TOC numerológico o aritmomanía: cuando no puedes dejar de contar

La permanente obsesión con los números

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El Trastorno Obsesivo Compulsivo adopta muchas formas, aunque todas derivan en actos o compulsiones que acaban por limitar la vida de la persona que lo sufre. Si unos necesitan lavarse las manos, otros tienen que tenerlo todo en un orden determinado. Si unos repiten palabras, pensamientos o imágenes mentales, otros se obsesionan con los números y no pueden dejar de contar. En esta ocasión, hablamos del TOC numerológico, que también se puede llamar Desorden Numérico Obsesivo Compulsivo o aritmomanía. ¿Quieres saber más de este trastorno?

Qué es el TOC numerológico

Uno de los Trastornos Obsesivos Compulsivos más habituales está relacionado con los números. Las personas que lo padecen no pueden evitar contar números, objetos, palabras o incluso repetir acciones un número determinado de veces. El TOC numerológico (o aritmomanía) llega a veces acompañado de otro TOC, como en el caso del TOC de limpieza o contaminación en el que la persona tiene que, por ejemplo, lavarse las manos 5 veces seguidas.

Este desorden numérico funciona como cualquier otro TOC. Un pensamiento incómodo te invade y se convierte en obsesión. Entonces, la ansiedad se dispara y la única forma de frenar esa ansiedad es mediante una compulsión. Si alguna vez has oído eso de que es mejor contar hasta 10 antes de saltar en una discusión, es porque mientras estás contando encuentras cierto alivio o relajación. Pero el TOC numerológico o aritmomanía va más allá.

Cómo se manifiesta el desorden numérico obsesivo compulsivo

La aritmomanía tiene muchas formas diferentes de manifestarse. Algunas personas tienen que contar hasta 100 antes de responder a una pregunta, otras tiene que contar todos los escalones que suben, otras tienen que contar ciertos números por cada palabra que dicen o leen. ¿Te imaginas hasta qué punto puede limitar tu vida este Trastorno Obsesivo Compulsivo?

Contar o repetir una acción un número determinado de veces es la única forma que esa persona encuentra para calmar la ansiedad producida por la obsesión. No es una manía extravagante, es un trastorno que impide llevar una vida funcional. En algunos casos, la aritmomanía se complica hasta la necesidad de hacer operaciones aritméticas en todos los ámbitos de la vida, como por ejemplo, repetir las cosas un número de veces que sea múltiplo de algún número determinado. Y eso no está al alcance de cualquiera.

Más asequible es evitar algunos números concretos y eso nada tiene que ver con la superstición habitual como ocurre en el caso del 13 o del 666. Imagina comenzar el día, nada más despertar, contando 5 veces hasta 10, como haciendo series numéricas. Porque si no lo haces, el día se va a convertir en un infierno de ansiedad e inseguridad.

Causas y consecuencias de la aritmomanía

¿Qué puede provocar este desorden numérico obsesivo compulsivo? Hablamos tanto de las causas como de las consecuencias. No siempre se puede encontrar una causa concreta para el TOC, pero dado que pertenece a los trastornos de ansiedad, lo normal es empezar a buscar ayuda en ese sentido. También se ha considerado la posibilidad de que el origen se encuentre en una disposición genética o incluso en una experiencia traumática.

Más evidente que el origen es la consecuencia o las consecuencias de sufrir un Trastorno Obsesivo Compulsivo. Ya conocemos cómo puede devastar la vida de una persona un TOC de Acumulación, por ejemplo, cuyas secuelas son muy parecidas al Síndrome de Diógenes. Pero en cualquier caso, llevar a cabo una acción repetida en cualquier momento y en cualquier lugar es evidente que provocará desde problemas laborales hasta aislamiento social.

El TOC numerológico no es compatible con una vida funcional y, al fin y al cabo, vivimos en sociedad y necesitamos trabajar para sobrevivir. Contar hasta 50 cada vez que escribes una palabra, por ejemplo, te impedirá desarrollar tu trabajo con normalidad, sea cual sea tu profesión. O evitar en tu vida los números impares, que es otra de las compulsiones más frecuentes del desorden numérico, también evitará que puedas llevar una vida laboral, social y familiar saludable.

Un caso famoso de TOC numerológico

Por suerte, cada vez se habla más del Trastorno Obsesivo Compulsivo. Esto es un punto a favor para todas las personas que sufren algún desorden mental o algún trastorno del ánimo, ya que visibilizar el problema reduce el tabú y la incomprensión que se genera a su alrededor y aumenta las posibilidades de recibir ayuda a tiempo.

Y no es que resuelva nada saber que hay más personas en esta delicada situación, pero sí proporciona cierto consuelo conocer algunos casos de TOC. En el caso del desorden numérico sabemos que el famoso inventor Nikola Tesla lo padecía. Su obsesión estaba relacionada con los múltiplos de 3 y toda su vida se organizaba en base a esa operación aritmética.

De esta forma, su habitación preferida en los hoteles era la 207. También se dice que pedía 18 toallas diarias o que tenía que tener en su mesa 18 servilletas. Y cuando salía de casa, daba 3 vueltas a la manzana antes de emprender su camino. No es que el 3 fuera su número de la suerte o talismán, es que esa era su obsesión y su compulsión debido al TOC que sufría.

Tratamiento del TOC numerológico o aritmomanía

El TOC numerológico tiene tratamiento, por supuesto. En muchos casos, se recomienda el uso de fármacos como antidepresivos o ansiolíticos, pero en todos los casos se va a necesitar un tratamiento psicológico. La terapia elegida variará en función de las necesidades de esa persona, del tipo de TOC y también del grado del TOC, es decir, en qué manera ha afectado ya a su vida.

Como el Trastorno Obsesivo Compulsivo forma parte de la cara más cruel de la ansiedad, la Terapia Cognitivo Conductual es una buena manera de afrontar inicialmente el problema. ¿Cómo funciona esta terapia? Trabaja al mismo ritmo que el trastorno, es decir, primero se ocupa de los pensamientos irracionales, desmontándolos y sustituyéndolos por pensamientos más objetivos y realistas.

Al transformar el pensamiento, la obsesión se reduce o incluso llega a desaparecer, por lo que la conducta o la compulsión ya no resulta necesaria. Lógicamente, este proceso lleva un tiempo, no se logra superar un Trastorno Obsesivo Compulsivo de la noche a la mañana. Y además tiene que ir acompañado de otras terapias o técnicas.

Una de las más utilizadas es la terapia de exposición gradual. En ella se enfrenta a la persona a la situación de frenar la compulsión. Al principio, se hace con situaciones sencillas, porque dejar de contar o dejar de hacer las cosas según secuencias numéricas no es fácil. Al fin y al cabo, es lo que proporciona seguridad a esa persona.

Se propone al paciente dejar de contar solo en una situación al día, por ejemplo, para comprobar que no ocurre nada, que su vida no se desmorona por una vez que no cuente hasta 33, sobre todo sabiendo que el resto de las veces podrá hacerlo. Insistimos en que este proceso tiene que hacerse de la mano de un profesional, lo que aquí apuntamos son solo pinceladas de lo que puede ser un tratamiento para el TOC.

Pero no es algo que podamos hacer por nuestros propios medios. Si crees que sufres un Trastorno Obsesivo Compulsivo Numerológico, ponte en manos de un profesional y podrás recuperar la normalidad en tu vida.

¿Y tú? ¿Sufres TOC Numerológico o crees que lo sufres? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios. ¡En Diario Femenino SIEMPRE trataremos de ayudarte!

Puedes leer más artículos similares a TOC numerológico o aritmomanía: cuando no puedes dejar de contar, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.