Depresión por un aborto: cómo sobreponerte a la pérdida

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Sabemos que las causas de depresión pueden ser muchas, algunas no tienen un origen concreto, sino que se trata de una errónea percepción de la realidad. Pero otras veces la depresión viene motivada por algo concreto, por una experiencia traumática.

Una de las peores experiencias que puede sufrir una mujer es un aborto espontáneo, que supone tanto dolor como la pérdida de un hijo ya nacido. Porque un embarazo que no llega a su término supone la destrucción de un amor y de tantas y tantas ilusiones. Pero la depresión por aborto también se cura.

La depresión tras el aborto

Alrededor del embarazo giran también los trastornos emocionales, algunos tan frecuentes como la depresión posparto y la depresión durante el embarazo. Y es que se trata de un momento en el que, además de la revolución hormonal que conlleva, están presentes sentimientos muy intensos pero poco controlables.

Por eso un aborto, que es un embarazo que no llega a su fin, supone muchas veces un motivo de depresión. Ilusiones rotas, sueños interrumpidos, el desvanecimiento de esa familia que pensabas construir, la sensación de pérdida del ser amado y también culpabilidad, tristeza y desesperanza son algunos de los sentimientos que rodean un aborto.

Se trata en cualquier caso de una situación bastante frecuente pero no por ello menos traumática. La mujer que ha sufrido un aborto se encuentra con sus deseos de ser madre truncados, se pregunta si ha sido culpa suya, duda si va a poder ser madre algún día y se inquieta ante las vanas palabras de quienes la rodean. No hay consuelo para la mujer que ha sufrido un aborto, pero sí hay tratamiento.

Superar la depresión por aborto

Todos esos sentimientos de inseguridad, miedo y fracaso que se experimentan tras un aborto tienen, por lo general una duración limitada. En realidad se trata de atravesar un periodo de duelo de la misma forma que cuando perdemos a un familiar. La depresión llega cuando ese periodo de duelo tras el aborto no consigue superarse y se convierte en un trastorno emocional importante.

Como todos los tipos de depresión, la depresión por aborto requiere un tratamiento médico, fundamentalmente farmacológico y psicológico, para que la mujer se recupere lo antes posible de esa experiencia traumática y desoladora. En el caso de un aborto, cabe señalar que la sociedad no ayuda mucho perpetuando viejos mitos en torno a las mujeres y a la maternidad.

En cualquier caso, el apoyo psicológico es necesario en los casos de depresión por aborto para eliminar el sentimiento de culpa, aumentar la autoestima, recuperar la confianza en una misma y encontrar la fuerza suficiente para afrontar nuevas ilusiones en la vida. Pero sobre todo, para convencer a la mujer de que un aborto no va a truncar sus expectativas de ser madre en el futuro.

Puedes leer más artículos similares a Depresión por un aborto: cómo sobreponerte a la pérdida, en la categoría de Depresión en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: