Test del Árbol de Koch: una prueba para medir tu estabilidad emocional

Descubre tu personalidad a través del dibujo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuando por fin te decides a ir al psicólogo lo que menos te esperas es que te pida que hagas un dibujo. No eres una niña, pensarás, y además este tipo de prueba te sonará a esos tests que haces en tus redes sociales cuando estás aburrida que te dicen qué tipo de personalidad tienes o incluso adivinan quién está enamorado de ti. Olvídate de estas frivolidades, porque el Test del Árbol de Koch es una herramienta terapéutica complementaria muy útil en Psicología que ayuda a medir tu estabilidad emocional. ¿Quieres saber más?

Qué es el Test del Árbol de Koch

El Test del Árbol de Koch es una prueba psicológica de proyección gráfica. Consiste simplemente en hacer un dibujo de un árbol y a partir de ahí el terapeuta podrá conocer algunos aspectos importantes de tu personalidad. Este tipo de pruebas las asociamos a los niños, pero también funciona con adultos.

De hecho, el Test del Árbol de Koch se ha revelado tan eficaz que lleva utilizándose desde los años 50. A través del dibujo se puede saber cómo una persona interpreta y percibe su mundo, pero también refleja mucho de la vida interior, de las emociones. Y advertimos: se trata de una herramienta complementaria, no de una terapia en sí misma.

Para qué sirve el Test del Árbol de Koch

Ya hemos adelantado un poco para qué sirve el Test del Árbol de Koch. Cuando te piden que dibujes un árbol, te enfrentas a un folio en blanco con algunas herramientas tan reveladoras como los lápices de colores. Ya conoces la importancia de los colores en psicología. Pero aquí cuenta todo, el tamaño del árbol, el lugar en el que está colocado, el grosor del trazo y todos los detalles que añades o no al dibujo.

Todo se analiza minuciosamente por el terapeuta para hacerse una idea más clara de tu personalidad, para medir tu estabilidad emocional, para detectar la presencia de conflictos y también para adentrarse en el contenido de tu inconsciente. Algunos estudios afirman que este test es muy útil también para detectar discapacidades cognitivas. En definitiva, se trata de una prueba muy sencilla que proporciona una gran cantidad de información y que sirve tanto para niños como para adultos.

Cómo se hace el Test del Árbol de Koch

¿Y cómo se realiza esta prueba? Al contrario de lo que sugiere su nombre, no te van a pedir que elijas la respuesta correcta. Aquí no hay preguntas. Aquí hay una petición muy sencilla: dibuja un árbol, como quieras, como te salga. Te dan un folio en blanco y ninguna instrucción más. ¿Qué haces ahora?

Puedes hacer un árbol repleto de detalles, con sus raíces, su tronco, el musgo que crece en su tronco, las ramas unas más gruesas y otras menos, las hojas o incluso los frutos, si procede. Pero también puedes dibujar un árbol esquemático en el que los detalles no se aprecian. El tiempo de realización varía según el terapeuta pero se suele pedir que se haga sin prisa. ¿Te apetece dibujar un árbol? Vamos a hacer una prueba.

Cómo se interpreta el Test del Árbol de Koch

Porque ahora te vamos a dar una idea aproximada de lo que significa el árbol que has dibujado. ¿Lo tienes? No te podemos dar más instrucciones, tan solo dibuja el árbol que puedas o quieras. Puedes tomarte 10 minutos o media hora, lo que tú prefieras. Y fuera nervios, que esto no es un examen y no te vamos a poner nota.

+ Fíjate en la parte inferior de tu dibujo. ¿Has dibujado la línea del suelo? Si no lo has hecho, indica inestabilidad y desarraigo. Si la has dibujado, tal vez has tendido hacia arriba, que indica dificultad para adaptarse o hacia abajo, que habla de falta de firmeza o dificultad para tomar decisiones.

+ Las raíces son importantes. Bien proporcionadas hablan de estabilidad familiar y arraigo, mientras que si son demasiado grandes o no aparecen en el dibujo puede indicar carencias afectivas importantes.

+ Vamos con el tronco del árbol. El tronco largo denota ambición y un carácter sociable, mientras que un tronco pequeño puede estar hablando de introversión o de escaso espíritu de superación. ¿Es muy delgado el tronco del árbol? Se interpreta como inseguridad o falta de iniciativa. Por su parte, si el tronco es demasiado grueso hay que estar atentos a cierto matiz narcisista o egoísta. Cuando ensanchas el tronco hacia la mitad habla de pérdida de control, pero si lo haces más ancho en la parte de arriba señala tu carácter idealista.

+ ¿Cómo es la copa de tu árbol? Una copa grande habla de un carácter sociable y creativo, mientras que la copa pequeña refleja timidez y a veces inseguridad. Cuidado si la copa está aplastada porque es característica de los estados depresivos y del sentimiento de indefensión.

+ Las ramas del árbol pueden ser ascendentes o descendentes, que marca la diferencia entre el optimismo y el pesimismo. También hay que fijarse si son finas, que reflejan la sencillez o gruesas, que hablan de una persona con las ideas muy claras. Unas ramas cortadas pueden estar hablando de baja autoestima y unas ramas sueltas que salen del tronco invitan a explorar nuevos caminos en la vida.

+ ¿Las ramas tienen hojas? La falta de hojas puede significar dificultad para centrarse o concentrarse, mientras que su presencia denota cierta claridad mental y el gusto por los detalles. A no ser que las hojas sean excesivas, que puede estar indicando la necesidad de huir a mundos de fantasía.

+ No todos los árboles tienen frutos, pero si en tu dibujo aparecen es porque tienes algunos objetivos o metas en la vida. Si el árbol tiene muchos frutos puede indicar tu aspecto más generoso, pero cuidado si has dibujado los frutos caídos en el suelo, porque señala decepción y falta de motivación.

+ Ahora podemos fijarnos en el espacio que ocupa el árbol en el folio. La parte superior refleja lo espiritual, mientras que la parte inferior se ocupa de lo instintivo. La zona del centro en la parte izquierda señala hacia el pasado, mientras que lo que hay en la parte derecha habla del futuro y de tu relación con el mundo.

+ También hay que atender al tamaño del dibujo. ¿El árbol es muy pequeño? Puede que tengas un complejo de inferioridad o que la inseguridad te esté sobrepasando. Por el contrario, orgullo y vanidad se reflejan en un dibujo muy grande.

Recuerda que este artículo no es parte de la terapia, por lo que los resultados no sustituyen en absoluto la interpretación de un profesional. Un terapeuta atenderá a los detalles del fondo y de la forma, también de los colores y a la presencia o ausencia de otros elementos en el dibujo ajenos al árbol. Si hay paisaje, si has dibujado una casa o la línea del horizonte, el cielo, con el sol o las nubes o incluso puedes haber dibujado pájaros en el propio árbol y otro tipo de animales alrededor. Todo cuenta a la hora de interpretar el dibujo del árbol de Koch para entender tu mundo emocional y eso solo lo puede hacer tu psicólogo.

Puedes leer más artículos similares a Test del Árbol de Koch: una prueba para medir tu estabilidad emocional, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.