Los significados más interesantes del color gris según la psicología

Qué dice la psicología de los colores del color gris

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Te gusta el color gris? Lo más probable es que no sea de tus colores favoritos, pero seguro que tampoco te rechina ni te molesta demasiado. Puede incluso que no le hayas prestado mucha atención a este color hasta que te hemos hecho esta pregunta porque lo cierto es que la neutralidad del gris hace que muchas veces pase desapercibido. Sin embargo, presta atención a los significados del color gris en psicología porque pueden ayudarte a encontrar el bienestar en tu vida.

Qué significa el color gris: su simbolismo

Si en el punto medio está la virtud, justamente ahí nos encontramos con el color gris. Una neutralidad que a veces es positiva en forma de conciliación o de ausencia de conflictos, pero que a veces demuestra una incapacidad para posicionarse. El gris es el punto medio entre el negro y el blanco y no produce ninguna estridencia ni para bien ni para mal.

¿Qué te transmite el color gris? Puede que la ausencia de color te resulte un poco abrumadora, como cuando contemplas el Guernica de Picasso. Es el mismo gris que llevaba la Cenicienta hasta que, ¡oh, sorpresa! aparece el príncipe azul. Es cierto que estamos ante un color apagado y hasta aburrido, pero también tiene ese punto de equilibrio y moderación tan necesario en la vida.

Significados negativos del color gris

Analizamos, en primer lugar, los significados más negativos del color gris porque tal vez sean los más conocidos. Pero recuerda que todos los colores tienen su parte positiva.

En principio, el gris aburre y puede reflejar cierta falta de personalidad cuando se trata de "una persona gris" o incluso inseguridad. No te decides, no sabes si sí o si no, no sabes si blanco o negro, pues entonces gris. Pero todo resulta un poco apagado, ¿verdad?

Esa falta de luminosidad del color gris nos lleva a los días grises, los días de cielo plomizo donde el azul se retira y deja paso a un día de lo más desapacible. Ese gris que oculta los maravillosos colores que le dan vida a la naturaleza y que te deja sin fuerzas ni ganas para hacer nada.

El gris simboliza la tristeza y la melancolía; a veces también la preocupación. Y, ¿de qué color es la depresión? Si alguna vez has pasado por ella, sabrás que todo tu mundo exterior e interior se vuelve de color gris.

Lo que está anticuado, lo que está viejo, se vuelve gris. Tal vez por el polvo que se acumula de no usarlo. Pero hay algo que nos preocupa especialmente sobre este color apagado y está relacionado con los sentimientos y las emociones.

Las personas frías, sin sentimientos, las personas insensibles, las personas manipuladoras, las personas tóxicas son grises. Cuidado, que no es que vayan vestidas con este color, sino que su alma es de este color. El color de la falta de emociones o de los sentimientos ocultos. Sin llegar al extremo de las personas carentes de emociones, las personas heridas son de color gris, por eso esconden sus sentimientos. Y también las tímidas, para no destacar demasiado y seguir pasando desapercibidas.

Mucho cuidado también con la mentira y el engaño, que te envuelven en un mundo gris del que es muy difícil escapar. Las personas que ocultan cosas, las que no se atreven a mostrarse tal y como son, son personas grises.

Significados positivos del color gris

Pero no nos vayamos a quedar con el lado más oscuro del gris, que también tiene sus significados positivos y, además, no deja de ser la base del color plateado, tan luminoso y tan especial.

Seguro que has oído hablar de la materia gris del cerebro, ¿verdad? Pues ahí es donde se produce la reflexión. Así que el color gris está relacionado con el raciocinio, con el sentido común y también con la inteligencia y la sabiduría. Una sabiduría que puede provenir de esa experiencia de lo "viejo", que lo viejo no siempre es negativo. ¿De qué color son las canas? Y por más que las ocultemos con el tinte, sabemos que están ahí en forma de un aprendizaje vital importante y valioso.

El gris también simboliza el saber estar y la elegancia, tal vez por su carácter moderado y sin estridencias. Si bien el lujo se presenta en forma de color dorado, cuando el lujo se asocia a la elegancia sobria o sencilla, sin opulencia, el color elegido es el plata y, en ocasiones, el propio gris.

Un aspecto interesante de este color es que está asociado a la honestidad, a la profesionalidad y a la confianza, así como a la discreción y al compromiso. ¿Hay algo más discreto que el gris? Tal vez los secretos también sean grises. Puede parecer contradictorio que un color represente tanto a la mentira como a la honestidad, pero en nuestro instinto está el saber en qué lado se encuentra cada uno. Ya sabes que todo depende de cómo se utilice cada color y de la intención que se tenga.

Que el gris sea un color moderado e imparcial le proporciona una gran estabilidad. Virtudes como la tolerancia y la modestia también son de color gris. Y el aspecto más conciliador, fundamental para que los extremos no se enzarcen en una disputa sin final. Al fin y al cabo, la diplomacia es gris; lo políticamente correcto es gris. Y es cierto que a veces hay que definirse de una forma contundente, pero volvemos al inicio con esa virtud que se encuentra en el punto medio.

Si en los significados negativos hablábamos de la oscura relación del color gris con las emociones en el sentido de ocultarlas, eso también tiene su lado positivo. Por ejemplo, el autocontrol, tan necesario en algunas ocasiones de la vida. De ahí podemos añadir que la inteligencia y el respeto también forman parte de la gama de los grises, así que nos quedamos con estos aspectos positivos, ¿verdad?

Cómo puede ayudarte el gris en tu vida

Pero vayamos al lado práctico del gris y cómo puede ayudarte a encontrar el bienestar. Ya sabes que vas a necesitar toda la gama de colores, pero siempre puedes potenciar uno u otro según tus necesidades más urgentes.

Por ejemplo, si vas a una entrevista de trabajo y necesitas dar una imagen sobria y sencilla, apuesta por un look en gris. Pero cuidado, porque todo gris puede hacerte parecer una persona aburrida, sin ilusión y sin ambición, así que potencia tu personalidad con unos toques de color en los complementos.

El color gris puede favorecer la reflexión y la concentración, por eso es imprescindible poner algunos tonos grises en tu zona de trabajo o de lectura. En la zona de la biblioteca, por ejemplo, una combinación de gris y naranja es perfecta para que potencies tanto la concentración como la creatividad.

La calma, la estabilidad y el equilibrio emocional también requieren unos toques de gris en tu zona de descanso habitual. Si por ejemplo pones el cabecero de la cama en un tono gris claro, te ayudará a descansar y a lograr un sueño reparador.

Además el gris es un color que combina con todo, tanto en la ropa como en decoración. No lo dudes más y aporta un toque de calma, elegancia y sofisticación en tu vida con el color gris.