Depresión en el embarazo: cuando la maternidad no te hace feliz

Protégete frente a la depresión en el embarazo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Ni todas las mujeres afrontan la maternidad de la misma manera, ni todas experimentan los mismos cambios durante el embarazo. Si la mayoría de las veces hablamos de la depresión post parto, provocada por el brusco descenso hormonal, también nos encontramos con el caso contrario, es decir, el brusco aumento de la hormonas en los primeros meses del embarazo también puede provocar una depresión.

Pero no todo es cuestión de hormonas de esta depresión en el embarazo, ya que son muchos los factores que pueden alterar nuestro equilibrio emocional en un momento de presión y de cambios como es el embarazo. A pesar de la dificultad para tratar una depresión cuando estás embarazada, hemos buscado la manera de superar la depresión en el embarazo.

Embarazada y con depresión

La llegada de un bebé a la familia supone en la mayoría de las ocasiones un momento de máxima felicidad, pero no siempre es así. A veces se trata de un embarazo no deseado, a veces la pareja está atravesando una crisis y no está tan unida como para vivir el embarazo con alegría, a veces el propio embarazo genera preocupación por ser de riesgo y otras veces, el embarazo llega en un momento vital de estrés laboral o personal.

Sea como sea, algunos de estos factores unidos a los cambios hormonales pueden provocar una depresión durante el embarazo que no deja de presentar serios riesgos para la salud del bebé y la de la madre. En cualquier caso, si estás sufriendo una depresión en el embarazo, lo primero que debes tener claro es que no debes sentirte culpable, porque tu estado de ánimo no depende solo de ti.

Los síntomas de la depresión en el embarazo son los mismos que los de cualquier otro tipo de depresión a los que se unen los síntomas propios del embarazo. Es decir, la inseguridad, la fatiga, el insomnio, la tristeza, la pérdida de ilusión se unen a las náuseas, el aumento de peso o los cambios de humor en una auténtica bomba de relojería que puede terminar con la falta total de interés de la futura madre, con una baja autoestima y sentimiento de culpabilidad.

Superar la depresión en el embarazo

Si algo positivo encontramos en la depresión durante el embarazo es que se trata de un trastorno temporal. Pero eso no significa que no debamos tratarla, ya que estamos poniendo en peligro nuestro equilibrio emocional en un futuro. Como otro tipo de depresión, la depresión en el embarazo requiere su tratamiento, aunque en este caso, tal vez no podamos recurrir al tratamiento farmacológico con antidepresivos.

Pero si los medicamentos pueden dañar el desarrollo del bebé, no ocurre lo mismo con la psicoterapia, que será nuestra primera opción en el caso de la depresión en el embarazo. Además, nosotras mismas también podemos hacer algunas cosas para prevenir esta depresión, pero se necesita un cambio de perspectiva.

Para prevenir la depresión en el embarazo debemos aprender a tomarnos la vida con calma, aprender a priorizar y quitarnos todas las responsabilidades que podamos. No podemos tenerlo todo bajo control, a pesar de que nos encantaría, así que lo mejor es dejar que las cosas fluyan de manera natural y dejar lugar para la improvisación.

Puedes leer más artículos similares a Depresión en el embarazo: cuando la maternidad no te hace feliz, en la categoría de Depresión en Diario Femenino.