Depresión en San Valentín: cómo evitar la tristeza de amor

Consejos para pasar un Día de los Enamorados feliz sin pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Todavía no nos hemos recuperado de la depresión navideña cuando nos encontramos con otra de esas fechas conflictivas que ponen a prueba nuestro equilibrio emocional. El día de San Valentín supone un trago amargo para muchas personas sin pareja que notan, ese día más que nunca, el peso de la soledad. Aunque muchos se empeñen en no tomárselo en serio, San Valentín puede favorecer la depresión en muchas personas que no han encontrado el amor. En Diario Femenino te damos algunos consejos para evitar la depresión en San Valentín

La depresión en San Valentín

No hablamos de la punzada de envidia que roza la tristeza de todas esas personas que disfrutan todo el año de su soltería excepto el día de San Valentín. Tampoco hablamos de esas personas que viven en pareja y su decepción cuando comprueban que, un año más, se han dejado vencer por la rutina y no han celebrado el Día de los Enamorados. Cuando hablamos de la depresión por San Valentín hablamos de todas esas personas que ya padecen un trastorno emocional y que se recrudece en los días previos al 14 de febrero.

La causa de esta depresión en San Valentín no es otra que la frustración provocada por la presión social. A estas alturas, la opinión general todavía es que la vida perfecta es en pareja, con un par de niños y, a ser posible, con una gran hipoteca. Hay muchas personas que se deciden a alejarse de esta visión y vivir su propia vida, siendo fieles a sí mismos y no a los demás. Pero es cierto que los sentimientos siguen viéndose afectados por la presión social.

La depresión en San Valentín es, en todo caso, una depresión ligada al desamor, a la soledad y a los sueños incumplidos. Personas que han sufrido una ruptura sentimental reciente para las que el día de los enamorados puede convertirse en una trampa emocional, personas que siguen buscando con fervor al amor de su vida, sin éxito, o personas que, por un motivo u otro, no han sabido encajar en un grupo y se sienten solas, especialmente ese día en el que se reparte amor.

Cómo evitar la tristeza el 14 de febrero

Si lo que causa tu depresión es el amor, el desamor o la sensación de soledad, lo que necesitas es un cambio de perspectiva. ¿Estás segura de que no tienes amor? Tal vez no estás en pareja, tal vez no tengas un novio que te regale una tarjeta con corazones en San Valentín, pero seguro que tienes el amor de tu familia, de tus padres, de tus hermanos y de tus amigos.

Si quieres evitar la tristeza de San Valentín puedes seguir haciéndote algunas preguntas más. ¿Seguro que lo que necesitas para ser feliz es un novio? ¿Cuando has tenido pareja tus días de San Valentín eran como siempre habías soñado? Si echas la vista atrás, seguro que recuerdas que tener pareja no es garantía de vivir con amor, por lamentable que suene. Así que no dejes que el pensamiento negativo entre en tu vida por San Valentín.

Nadie, ni siquiera la soltera más convencida, puede evitar que una sombra de duda pase por su cabeza ese día de los enamorados cuando ve por la calle a una pareja disfrutando de un beso de amor y una simple rosa. Pero el año tiene muchos días más que este de San Valentín, que es exclusivo de los enamorados. El resto del año es para uso y disfrute de quienes no están en pareja.

Planes alternativos para no deprimirte en San Valentín

Hay dos opciones para pasar el Día de los Enamorados de la mejor forma posible y sin bajones emocionales: puedes optar por celebrarlo con amigos en esa extensión del amor de pareja tal y como hacen en otros países o puedes optar por ignorar por completo que el 14 de febrero está señalado en el calendario con un corazón muy rojo.

En ambos casos, puedes encontrar planes para pasar un día genial sin rastro de tristeza o melancolía. En el caso de que estés empeñada en celebrarlo, ya sabes que con tu círculo de amigos puedes repartir tarjetas y regalos de amor. Y la fiesta que no falte, porque al fin y al cabo estamos de celebración.

Si prefieres ignorar que hoy es el Día de San Valentín también puedes hacerlo. Tener que ir a trabajar como todos los días te pondrá muy fácil la tarea de olvidarte de la fecha. Y si además de trabajar estás estudiando, tienes el día completo y el amor (o la falta de él) no se te pasará por la cabeza.

Pero será mejor que te diviertas un poco, ¿verdad? Desconecta el teléfono y sumérgete en una novela adictiva tumbada en el sofá. El motivo de desconectar el móvil no es solo para que puedas leer sin interrupciones, es para que no te veas tentada a mandarle un mensaje a tu ex. También es altamente recomendable que solo por hoy (y tal vez mañana) no entres en las redes sociales. Ya sabes lo que le gusta a las parejas alardear de su amor en Facebook o Instagram.

La opción de ver una película conlleva cierto peligro porque la programación de televisión te atacará con románticas historias de amor y es lo último que necesitas. Así que olvídate de la parrilla televisiva y elige tú la película. Si quieres, ponte una peli de terror, que seguro que no te acuerdas para nada del día que es. Y sí, este día tienes permiso para ver todos los capítulos que quieras de tu serie favorita y acostarte a las mil.

¿Tienes un problema con San Valentín?

Sea lo que sea lo que te decidas a hacer, relájate, date un respiro y evádete de la manera que prefieras. Este 14 de febrero es un día para escapar, pero antes o después tendrás que hacer frente al verdadero problema que tienes con San Valentín para que este día no se convierta en una tortura anual y puedas vivirlo con naturalidad y sin miedos.

No estás sola, no eres la única a la que se le atraganta San Valentín cuando no tienes pareja. Y eso no es consuelo, pero sí puedes apoyarte en la idea de que este mal común y generalizado se puede superar. Te va a costar, te va a llevar un tiempo, pero tal vez ha llegado el momento de sacudirte de encima todas esas ideas preconcebidas. ¿Necesitas una pareja para tener una vida plena? Por supuesto que no. Y la teoría la sabes pero, ¿cómo la llevas a la práctica?

Sin descuidar tu vida social, a partir de ahora procura pasar más tiempo contigo misma. Pero tiempo de calidad, tiempo de introspección en el que poco a poco te vayas descubriendo como una persona mágica y especial. ¿Qué no hay ningún hombre a tu lado que lo vea? No pasa nada, primero tienes que verlo tú. Y una vez que veas lo especial que eres, podrás empezar a quererte, a entender qué es realmente lo que necesitas en tu vida, a centrarte en todas esas cosas que te hacen sentir bien, a ser emocionalmente independiente.

Porque necesitamos a los demás, es cierto, pero no necesariamente en forma de pareja. Una vez que compruebes que tú sola puedes mejorar tu autoestima, que tú sola puedes disfrutar de ti misma y de la vida, que tú sola puedes creer en ti misma y que tú sola eres mucho más fuerte de lo que parece, entonces no vas a sufrir ningún bajón más el próximo 14 de febrero. Y además, por si acaso te sigue interesando, ese estado al que vas a llegar por ti misma es el mejor estado para que aparezca un amor sano y verdadero.

Puedes leer más artículos similares a Depresión en San Valentín: cómo evitar la tristeza de amor, en la categoría de Depresión en Diario Femenino.