Qué es el cortisol: formas de mantener los niveles de estrés estables

Consejos para estabilizar los niveles de cortisol de tu organismo

Adriana Méndez

El estrés es un resultado innegable de un estilo de vida pesado, agitado y desequilibrado, donde cargamos a nuestro cuerpo de tantas preocupaciones, tensiones y poca actividad física, que este simplemente se resiente. Lo cual nos hace sentir agotados y desmotivados para seguir enfrentándonos al día a día, en definitiva, el estrés es el peor enemigo que podemos tener para nuestro rendimiento e incluso para disfrutar de lo que hacemos en la vida. 

Pero ¿sabías que el estrés no solo se ocasiona por factores externos? También podemos ser nosotros mismos quienes nos causamos estrés, con el bajo cuidado para tener un estilo de vida adecuado. Desde dejar que las preocupaciones nos abrumen hasta tener malos hábitos alimenticios y de ejercicio, son factores que pueden contribuir a que generemos estrés. 

¿De qué manera ocurre esto? A través de los desniveles de cortisol en nuestro organismo pero, ¿qué es el cortisol? En Diario Femenino te explicamos cómo influye el cortisol en el estrés así como las muchas formas de mantener los niveles de estrés muy estables. ¡Vamos a verlo! 

Cortisol, la hormona del estrés

Como lo dice el título, este es un nombre con el que es conocido el cortisol ya que es uno de sus procesos fundamentales. Es generada en la glándula suprarrenal y se encarga de muchas funciones en el organismo, tales como controlar la azúcar en la sangre, la segregación de otras hormonas, regular el metabolismo, combatir las infecciones y responder ante el estrés de las presiones externas. 

Según el estudio 'Neurobiología del estrés' de la Facultad de Psicología de la Universidad de la República en Uruguay, la "mayoría de las células del cuerpo humano poseen receptores de cortisol". "El cortisol eleva el nivel de azúcar en sangre, suprime la acción del sistema inmune y regula el metabolismo, facilitando así la adaptación a situaciones ambientales cambiantes" 

Por lo que, un desequilibrio en los niveles de cortisol pueden afectar negativamente a la funcionalidad del organismo completo: incluyendo problemas de azúcar, aumento de presión arterial, disminución de los niveles de adrenalina, por lo que sentimos mayor cansancio en el día, problemas para mantener el peso y desatención. 

Efectos negativos del cortisol en el organismo 

El cortisol es muy importante para nuestro cuerpo, nos mantiene en alerta y mantiene activo a nuestro metabolismo para seguir trabajando con efectividad, pero cuando existen niveles muy altos de esta hormona, pueden suceder una serie de consecuencias realmente perjudiciales para nosotros, como las que veremos a continuación.  

+ Ansiedad y depresión

Debido a que una de las mayores funciones del cortisol es manejar los niveles de estrés del cuerpo y activar el organismo para dar una respuesta adecuada ante su presencia, cuando existe un desequilibrio en la producción de esta hormona, se puede llegar a desarrollar con más facilidad episodios de ansiedad y depresión. Sobre todo al no poder sentirnos capaces de resolver los conflictos presentes y estamos abrumados por los sentimientos negativos que conlleva el estrés.

+ Problemas con el peso corporal

Otra de las funciones más resaltantes del cortisol es mantener activo nuestro metabolismo, por lo que si se presentan altas cantidades de esta hormona, puede que nos veamos con dificultades para mantener un peso ideal e incluso ser más propensos al aumento de peso.  

+ Mayores infecciones

El cortisol propicia al organismo para tener un mejor contrataque contra las infecciones, de manera que no exista un dolor agudo ni complicaciones. Por lo que este también se puede ver afectado al desequilibrarse el cortisol, trayendo como consecuencia una vulnerabilidad ante el desarrollo de infecciones mayores o ralentización del cuerpo para curarse. 

+ Afecta al sistema inmune

La gran causa de por qué sucede el punto anterior descrito, es porque existe una disminución considerable de la funcionalidad del sistema inmunológico, por lo tanto este no tiene la capacidad suficiente para defender al organismo de virus, bacterias o infecciones que se hagan presentes. 

+ Problemas de insomnio

El cortisol ayuda a que nuestro cuerpo se mantenga despierto y activo para enfrentar el día a día, el problema es que también puede mantenerse así durante las horas de la noche, evitando que logremos conciliar y mantener el sueño. Por ende, no podemos obtener un descanso adecuado

+ Problemas en huesos y piel

La producción de cortisol ayuda a generar fuerza y resistencia en los huesos, por lo que ante un cambio negativo, estos se pueden ver en riesgo de sufrir fracturas o desarrollar osteoporosis. También se puede ver un efecto dañino en la piel, siendo más propensa a lesiones, resequedad, aparición de hematomas y hongos cutáneos o aumento del vello facial y corporal. 

Formas en que podemos mantener equilibrados los niveles de cortisol

Lo más ideal es que tengamos un nivel bajo de cortisol en nuestro cuerpo para que este pueda responder ante las agitaciones del exterior y mantener su funcionamiento sin que se sobre estimule o se exceda. Para conseguirlo puedes prestar atención a las siguientes recomendaciones. 

1 Mueve tu cuerpo

Una de las mejores maneras de regular el cortisol es que ayudes a tu cuerpo a generar energía extra por su cuenta y la forma más ideal de lograrlo es haciendo actividad física. Para ello puedes hacer rutinas de cardio, de fortalecimiento o salir a caminar. 

2 Reduce el estrés

Sabemos que este punto puede ser complicado para ti, pero es necesario que reduzcas lo más posible las preocupaciones y pensamientos anticipatorios de tu rutina. Una buena recomendación es que realices actividades que distraigan tu mente o que te relajen, también puedes practicar ejercicios de respiración, yoga o meditación. 

3 Descansa

Tener una buena noche de descanso es fundamental para tener energías renovadas al día siguiente y dejar que tu cuerpo se recupere de todo el esfuerzo del día. Así que procura tener una rutina de sueño adecuada, para ello puedes crear hábitos que te induzcan a dormir, como tomar un baño de agua caliente, tomar una taza de té relajante, apagar los dispositivos electrónicos, crear un ambiente tranquilo y oscuro. 

4 Disminuye el azúcar y la cafeína

Esta combinación puede tener tu cuerpo en alerta y agotado al mismo tiempo, ya que el consumo continuo de cafeína y azúcar eleva los niveles de cortisol. Por ende, es posible que no puedas descansar correctamente y te sientas con un cansancio terrible todo el día. 

5 Alimentación balanceada

Aunado a la disminución de los alimentos ricos en cafeína y azúcares, es importante que tengas buenos hábitos alimenticios, procura consumir comidas frescas y bajas en grasas que sean grandes fuentes de proteínas y potasio. De esta manera puedes ayudar a que tu cuerpo absorba nutrientes naturales para generar energía. 

6 Organiza tu día

Una gran fuente de estrés es que te sientas abrumado por todas las responsabilidades a diario que tienes que cumplir y la aparente falta para llevarlo a cabo. Una excelente manera de afrontarlo es organizando tu día, coloca horarios flexibles que puedas llevar a cabo y prioriza tus necesidades según lo que es más urgente de realizar. 

7 Distraete 

Distraer la mente es necesario para que tu cerebro no se agote y puedas mantener la concentración adecuada. Para ello, es necesario que tomes pequeños descansos de 10 minutos a lo largo del día y encuentres un momento más largo para hacer una actividad entretenida, como salir a pasear, practicar tu hobby favorito, leer, escuchar música, etc. 

Ojo con los niveles altos de cortisol durante el embarazo

Un punto que creemos es importante recalcar es la aparición de niveles altos de cortisol durante el embarazo, lo cual es algo por completo normal y esperado en las últimas semanas de la gestación. Esto se debe a la producción de CRH por parte de la placenta, la cual sirve como estimulante de la hormona del estrés, para preparar al cuerpo por la gran actividad que está cerca de realizar. 

Estos niveles de cortisol no son dañinos para la madre y menos para el bebé, ya que incluso son necesarios para el desarrollo ideal de sus pulmones y cerebro, así como para prepararse también para su llegada al mundo. 

¿Estás lista para mantener en equilibrio los niveles de cortisol de tu organismo? ¡Ahora ya sabes cómo hacerlo! 

Puedes leer más artículos similares a Qué es el cortisol: formas de mantener los niveles de estrés estables, en la categoría de Estrés en Diario Femenino.