¿Qué es bueno para el estrés?

Encontramos la forma de reducir el estrés en todos los ámbitos de la vida

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo reducir el estrés

Tal vez te sorprenda, pero no queremos eliminar el estrés de nuestras vidas porque lo necesitamos. El estrés surge como respuesta a algo que debemos hacer urgentemente y esa es su función natural y saludable. El problema surge cuando no nos sentimos seguros de poder llevar a cabo eso que debemos hacer. Ahí es cuando el estrés se convierte en un problema y en un enemigo de nuestra felicidad y de nuestra salud. Por eso nos estamos preguntando qué es bueno para el estrés y hemos encontrado algunas soluciones.

Estilo de vida contra el estrés

Vivimos demasiado rápido, tenemos demasiadas obligaciones y sentimos mucha presión con hacerlo todo y además hacerlo bien. Este estilo de vida favorece la aparición del estrés, pero hay otras opciones.

Estilo de vida para el estrés

+ La filosofía de vida Lagom para el estrés

Esta filosofía o estilo de vida Lagom nos llega desde Suecia y propone buscar el equilibrio entre lo que debemos hacer y lo que realmente queremos hacer. También propone desprenderse de esas cosas materiales que en realidad no necesitamos y saber apreciar esos momentos sencillos con los amigos o la familia que son los que de verdad nos proporcionan bienestar.

+ El estilo Hyggie para el estrés

Seguimos aprendiendo de los países nórdicos con este estilo de vida Hyggie que nos llega desde Dinamarca y donde la casa juega un papel crucial. Propone disfrutar de los nuestros en un ambiente relajado y cómodo, sin la presión de hacer actividades continuamente y entendiendo la mejor forma de ocio como pasar tiempo con la gente que queremos.

+ Dormir más y mejor para el estrés

No hace falta marcharse a otros países para comprender que en este estilo de vida que llevamos en el que el estrés y la ansiedad forman parte de nuestro día a día hay algo que nos falta: más horas de sueño. Dormir, pero dormir bien, es una de las mejores recetas contra el estrés porque durante el sueño recuperamos nuestra energía y nuestras ilusiones.

+ La vida Slow contra el estrés

Hace ya un tiempo que se propone la Vida Slow como alternativa a nuestra locura diaria. Reducir las obligaciones y las necesidades y apostar por un estilo de vida más natural y tradicional funciona perfectamente como terapia antiestrés y como el camino más seguro hacia la felicidad.

Ejercicio contra el estrés

Nos cueste más o menos aceptarlo, una vida saludable y activa es necesaria para mantener el estrés en los niveles adecuados. Y hay algunas cosas que puedes hacer.

Ejercicio para el estrés

+ Meditación para el estrés

No hace falta que te conviertas en una gurú de la meditación para obtener los beneficios de algunos sencillos ejercicios que te ayudarán a aclarar la mente y ver la vida desde una perspectiva más relajada. Practicar mindfulness o desarrollar la atención consciente es asequible para todo el mundo y los resultados son casi inmediatos.

+ Respiración para el estrés

El estrés viene muchas veces acompañado de cierta ansiedad. Si muchas veces te encuentras con una respiración agitada y nerviosa, es hora de practicar ejercicios de respiración. Respira hondo por la nariz, sujeta el aire dentro y expúlsalo por la boca. Repite este ejercicio 5 veces seguidas y verás cómo te sientes renovada.

+ Deporte para el estrés

Hay que hacer deporte y no solo para combatir el estrés. Una vida sana pasa por hacer ejercicio regularmente y eso no lo puedes evitar. Pero tranquila, que no hace falta que lances al deporte de competición, salir a correr o caminar durante una hora 5 veces por semana también se considera hacer ejercicio físico.

+ Alimentación para el estrés

Y en nuestro plan para una vida sin estrés no puede faltar poner especial cuidado en la alimentación. Alimentación sana y variada es lo que necesitas para sentirte mejor contigo misma y aliviar el estrés. Porque si te sientes sana, te sientes fuerte. Y si te sientes fuerte, ese miedo a no poder con todo desaparece.

Actitud contra el estrés

Pero más ejercicios, trucos o filosofías que apliquemos a nuestra vida, no conseguiremos gran cosa si no cambiamos de actitud.

Actitud para el estrés

+ Actitud positiva para el estrés

Tener una actitud positiva puede cambiar tu vida; por supuesto, cambiarla a mejor. Ser optimista y saber ver lo que bueno que te rodea y la cantidad de cosas que tienes a tu alrededor para poder disfrutar es la mejor terapia contra el estrés.

+ Decir no para el estrés

¿Cuántas veces te has arrepentido de aceptar ese encargo extra de tu jefe? Hay que aprender a decir "no" a tu jefe, a tu pareja, a tu madre, a tu hermana, a tu amiga...porque debes saber en todo momento cuando estás llegando a ese límite de presión y obligaciones al que nunca deberías llegar.

+ Organización para el estrés

Imaginamos que ni puedes ni quieres irte a vivir a una cueva tú sola, así que seguro que tienes un montón de obligaciones diarias. La mayoría de los días pensarás que no puedes con todo y eso es lo que hace que el estrés no te deje ni un segundo. Una buena organización, una buena planificación de las tareas identificando las prioridades, es tu seguro de vida contra el estrés.

+ Tus expectativas fomentan el estrés

Hay una tendencia a intentar conseguirlo todo, a ser felices las 24 horas del día, a sentirnos siempre fuertes y poderosas. Muchas veces el estrés surge del desajuste entre tus altas expectativas y la realidad. Así que positiva y optimista, sí; pero no pierdas el contacto con la realidad.

Remedios naturales contra el estrés

A tener en cuenta son algunos de los remedios naturales más habituales para reducir el estrés y aumentar la sensación de bienestar.

Remedios naturales para el estrés

+ Aromaterapia contra el estrés

Los olores pueden hacernos sentir mejor, potenciar nuestra creatividad o ayudar a los momentos de relajación. Los aromas más relajantes son los de lavanda, bergamota, mejoran y pino silvestre.

+ Musicoterapia para el estrés

La música es un regalo para los sentidos y seguro que ya has comprobado cómo influye en tu estado de ánimo. Busca unos minutos para estar a solas contigo misma y escuchando una música relajante, verás cómo es uno de los remedios más efectivos para el estrés.

+ Infusiones para el estrés

Puede que te encante tomarte una taza de té o de café, pero no son las bebidas más adecuadas si sufres de estrés. Elige infusiones de valeriana, pasiflora o lavanda para favorecer la tranquilidad y el equilibrio.

+ Masajes para el estrés

El estrés produce rigidez muscular y lo mejor es mimarte con un buen masaje. Aunque también sirve un baño de espuma añadiendo al agua unas gotas de algún aceite esencial relajante.