Señales para detectar si tu pareja sufre depresión (y cómo ayudar)

Los síntomas de la depresión y qué hacer si tu pareja la sufre

Laura Ruiz Mitjana

¿Notas a tu pareja muy apagada últimamente? ¿Sin ganas de hacer nada o con poca o nula ilusión por las cosas? ¿Tienes la sospecha de que podría padecer depresión?

Si has notado cambios en su comportamiento, carácter o actitud y, además, presenta un estado de ánimo muy bajo o una falta de motivación por todo y esto se está alargando en el tiempo, entonces podría tratarse de un trastorno depresivo (o de otro trastorno del estado de ánimo). 

Un diagnóstico adecuado solo podrá realizarlo un profesional cualificado para ello; sin embargo, en este artículo, te traemos algunas señales clave para detectar si tu pareja sufre depresión y algunos consejos para ayudarle o ayudarla en el caso de que así sea.

Pero primero de todo, vamos a conocer con un poco más de detalle en qué consiste la depresión.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno que va mucho más allá del hecho de sentirse triste. La tristeza no es algo patológico, al contrario, es algo adaptativo. Pero cuando a esta tristeza se le añaden otro tipo de síntomas, y, además, estos presentan una intensidad, duración y frecuencia excesivas, entonces podríamos hablar de un trastorno depresivo. 

La depresión es un trastorno del estado de ánimo caracterizado por una serie de síntomas. El principal de ellos, indispensable para poder realizar su diagnóstico, es un estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, que aparece casi cada día. En los niños y adolescentes, este estado puede ser de irritabilidad. Por otro lado, puede aparecer también una disminución del interés o de la capacidad para el placer, lo que se denomina anhedonia. Si aparece cualquiera de estos dos síntomas, unidos a otros que conoceremos a continuación, podemos hablar de un trastorno depresivo. Su duración mínima es de 2 semanas.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el número de personas que sufre depresión a lo largo de su vida se sitúa entre el 8% y el 15%, es decir, alrededor de 350 millones de personas. Además, se trata de la principal causa de discapacidad en todo el mundo, por lo que podemos hablar de un trastorno grave (aunque el grado de la misma puede ser variable).

Síntomas de la depresión

A la hora de saber si nuestra pareja sufre depresión o no, deberemos estar atentas a sus síntomas. Para ello, conviene conocer los síntomas de la depresión, que son de 5 tipos. Os contamos cuáles son:

Anímicos

Entre los síntomas anímicos de la depresión encontramos:

+ Tristeza.

+ Abatimiento.

+ Infelicidad.

+ Irritabilidad.

+ Ansiedad.

+ Sensación de vacío.

+ Anestesia emocional (en los casos más graves).

Motivacionales y conductuales

Este tipo de síntomas hace referencia a la motivación y a la conducta de la persona y se traducen en:

+ Inhibición.

+ Apatía.

+ Anhedonia. 

+ Falta de motivación.

+ Retardo psicomotor.

+ Agitación.

+ Estupor (mutismo, parálisis…).

Cognitivos

Los síntomas cognitivos son los que tienen relación con el pensamiento y las funciones cognitivas. La persona con depresión puede mostrar, en este sentido, lo siguiente:

+ Rendimiento alterado en: atención, memoria, velocidad mental…

+ Pensamiento rumiativo y circular.

+ Alteraciones en el contenido del pensamiento (pensar de forma pesimista sobre uno mismo, sobre el futuro y sobre el mundo en general).

+ Autodesprecio, sentimientos de culpa y relacionados con la muerte.

+ Desesperanza hacia el futuro (creer que nada cambiará).

+ Delirios de ruina o culpa (en casos más graves).

Físicos

A nivel físico, la persona con depresión también puede sufrir alteraciones:

+ Problemas de sueño (por ejemplo: insomnio, despertares frecuentes…).

+ Fatiga.

+ Disminución o aumento del apetito o del peso.

+ Disminución del deseo sexual.

+ Molestias corporales difusas.

+ Náuseas, inestabilidad y mareos.

Es importante destacar aquí que las personas que sufren más síntomas de este tipo, son las que más ayuda buscan.

Interpersonales

Las relaciones interpersonales también se ven afectadas en la depresión. Así, aparece:

+ Deterioro en las relaciones.

+ Disminución del interés por la gente.

+ Sensación de rechazo.

+ Aislamiento social.

Los síntomas de este tipo, si son muy intensos, son predictores de un peor curso en el trastorno (es decir, de una mayor cronificación del mismo).

¿Cómo sé si mi pareja tiene depresión?

¿Cómo saber si mi pareja tiene depresión? Para poder hablar de depresión deben darse las siguientes condiciones o criterios:

+ Un estado de ánimo depresivo (la mayor parte del día, casi cada día) o un sentimiento de apatía o anhedonia (disminución del interés o de la capacidad para el placer).

+ 4 síntomas, como mínimo, de los ya mencionados en el apartado anterior.

+ Un malestar o deterioro asociado a todos estos síntomas.

+ Una duración de los mismos de mínimo 2 semanas o una incapacidad funcional en la persona (que no puede llevar a cabo su vida con normalidad).

+ Los síntomas no se deben a la vivencia de un duelo (es decir, no se trata de una respuesta natural, de tristeza y dolor, ante una pérdida reciente).

Entonces, ¿lo que le sucede a mi pareja se trata de depresión? Como has podido comprobar, no hace falta que aparezcan todos los síntomas mencionados para poder hablar de depresión. Si aparecen 4 de ellos, unidos al estado de ánimo depresivo o a la apatía y, además, observas que tu pareja tiene auténticas dificultades para funcionar en su día a día como lo hacía normalmente, entonces sí hay motivos para pensar en una posible depresión.

En estos casos, lo mejor será hablarlo con nuestra pareja y, sobre todo, pedir ayuda profesional. La depresión causa mucho sufrimiento, pero es un trastorno que se puede superar con la ayuda adecuada.

¿Qué NO es depresión?

A la hora de saber si nuestra pareja sufre o no depresión, también será importante conocer qué NO es una depresión. Así, NO es depresión:

+ Sentir tristeza o apatía durante algunos días.

+ Tener una “mala semana”.

+ Sentirse abatido o con poca energía.

+ Mostrar únicamente uno, dos o tres de los síntomas anteriores.

+ Estar más cansado o fatigado de lo normal.

+ Estar desanimado durante una temporada.

+ Estar triste por la muerte de un ser querido o por cualquier otra pérdida (por ejemplo: ruptura, pérdida del trabajo, etc.).

+ Un duelo tampoco es una depresión (aunque si el duelo se vuelve patológico, este puede desembocar en depresión).

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi pareja deprimida?

Lo primero de todo, te recomendamos que observes mucho a tu pareja y que estés atenta a todos estos síntomas, ya que esto te ayudará a saber si estás ante un caso de depresión o no. Así que prueba a observar, analizar, pero, sobre todo, a hablarlo con tu pareja. Pregúntale directamente cómo está; coméntale que últimamente lo ves más apagado o triste de lo normal. Indaga en sus posibles causas y hazlo de manera natural, abierta y sin tabúes. Pregúntale qué necesita y muéstrate disponible para ayudarlo en todo lo que necesite.

Si no se trata de depresión, quizás se trata de un trastorno más leve o, sencillamente, de una respuesta normal y adaptativa ante una pérdida o ante una circunstancia complicada. Sea cual sea el caso, tu pareja agradecerá que estés ahí; y, sobre todo, te recomendamos que pidáis ayuda profesional en caso de sentir que la situación os sobrepasa. Recuerda que, sin salud mental, no hay salud, y como decía Abraham Maslow “la terapia es una búsqueda de valor”. 

 

Referencias bibliográficas: 

  • American Psychiatric Association -APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid. Panamericana.
  • Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen II. Madrid: McGraw-Hill.
  • OMS: CIE-10. (1992). Trastornos Mentales y del Comportamiento. Décima Revisión de la Clasificación Internacional de las Enfermedades. Descripciones Clínicas y pautas para el diagnóstico. Organización Mundial de la Salud, Ginebra.

Puedes leer más artículos similares a Señales para detectar si tu pareja sufre depresión (y cómo ayudar), en la categoría de Depresión en Diario Femenino.