graves problemas emocionales, incluida la depresión.

2 El control del duelo

La pérdida de un familiar, de un amor, de un amigo o de una persona cercana es la pérdida de ese vínculo. Adaptarse a la nueva situación, a la falta de esa persona, a la falta de esa relación implica un proceso de duelo y superación que no siempre se hace de la forma más saludable.

3 Los déficits interpersonales

La terapia interpersonal considera que los déficits interpersonales también se pueden resolver. ¿Qué es esto de los déficits interpersonales? Son fallos en alguna interacción, como un malentendido con un hermano, un distanciamiento familiar, sufrir a una pareja abusiva o incluso la falta de relaciones sociales. Cada vez hay más personas que se sienten solas por falta de amigos o de vínculos familiares cercanos. Y aún hay personas que sufren por no tener pareja. Todo eso son déficits interpersonales.

4 La transición de roles

Un cambio importante en la vida provoca cierta inestabilidad emocional que puede impactar de forma muy intensa y negativa. La psicoterapia interpersonal ayuda a afrontar la llamada transición de roles para que se produzca de una forma más natural. Pero, ¿cuáles son esos momentos? La maternidad, por ejemplo, con la tan conocida depresión posparto que puede abarcar mucho más si no se trata a tiempo.

Pero también situaciones vitales que pueden llegar a ser traumáticas si no se gestionan bien como la pérdida del empleo, la jubilación, ir a vivir a otra ciudad, un divorcio o la independencia de los hijos.

Cómo funciona la terapia interpersonal (y cómo ayuda con la depresión)

La psicoterapia interpersonal es una terapia relativamente breve que no descarta el tratamiento farmacológico. Se divide en tres fases:

1 Evaluación y diagnóstico

Es una fase en la que el terapeuta puede también aliviar los síntomas del paciente, explicarle en qué consiste su trastorno y, especialmente, cómo se va a intervenir para solucionar el problema. La terapia se centra en averiguar cómo son las relaciones de esa persona en el presente, el pasado aquí no importa demasiado, al menos el pasado lejano. Y a partir de aquí, se detecta el problema a tratar.

2 Intervención

En esta etapa se buscan estrategias para afrontar el problema, reducir los síntomas y presentar alternativas a las dinámicas relacionales actuales. La terapia interpersonal puede recurrir a técnicas de otras escuelas de psicología, sobre todo de la terapia cognitivo conductual, pero se va buscando la más adecuada a las circunstancias del paciente.

3 Fortalecimiento

Las estrategias de afrontamiento ya se han puesto en marcha y ya han dado algunos resultados. Es de vital importancia señalar esos logros al paciente para aumentar la seguridad en sí mismo y la confianza en el éxito de la terapia. En definitiva, se ofrece una visión que abarca todo el proceso y se fortalecen los recursos que el paciente ha obtenido durante este tiempo y que tendrá que seguir utilizando.

Esperamos que con esto te hayas hecho una idea más clara de qué es la psicoterapia interpersonal y cómo puede ayudarte a mejorar tu vida.